En la película Volver al Futuro II Marty McFly se encuentra con que su madre había abandonado a su padre por el malo de la película, quién se había convertido en el dueño de un imperio del juego y presidente despiadado.

El papel de Biff, el padrastro de Marty, está perfecto para Kirchner. Doña K se parece más a una de las chicas de Biff que a la madre del héroe. Pero ese mundo de pesadilla con el que se encuentra el protagonista se parece al futuro que nos depara con la montotimba, el nuevo negocio comunista de la economía de crecimiento con inclusión (inclusión de comisiones).

Todo el lavado a disposición del gobierno, todos los negocios ilegales regenteados, por quién los convierte en ilegales, por quienes están a la cabeza del poder. El operativo blanqueo se entiende cada vez más. El perfecto mundo de Biff.

Falta otorgarles en concesión algunas máquinas tragamonedas a las Madres de Plaza de Mayo y reemplazar a las cerezas que giran por la foto del Che y listo.

En la Ciudad el macrismo les quiere hacer la venia ¿Complicidad o miedo? A esta altura prefiero la primera. En todo caso ser socio menor de un sistema, ya no de un curro, es una forma de renunciar al poder. Por lo menos en las ligas mayores

Categories:

Tags:

9 Responses

  1. Y bueno Jose, ya te acordas de lo que decía el profesor que podía pasar si se rompia el continuo tiempo/espacio. Perón lo hizo y nos salimos de la historia hacia un universo paralelo que tiene reglas distintas de las del mundo real.

    • @Max, tu ironìa tiene mucho de cierto.

      Està escrito por varios yà, que èste extraño paìs, tiene reglas propias. Si sos tan jovato como yò te acordaràs del “mundo bizarro” de las historietas mexicanas de los ’60, cualquier cosa estaba OK. Las reglas eran no-reglas.

      Peròn ò el Loko son ni màs ni menos, una condensaciòn del espìritu colectivo, de la mente social de una mayorìa que pisa èste suelo.

      El malòn le ganò a Alberdi. Y eso que se cansò de advertirlo, a la par de su -muchas veces contrincante intelectual- D.F.Sarmiento.

      El resto con la Spika en la oreja, vè el partido con la birra en la otra mano y elucubra la jugada ideal, cuando ni siquiera les dà el aire para un picado de domingo a la tarde.

      La culpa es nuestra.

      Peròn fuè el Moises que en lugar de bajar del Sinaì, emergiò del agujero de ese mundo bizarro con las contra-reglas.

      La culpa fuè de los que lo aceptaron primero y al final lo dejaron rajarse.

      Hasta que lo volvieron a llamar.

      Esta herencia nos dejò, despuès de todo.

  2. El juego es el negocio ideal para el ambiente del delito, desde los tiempos de las pandillas urbanas.

    Se trata de transacciones (Adrenalina, y a veces algún premio a cambio de dinero)de las que no queda, ni es exigible documentación respaldatoria.

  3. Estoy de acuerdo que entre las dos opciones, complicidad o miedo, la primera es la que manda. Los K usan siempre el mismo recurso: primero ahogarlos y luego volverlos perritos falderos. ¿Qué gobernador salvo R Saa no ha caído en esta misma trampa? Lo que me inquieta es la mansedumbre.

  4. Por lo que leí respecto a la contratacion de Macri de la empresa de camiones para el traslado de lo que antes llevaba el tren blanco, pareciera que es el cambio para que nada cambie.
    Lo de la timba recien empieza.

Leave a Reply to K-Biff juega sólo en la cancha Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: