Hasta la década del cuarenta la política estaba unida a los sectores productivos representados básicamente por el campo. Si el desarrollo posterior hubiera mutado el devenir natural hubiera sido que la política se adaptara. Perón quebró la médula del sistema aliándose a los sectores improductivos. Sindicatos privilegiados con sindicalistas que se hicieron millonarios e industriales privilegiados que no dejaron nunca de depender de la protección, más toda la industria del estatismo, juntos contra el campo que por los próximos sesenta años se convertiría en el objeto de las burlas el resentimiento y  la reprobación social.

Así como desaparece el partido conservador y se produce un desplazamiento de las elites influyentes, el campo aceptó culposo el papel de “oligarquía vacuna” que le tiene que pedir perdón a la industria de los atorrantes saqueadores por su existencia, su suerte o su riqueza. La argumentación a mano para responder sólo ha sido llorar por sus desgracias para ser perdonados por su suerte. Excelente combinación para los saqueadores.

Ahora tenemos al sector al cual se le debe el crecimiento del país a pesar de tener al gobierno más parásito desde aquél peronismo y algunos creen todavía que el argumento por el cual no se deben dejar robar por millonarios como los kirchner, Moyano y Alberto Fernández, es que ellos no están tan bien como dicen. Ahí está Página 12, la representante del resentimiento nacional (y por lo tanto del gobierno) burlándose otra vez de los ricos que se quejan.

El país se sana cuando uno de estos ricos, ricos por ser productivos y no parásitos que reciben publicidad oficial, o porque se les asignan areas importantes de la economía por ser amigos del poder, contesten: “soy rico, muy rico y a vos qué carajo te importa. Soy muy rico y si tocás mi riqueza va a haber quilombo. La riqueza es mía porque la produje, y la van a disfrutar mis hijos y mis vecinos y mis proveedores y todos los que defiendan mis derechos”. Algo así. No se pide perdón por la riqueza, se pide perdón por afanar.

Pero digo que el momento es crucial porque en medio de la rebelión, algunos toman consciencia de que se tiene con qué resistir. Y que los fantasmas que les exhiben los delincuentes en el gobierno como Moyano o D’Elía son ídolos de papel.  Pero sobre todo estan percibiendo que el gobierno nacional es inútil para todo el país. Algunos creen que sólo lo es para el interior porque al gobierno nacional lo identifican con Buenos Aires y además Buenos Aires tiene algunos privilegios pero ésta ciudad no necesita para nada de ellos ni del gobierno nacional al igual que el interior.

Sería dificil que la política vuelva a estar ligada a la producción en lugar de a la improductividad sin un quiebre en la médula del actual sistema. Como hizo Perón, pero al revés. En mi opinión quebrar la médula de este mounstro es disolver, hasta convertirlo a su mínima expresión, al gobierno nacional. Que los parásitos se queden sin lugar dónde operar y que los políticos tengan que elegir entre responder a los secotres productivos que tienen al lado suyo o a los improductivos que quedarían tan descastados como el campo años atrás. Y que el interior, que por el momento es básicamente el campo y sus derivados, se vuelva a sentir fuerte.

Un productor le dijo esto a Fontevecchia: “Nos quieren robar nuestro estilo de vida, estamos cansados de que tengamos que ir a la Capital para atendernos en un hospital o nuestros hijos tengan que irse allí para estudiar. ¿Por qué? Nos sacan los ingresos que debe manejar nuestro municipio, a 9 de Julio estas retenciones le sacan 270 millones de dólares que se van para el Gobierno Nacional, mientras que el total del presupuesto de todo el Gobierno local de 9 de Julio son 12 millones de dólares”.

Este es todo el meollo de la cuestión. A ese nivel no hay discusión ideológica necesaria y entonces todas las entidades del campo están de acuerdo sin necesidad de sacar ningún panfleto para dirimir pertenencias. Ese productor habló, según cuenta la nota, visiblemente emocionado. Ese no es un dato menor. Los cambios solo ocurren viabilizados por la pasión. La sensación de hasta acá llegamos es fundamental.

Esa fuerza deberá ser mayor a la que produjo el otro fenómeno descripto por otro productor:  “Aquí gano Cristina con el 45%, pero si hoy le pregunta a todos nadie le va a decir que la votó”. Si los productivos creen que tienen oportunidad de parasitar también están perdidos. Si ellos son invitados a la fiesta ¿quién va a ser el pavo de la boda? Cualquier invitación será mentirosa.

Alguien apareció con la pregunta tonta acerca de si estaba de acuerdo con los cortes de ruta porque los hacía el campo porque me simpatizaban “ideológicamente”. No tengo ninguna simpatía ideológica por el campo porque no le conozco ninguna ideología al campo. Cuando hablan de temas políticos no son mejores ni peores que la media. Lo que me pone del lado del campo es que les están robando y mientras les roban los maltratan porque saben que el campo cree merecer algunas de las cosas que les dicen. Si fuera por simpatías ese voto a sus captores en octubre hubiera terminado con ellas. Estoy en total desacuerdo con los cortes de ruta y nunca hice ninguna distinción entre piqueteros y clase media idiotizada de Gualeguaychú. Tampoco la hago ahora porque quienes sufren los cortes no son los asaltantes sino otros asaltados. La diferencia en este caso es que estoy muy de acuerdo con el motivo de la protesta y esta vez si que se trata de ejercicio del derecho de resistencia a la opresión. No la barata conversión de ese principio como el derecho de joder a los demás para obtener botines.

Ojalá que esa resistencia siga, con otros métodos y se convierta en algo positivo. Una nueva alianza política para liberarse del estado nacional que no les da nada y sólo se trata de un gigantesco aparato parasitario.

Categories:

57 Responses

  1. Cabe destacar que la fuerza de los productores rurales no reside en los cortes o semicortes de ruta. De lo contrario estos serían tan habituales como fáciles de controlar para el gobierno.

    El kakismo tiembla precisamente porque, como señaló Leandro, “esto no es un paro señores”. Nada quiere imponerse; por el contrario, se rechaza el peso de una brutal coacción.

    De ahí las dificultades que enfrenta el gobierno: ningún aliado potencial se siente realmente amenazado por el campo. Más aún, todos saben que destruyendo al campo se acaba la fiesta.

    Parece que al campo sí le tienen miedo.

    ¿Notaron que ‘ña Cristina no ha salido a retarnos?

  2. Ya que estamos siendo concretos en las opiniones. Yo desapruebo todos los cortes de calles y rutas y cuando digo todos, me refiero a todos. Nadie tiene el derecho de impedir el libre transito a nadie.

  3. Todos los medios por lo cuales se manifiesta una protesta generan algùn perjuicio. Aquiellos revolucionarios que tiraron el te al mar en 1773 para protestar por el monopolio saqueador que el gobierno ingles le imponia a las colonias ocasionaron una perdida patrimonial a los legitimos propietarios de ese tè. Es decir nada es gratis todo tiene su costo. No obstante en este caso hay que tener en cuenta varias cosas: En primer lugar fue el mismo gobierno el que “legitimò” esta forma de protesta, consintiò e impulsò el cierre de fronteras, cortes de rutas y puentes por parte d eun gurpo de parasitos que reclamba su “derecho” a vampirizar y vivir parasitariamente de lo que producen otros, y en segundo lugar no solo los agricultores estan jugando segùn las reglas que impuso este mamarracho de desgobierno sino que lo hace, no para convertirse en una sangijuela sino para que las sangijuelas, parasitos y vampiros dejen de succionarles el producto de su trabajo.

    La gran lecciòn que hay que aprender, y espero que el campo la haya aprendido es lo que señalò Ricardo, la dirigencia del campo pidiò perdon por ganar dinero, miro para otro lado cuando les hicieron pagar parte del costo de la devaluaciòn imponiendoles un impuesto por un supuesto beneficio que ellos no habìan pedido (a difernecia de la UIA,klarin y otros mas), tambìen sonrieron en forma cómplice cuando el gran lavagna comenzò a saquear a los lecheros, tambièn miraron para otro lado cuando siguieron con los carniceros , etc. etc…..hoy, esa pqueña criatura tipo Frankenstein saqueador que ayudaron a crear en el 2002 tiene 6 años y segùn su propia naturaleza destrutora y succionadora de riqueza en forma insaciable fue por aquellos que creian (imitando al optimista Chamberlain) que a este monstruo podian aplacarlo accediendo a sus disparatadas pretensiones, sin ver que tarde o temprano la pretensiòn de ese monstruo iba a ser nada mas ni nada menos que su propia vida….

    Insisto bienvenida la epifania, pero de nada servirà sino se extrae la gran lecciòn que nos deja todo esto, el saqueo, la arbitrariedad, la injusticia, la violencia, el rbo, no cumplir los contratos, etc. etc. NUNCA pueden ser un camino a la prosperidad sino todo lo contrario, son los pasos necesarios hacia la barbarie mas absoluta…y creer que uno siempre va a ser parte de los 40 ladrones es cuanto menos una estupidez por que Ali Baba, al igual que Atila, cuando pasa por algùn lado no crecen ni los yuyos, y como cada vez habra menos para repartir hay que ir sacrificando a los circunstanciales complices de manera tal que Ali Baba siempre obtenga su parte…..Insisto, sino entendemos que el gobierno ilimitado tarde o temprano se queda con todo estamos fritos y espero que esta vez los productores esten haciendo esta protesta no para que sean a otros los que saqueen (como antes miraron para otro lado y aplaudieron cuando se saqueaba a los jubilados, asalariados, empresas de servicios, ahorristas, etc.) sino como unprimer paso para ponerle freno a esta forma sistematica de saqueo denominada democracia politica…..

    Y les dejo una frase que alguna vez dijo nuestro gran afitrion…La democracia es una forma de dar origen al poder, la libertad consiste en limitar el poder cualquiera sea su origen….y en esa lucha estamos varios desde hace tiempo , lamentablemente casi todos nuestros pronosticos se estan cumpliendo, y como dije antes en una ironia del destino la virulencia de su cumpliento es tal que hasta queizas tengan un efecto positivo, ya que le haran entender a al gente que la unica via al progreso es el trabajo y no el saqueo (como nota al margen les comento que para mi sucede exactamente lo mismo con la destrucciòn del Indek, ¿que mejor cosa que destruir la credibilidad de un sistema de gobierno saquedor le puede suceder a los ciudadanos?, ¿que mejor cosa que ese gobierno destruya su credito frente a los prestamistas que prestan irresponsablemnte a los gobiernos pensando que siempre el gobierno podra recurrir a la magia impositiva para pagarles????)

    Recuerden no hay mal que por bien no venga y quizas la voracidad impositiva y la impaciencia por enriqeucerse de estos siniestros personajes de este gobierno sean los ctalizadores que aceleren la gran epifania liberal que esta sociedad se debe por lo menos desde hace 70 años

  4. No entendía lo de que me iba a quedar en la vereda yo hablando con baldosas. Tal vez implemente la idea de aclarar las reglas, de cualquier modo son cosas evidentes.

  5. El grito de guerra de los productores del campo deberìa ser …Señores parasitos el campo y su producciòn no es de los argentinos, no es patrimonio “nacional” sino que es propiedad privada y al igual que el gato de Jaimito …nosotros (los productores agropecuarios) sodomizamos a las vacas cuando queremos , levantamos la cosecha si queremos, etc. etc. etc.

  6. Algunas cosas sobre las que me gustaría opinar:

    1) El campo, como dijo alguien en otro comentario es una entelequia. Existen personas que se dedican a la explotación agropecuaria, nunca tenemos que perder de vista ese hecho. Muchos chacareros son peronistas porque dejaron de ser arrendatarios para pasar a se propietarios en la época de Perón y gracias a a la brutal medida de congelar alquileres y arrendamientos y el de dar crédito barato, es decir provienen de una fenomenal burla a los derechos de propiedad, eso explica porque tantas comunas del sur santefesino son penonistas.

    2)Más allá del déficit fiscal de los 90, el problema que la mayoría del campo no logra ver es que la soja pasó de costar más o menos u$s 15,- en quintal en 2001 a costar u$s 30,- en 2005 y u$s 53,- este año. Cuando tomamos en cuenta las retenciones el tipo de cambio real “campo” nunca fue tan alto y hoy creo que es bastante menor a la convertibilidad.

    3) En muchos casos el piquete del campo se reduce a parar brevemente a los conductores y entregarles panfletos. Coincido en que los cortes no se pueden justificar y no debería hacerse.

    4) Me parece espantoso el rol que están jugando los miembros de la oposición en general y el gobernador de Santa Fé y el intendente de Rosario en particular. Ninguno de los dos ha hablado claramente, cuando el campo es la única causa de la mejora en la zona. Claro: Son socialistas y en el fondo concuerdan con la idea.

  7. Estimo que tanto Carlos V como el irreverente que se hace llamar Inquisidor Ratzinger forman parte del grupo de asalariados de los KK que intervienen en cuanto blog opositor existe para tratar de enfrentar a los participantes.

    En mi caso, que soy un viejo cascarrabias, cargado de prejuicios ante izmierda, y sobre todo ante ladrones, contestaría a estos individuos que quedan excluídos “porque mi piace”, como decía el Juanzón, el mismo que formó a toda esta caterva de sinvergüenzas.

    Que soy intolerante? Sí!! Que soy “fascista”? No!! Nunca lo he sido ni lo seré, además que esta banda de izmierdosos no sabe ni ha sabido que carajos es el fascismo, una doctrina abominablem como el nazismo – su versión refinada por el HDP del tío Adolph – y el comunismo de tantos HDP´s que se dicen izmierdosos.

    Amén.

Leave a Reply to Leandro Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: