Si algo habrá que agradecer al kakismo algún día será desnudar la verdadera naturaleza perversa de […]