El carro delante del caballo

Siguiendo el asunto del post anterior. Enrique Iglesias, ex titular del BID,  afirma que el gran desafío para América Latina es producir una reforma del Estado y la Justicia. Si el estado funciona mejor, seremos todos felices. Era parte de un evento basado en poner el carro delante del caballo: “La corrupción como obstáculo para el desarrollo”.

América Latina está capturada por la política. El estado está omnipresente, pero los “transparentes”, el mejor aliado bobo que han tenido los nuevos tiranos de la zona, creen que todo estaría bien si en el chiquero los chanchos no se ensuciaran. O lo que es lo mismo: si el estatismo estuviera gobernado por gente que no quiere plata (no tienen la mínima prevención contra la gente que quiere poder).

Varios de estos desorientados (porque algunos saben muy bien lo que hacen) creen que América Latina es como Estados Unidos pero lleno de corruptos. Pero el estado es enemigo de la gente, se llena de ladrones (que es un efecto secundario y menor del gran crimen que es controlar la vida de las personas) y la justicia no existe por otros motivos. La idea de igualdad destruyó todo vestigio de justicia y la construcción del llamado “Estado de Bienestar” derivó en el cajismo que acabó la república y federalismo al crear una dinámica de poder por afuera de las instituciones formales y con mucho más peso.

Quienes venden el estatismo eficiente y honesto son los principales colaboradores de la corrupción, la destrucción de la justicia y la pérdida de las libertades en América Latina