Lo políticamente correcto sería festejar como un logro la democratización de la Cámara de los Lores […]