mujeres con burka¿Es esto nada más un símbolo del sometimiento de la mujer? A las mujeres se las esconde, pero ¿de quiénes? La consigna es que ellas despiertan “pensamientos impuros”, que son los muy puros pensamientos vitales del sexo. El esquema de poder de los hombres tratando a las mujeres como ganado los excede a ellos, es el dominio de la religión, de los religiosos, sobre todos, a través de la manipulación de los impulsos vitales, transformándolos en problema, poniéndole a cada uno en su cabeza el ojo vigilante de la divinidad, de sus representantes de carne y hueso en realidad, contra todo lo que los individuos quieren (sexo, felicidad, dinero).

Los varones de ese formato de dominación son unos esclavos aunque de otro tipo, como los colaboracionistas sádicos de un ejército invasor. Se los invita a esperar para disfrutar en la muerte, mientras tanto son un instrumento de los religiosos, hasta cuando castigan. Las mujeres son el último eslabón de la esclavitud; mientras los varones las vean vestidas como siervas no se darán cuenta de su propia servidumbre.

En “occidente” (que es tantas cosas como el capitalismo y el comunismo, una religión estatal que pretende ser anti estatal), tuvimos una gran dosis de lo mismo y todavía persiste. El actual papa es un colocador de burkas económicos en todas las cabezas de sus fieles, un gran corruptor, un ayatolá buscando su oportunidad. Después habrán otros velos si le dan cabida, por ahora tiene para entretenerse diciéndole a todos que buscar una ganancia es como mirar una teta.

La alternativa a la barbarie es un mundo secular, no la “religión verdadera”, el del conocimiento de la realidad, no de las consignas, no del relato común de someternos a algo más estético que la burka física. Estábamos bastante bien cuando todo eso se había reducido al ámbito privado, el problema lo tenemos cuando se invade el público, el de las reglas que se imponen. Así es el fallo de la Corte espantosa de la Argentina, una admonición represiva del “tener”, el burka económico contra los malos pensamientos lucrativos.

El gran peligro es que la represión que reconocemos, que está en esta foto, le de una nueva oportunidad a la represión que no vemos, porque son burkas cercanas, asumidas como inevitables, como la “distribución de la riqueza”, la “educación”, la “recaudación”. Ese final sería terrible. La alternativa real a este movimiento medieval expresado en la foto no es ni siquiera la liberación de la mujer, que ya estaría bastante bien sacarles eso, sino la liberación del sexo y de todo lo que queremos del yugo de la culpa, del negocio de la culpa, del negocio inmundo de la culpa.

Categories:

No responses yet

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: