Las organizaciones terroristas en la década que le encanta al matrimonio presidencial estaban armadas hasta los dientes. Tenían todo tipo de material bélico y todo eso ocurrió en plena política de control del armamento.

El video de este post es un informe de John Stossel sobre el error de vincular seguridad con control de armamento como se está haciendo en la Argentina, porque el problema es precisamente el inverso.

Dentro de la pérdida general de conocimiento sobre los fundamentos de nuestro sistema político (el que teníamos en realidad), en una nota de La Nación reciente se afirma esto: “El Estado está obligado a brindar seguridad: debe desalentar que la gente quiera tomar un arma para defenderse porque el Gobierno no la protege”. Con toda liviandad el autor de la nota supone que la población debe suicidarse para no quitarle trabajo al estado.

Lo cierto es (y me parece increíble tener que hacer docencia con algo tan elemental) que todo el mundo tiene derecho a defenderse por si mismo. Nadie ha renunciado a eso y no se le ha concedido jamás al estado el monopolio de la defensa. Al estado se le reconoce el monopolio del uso de la fuerza para restablecer la justicia. De lo que se trata el monopolio del uso de la fuerza es de impedir la justicia por mano propia, no la defensa propia que es un derecho legítimo inalienable. Sería criminal desalentar la defensa propia.

El elemental señor Moore y muchas personas más inteligentes que el creen que los desastres al estilo Columbine que cuando no ocurren están por ocurrir, tienen que ver con la libertad de portación cuando se trata en realidad de una clara cacería de indefensos por personas que no intentarían semejante perversión para sanar su auto-estima si no pudieran sentirse en superioridad de condiciones. No es tanto el problema que los alumnos de los colegios estén desarmados como el hecho de que los asesinos sepan que cuentan con esa ventaja.

Dicho esto (ya va el video, paciencia que estoy larguero) ninguna política para restablecer los estándares de seguridad que teníamos años atrás puede prescindir del aspecto privado del problema. Se le ha inculcado a la población la idea de que renuncie a defenderse y espere al estado. El mismo estado que tardaba treinta años en poner un teléfono, el mismo estado que le da un cargo a Anibal Fernández.

Que las armas son peligrosas no cabe duda, debería alentarse a la población a aprender a usarlas. Lo increíble es que esta verdad se diga ignorando que estar indefenso en un país con el crimen creciendo y un gobierno que cree que los asaltantes son progres en medio de una lucha de clases es mucho más peligroso.

Categories:

54 Responses

  1. Grecia:

    Primero. No se trata de una verdad/mentira ni de una gracia concedida, se trata de un derecho. Sobre los derechos no se debate, se debate sobre las “posturas”. Imaginate si alguien pusiera en debate tu derecho a la propiedad, o tu derecho a la vida… Te indignaría no?

    Segundo. Insisto en que la persona es la responsable del mal. Culpar a las herramientas, a los elementos, a las circunstancias son solo chicanas. Para ser
    mejores ciudadanos, apegados al derecho,
    debemos reconocer que es la persona la que obra mal. Un arma no te pone violento o loco, así como no crea la voluntad asesina.
    Primero estan los motivos, luego las herramientas.

    Tercero. Si tu vecino está loco y tiene un arma llamás a la policía y a quien sea y los enfermás hasta que te dan bola. El sistema no funciona en argentina, pero no funcionará mejor por que cuente con tu esperanza de que alguna vez funcione. Dios ayuda al que se ayuda.

    Cuarto. El que tenga un arma y la sepa usar conocerá las consecuencias de sus actos, y sabrá que dispone de la fuerza requerida para repeler agresiones. Como dije en 2, primero viene la violencia, después los medios.

    Quinto. Las estadísticas son, por decir así, números. La realidad la sufre la gente, y la parafernalia de estadísticas surge históricamente como contraataque a las “investigaciones” que suelen hacer las ONG´s pro desarme civil, que en general no siguen un método unificado.
    La comparación es por demás errónea, Japon tiene una cantidad de suicidios que supera largamente a USA, y además es un país donde la tenencia de armas estuvo dada históricamente, y salvo raras ocasiones, a las clases gobernantes y a sus esbirros (samurais). USA en cambio, es una nacion que no tuvo período feudal, y las armas se negaron tradicional y únicamente a los esclavos. Las armas siempre fueron sinónimo de libertad.

    Finalmente la diferencia. Hay diferencias entre lo que se piensa a cada lado del Atlántico, si, pero hay que ver donde se desarrollaron y cometieron los genocidios más sangrientos y espantosos de la historia humana. Con eso en mente es dificil tomar a europa como referente en cuanto a libertad.

    TN

    PS y sí la tenencia de armas afecta a quienes rodean a la persona armada. Es mucho más difícil asaltar a alguien si sabés quién está armado. Ese podría ser tu último asalto.

  2. Nada que añadir a lo dicho por Tortita Negra, salvo responder a Grecia tomando su ejemplo: ¿qué harías con igual vecino armado con un Tramontina?… ¿fundar una ONG que promueva el “control” de armas blancas?

  3. un arma de fuego cuesta como minimo $200
    y se gastan $600 en registrala,mas 3 meses de espera para que la registren, asi se le abren las puertas al comercio ilegal de armas.
    lo que se de hacer es que registrar un arma sea rapido y acesible.cobrar tres veces lo que vale un arma para estar en regla no es la solución.

Leave a Reply to Marcelo y Mariana Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: