La medicina prepaga es un servicio que los particulares contratan además de las obras sociales cuyos aportes son obligatorios para mantener a los sindicalistas, y los hospitales públicos que son gratuitos. Es decir, la medicina prepaga es un servicio para gente que tiene inteligencia como para saber que los otros dos servicios que pagan por obligacion mediante impuestos y aportes, son un engaño y recurrir a ellos es un peligro para la salud.

Pero los clientes de la medicina prepaga no sólo tienen información suficiente, sino recursos como para pagar este tercer sistema médico y forman parte de la porción “más educada” de la sociedad. Sin embargo también son objeto de la demagogia oficial. El gobierno no es tonto, sabe que los puede engañar como a niños manejando el precio como si con ello fueran a tener el mismo servicio pero más barato. Porque han sido educados (repito, hablo de la “élite de la educación” argentina) poniendo especial cuidado en que no se enteren de nada importante, como por ejemplo qué cosa es un precio y para qué está.

Recuerdo que cuando era chico oía esas típicas reflexiones argentinas: “esto se soluciona poniendo fútbol el día de la votación para que la gente ignorante no vote”. Pero la gente ignorante nunca gobernó la argentina. Ellos tienen derecho a creer que porque les bajen los precios con garrote van a tener más para comer. Pero Miceli estudió mucho para ignorarlo todo.

Categories:

8 Responses

  1. Yo sé que atacar a Kirchner o al peronismo se convirtió para algunos en una especie de frenesí o extraña pasión incontrolable, pero creo que debería existir en la crítica una mínima coherencia, al menos. El aumento de las prepagas es indefendible, porque está muy por encima de la inflación. La salud de la gente no puede ser un negocio. Y si pensar esto es hacer demagogia, entonces soy demagogo.

  2. Estimado anónimo. Por supuesto que “pensar en la gente” no es hacer demagogia. Lo que es demagogia es querer manejar los precios sabiendo que con eso no se beneficia a la gente. Doña Porota, lo puede pensar. Un ministro de economía no, usted, que debe haber sido instruido en la Argentina, tampoco lo debería pensar.

    Ese fue el sentido del post, no tanto atacar al gobierno. La “inflación” no es una vara divina que nos sirve para saber “cuánto debería alguien aumentar”. Es un resultado estadístico, además trucho, de cuánto ya se ha aumentado. De manera que hablar de un precio que no está justificado porque sube más que la inflación es un razonamiento circular.

    Por otra parte los precios suben en base a la información que manejan quienes se juegan en el mercado por ellos. Nosotros no tenemos más remedio que decir compro o no compro. Alguna dificultad tienen para suministrar el servicio que requiere ajustar el precio (la panacea del dolar superalto) y se juegan a que el mercado lo rechace y se fundan.

    Ayer costaba menos la medicina prepaga no porque eran más buenos que hoy. Si usted quiere tener peor salud o arriesgar a su familia a depender de algo parecido a un hospital público o una obra social, alégrese con el control de precios. Si no, hágame caso, tire a la basura todo lo que le dieron en el colegio, en la facultad y en la televisión y enterese de cómo lo están engañando, que usted no es un piquetero para ser manejado así. Usted va a recibir a un precio congelado menos de lo que recibe ahora. Algo que podría haber elegido por si mismo, sin estropear el mecanismo que algún día podría servirle para mejorar su situación.

  3. La Komisaria Micelli no dice que cuando por úcase presidencial se les aumentó el 19% a los gremios adictos, también se le aumentó 19% el aporte a sus obras sociales.

  4. Desde el momento que hay hospitales publicos cualquiera que acuse a las prepagas de “hacer negocio con la salud de la gente” es un demagogo ( y es muy bueno que se autodefinan de esa manera ). Los medicos y el personal de los hospitales privados no viven de limosna, viven de lo que los privados estan dispuestos a pagar, por eso si es una actividad comercial que en un pais libre se debe ejercer en forma libre, y al que no le gust el precio puede ir al hospital publico y declarar “mi salud no se negocia”.
    Del comentario sobre la inflacion hay poco que agregar a lo dicho antes por Jose, pero realmente, se puede ser tan ignorante sr. anonimo? El indice de precios trata de reflejar la inflacion, no es la inflacion, por consiguiente es imposible comparar el aumento de un servicio o producto en particular con la “inflacion” es imposible y demuestra ignorancia fundamental sobre el tema a discutir.
    Pedro

  5. Es muy comun caer en el razonamiento falaz que repite cual loro el señor anónimo.
    En general se tiende a considerar la “importancia” de un bien o servicio en funciòn de la necesidad (o deseo) que satisfaga..es asi que se considera a la energìa electrica o a el agua potable o a la madicina como bienes de priemra necesidad, sin los cuales la vida moderna no sería posible…y el mundo no podria soportar 6.000.000.000 de personas. Pero esta calificaciòn de los bienes según su utilidad no los despoja a estos de su caracter economico. es decir que no podemos obviar el hecho que para producirlos hay que asignar recursos que son escasos (o acaso algùn incuauto cree que existen plantas de tomografos???, los medicos salen de un repollo??, hay mannatiales de antiobiticos??? etc. ) y que necesesariamente no estaran disponibles para otros fines.
    En todo caso di la medicina es tan imporante la gente deberìa estar dispuesta a resignar el Ole, el abono a Venus y HBO, las cuotas del patalla plana, etc…para poder pagar lo que cuesta la medicina que pretende.
    Pretender ingorar el problema pisando los precios para que la gente siga en este imaginario y narcotizado abiente de consumo (financiado con un impresionante consumo de capital) solo nos muestra el pedigreee intelectual y moral de esta cafila de imbeciles que nos gobierna…y de los que los aplauden y les facilitan el destrozo de todos los mecanismos de asignaciòn irracional de recursos (les recuerdo a los incautos que esta y no otra fue la causa de la ciada de la URSS)

  6. erratas…destruccion de los mecanismos asignaciòn racional de recursos ….. y agrego….en reemplazo de la arbitrariedad la prepotencia y la soberbia que solo puede prevenir de un ignornate qe no conoce siquiera sus propias limitaciones

  7. Me acuerdo de la época (triste) en que se hablaba bien de cavallo en el ministerio de economía. Se decía, y sería cierto, que se había recibido “con 10” en Harvard. ¿¿Y?? No hace falta que recuerde al día 19 de Diciembre de 2001. Siempre los que sacaron en la Argentina el 3 o el 5% de los votos decían saber más que el resto. ¿Por qué no ganaban nunca elecciones? Claudia Rodriguez. claudia0985@hotmail.com

Leave a Reply to Jose Benegas Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: