Recién liberado de un virus más malo que Guillermo Moreno partí temprano para un desayuno con […]