Calavera no chilla. Calladito el primer damo se enteró del papelón en el que había sido […]