La agresión requiere preparación y doctrina. Antes de perseguir a un grupo ese grupo tiene que ser convertido en demonio. “La violencia de arriba genera la violencia de abajo” decían los criminales totalitarios reciclados como hippies por la historia oficial. Violencia de arriba no había ninguna. El que atribuye de manera gratuita a otro violencia está a punto de atacar.

Los violentos se preservan en el lugar de buenos. Los nazis se deshacían de los judíos porque ellos habían decidido que eran el origen de todos sus males, unos seres conspirando todo el tiempo para hacer sufrir a la raza pura del buen alemán. Todo gobierno autoritario tiene unos malos a los cuales recurrir. Y si no se los inventa. Para eso hacen falta ideólogos e idiotas que vayan al frente a pegarle a la gente.

El que se concentra en crear un monstruo en gente inocente que se manifiesta con una corrección que parece de otro país, se prepara para agredir. No hay que demostrarle a ningún D’Elía, a ningún Kirchner, a ningún Moyano ni a ningún otro lumpen millonario que los manifestantes de ayer no son golpistas porque es sólo la postura inicial del agresor, no un argumento.

D’Elía no reacciona contra ningún golpe como es obvio, ni siquirea contra un ataque político. El pretende con su patota defender a su jefa de la libre expresión de los ciudadanos comunes.

Recomiendo el artículo de Lanata de hoy que habla de un gobierno que no puede salir de éste juego.

Categories:

12 Responses

  1. D’Elia podrá o no ser idiota pero definitivamente es un mercenario.

    Cuando hay conflictos en USA al vicepresidente lo esconden en un lugar seguro. a todo esto, donde lo habran puesto a kleto? 🙂

  2. Mariana, no me preocupa el mercenario, sino quien le paga, por que si recordamos el tiene subsidios de PDVSA, mismos subsidios que tienes nuestra señora presidenta.

    Mi pensamiento es que alimentan el fuego, por que intentan tapar algo mucho mas grande, por que si somos francos existen 500 millones de razones de las que el matrimonio kk tienen que preocuparse en cuidar.

  3. Si el “defensor” del Gobierno es D’Elia, realmente están en problemas, y muy graves. Intelectualmente es casi un simio, un pre-humano, un irrecuperable, absolutamente impermeable a cualquier noción sobre economía, por elemental que esta sea, y para colmo alquilado (con nuestro dinero) para ejercer como compadrito oficial.

    Ahora bien: ¿Quien le ordenó a la policía que se retirara de la plaza? ¿No debería esta persona haber renunciado ya?

  4. La cultura del resentimiento condena al chacarero porque con el producto de su esfuerzo se compró una 4×4 nueva y hermosa. Para cualquier persona racional no dominada por el resentimiento y la envidia esa compra es una recompensa a su esfuerzo e inteligencia, pues el hombre produjo soja o maíz o trigo o cualquier otro producto agropecuario, invirtió en esa actividad, le fue bien, asumió riesgos y tuvo una excelente recompensa, lejos de recriminarles por sus ganancias deberíamos felicitarlos y agradecerles, porque cuando un empresario progresa beneficia a todo su entorno, y cuando compra 4x4s beneficia a las agencias de autos, y beneficiará en lo sucesivo a casas de repuestos, gomerías, agencias de seguros y hasta incluso mejorará la recaudación de impuestos a las patentes.
    Cuando se dice que las retenciones son necesarias para que el precio de los alimentos no se dispare no deberíamos enojarnos con los ruralistas que no quieren que el 44% de su ganancia sea saqueada, sino con la ineficiente y arcaica política anti inflacionaria, que no puede asegurar precios razonables sin saquear al campo, sin sacrificarlo…
    Cuando la presidenta (ya se, le queda grande ese título) enumera las mejoras que se pudieron realizar gracias a las retenciones debería luego agradecer al campo y reconocer que fueron ellos, el sector productivo, los que levantaron al país, no gracias a los K sino a pesar de ellos, a pesar de su inoperancia. Pero el razonamiento de los culturistas del resentimiento es reprochar al que ganó, al que invirtió y se enriqueció sanamente, como si el éxito económico de un sector habilitase a que el Estado en nombre de esa gigantesca y burda injusticia llamada “redistribución del ingreso” pueda saquearles su riqueza, para beneficiar a los “más desposeídos”. Los saqueadores deberían leer el capítulo del excelente libro “La rebelión de Atlas” titulado “la sanción de la víctima”. La víctima no es siempre el pobre, a veces la víctima es el que produce, aún si es rico puede ser víctima (no admitirlo es caer en la vulgaridad de la discriminación invertida, tan condenable como la otra) Víctima y esclavo es quien no pude disponer libremente del producto de su esfuerzo, sea esfuerzo físico o mental, porque también se trabaja pensando…
    Cristhianblanc@hotmail.com

  5. Christian LB, lo dijiste muy bien, nada que agregar. Sólo enfatizar en un concepto reiterado estos días y que parece ser un descubrimiento prodigioso para algunos: los ricos y las 4×4.

    4×4: son necesarias para trabajar, no son una excentricidad para exhibir. ¿Saben lo que es el barro?

    Ricos: hay muchos por suerte para sus bolsillos y para el país pero la mayor parte del campo son medianos y pequeños productores. Medidas como las que resisten acaban de a poco con ellos. Migran a las ciudades cercanas a buscar trabajo. Los pueblos de 200 a 5000 habitantes no resisten tampoco. No funcionan las tiendas y almacenes porque los “ricos” no son los que consumen allí. Viven de la peonada y de los pequeños productores con pocas hectáreas.
    O sea, la red social que el campo sostiene es inmensa, desconoce de luchas entre pobres y ricos. Quieren trabajar y sobrevivir de la mejor forma.
    Algunos porteños ignorantes que agarran la “propaladora cibernética” ¿son conscientes que si el campo no “gana” tendrán mas habitantes en “la reina del plata”?

  6. Se habla de las 4×4 de los productores pero no se habla de las 4×4, BMW, Mercedes y demás autos de alta gama que tienen los burócratas que roban los salarios de la gente.

  7. D’Elia anota mi numero 1540672879, yo solito mano a mano contra vos y como sos un viejo gordo te permito que elijas a el mejor negro cara tapada que tengas para que te ayude y te voy a demostrar lo que es ser macho con las manos y no un viejo puto escudandoce con negros analfas. Llamame viejo puto

  8. Si llegare a haber un muerto (Dios no quiera) en las manifestaciones por culpa de las SS kakistas, habría que pensar en la posibilidad de darle un trago de su propia medicina al montoneraje persiguiéndolo por “crímenes de lesa humanidad promovidos desde el Estado y, por ende, indescriptibles”, como repiten los “progresistas” en su cassette sempiterno.
    Sería fantástico que los hechizos se vuelvan contra sus brujos. ¿Qué les parece?

Leave a Reply to Dario Damian Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: