Hay un mercado de los políticos de la última era, posterior a la crisis del 2001, […]
Un perverso aparato de propaganda y difamación elige como sus víctimas propiciatorias a quienes por voluntad […]