Ministerio de la ciencia y tecnología que se puede comprar Magoya

Así como la Argentina tiene un ministerio de “bienestar social” y por eso tiene bienestar social, o de economía y por eso jamás tiene una crisis, otro de producción y por eso nuestra productividad es increíble, ahora la señora que lo piensa todo ha decidido que seamos un país científico y tecnológico ¿Cómo? Obvio, creando un ministerio de tales asuntos.

En el interín, para adquirir cosas como esta, o esta, esta otra o también esta, tenemos que poner unos cuantos morlacos de aranceles y sólo podemos recurrir a los importadores autorizados. Eso si tenemos la suerte de que decidan importar los artículos en cuestión. También pesan sobre nosotros prohibiciones de ofrecernos avances de los que se disfrutan en otros lugares y ni hablar del impedimento de importar artículos de computación usados.

Entonces tenemos por un lado un nuevo ministerio de la ciencia la tecnología, por el otro un corralito tecnológico constituido por el dólar supera alto y los aranceles super altos que crea una enorme brecha entre los salarios internos y los precios externos. Conclusión, el ministerio en cuestión van a poder aprovecharlo unos muy poquitos mientras seguimos en el eterno juego de la puñeta burocrática. Más o menos como dar clases de sexología en un monasterio.

Les pido si me pueden ayudar con los links respectivos para mostrarle a la señora la cantidad de cosas a las que no tenemos acceso gracias al productivismo nacional (dicho sea de paso la industria de la computación que se está protegiendo ni siquiera existe).

Keegy y el protagonismo de los lectores

Las llamadas redes sociales de información que se encuentran entre las novedades de la evolución de la web, permiten a los lectores votar por las notas que les han interesado más y de esa manera permitir a otros acceder de manera directa al resultado de todas esas opiniones en los sitios que los reflejan. O algo así.

Eso es precisamente Keegy que se acaba de lanzar, y a pesar de que recibí un comentario que había sido filtrado por el sistema anti-spam y seguro lo explicaría mejor, no se qué hice de él. Mejor veanlo por ustedes mismos.

Un bombón llamado Palm Foleo

Este no es un blog de tecnología, pero como usuario desesperado, fácil presa de todo aparatito mágico que aparece en el mercado, les quiero contar que Palm lanzó un nuevo producto que se sale de la línea de las tradicionales PDA que incluían en las últimas versiones características de teléfonos celulares. Se llama Palm Foleo y para los que padecemos fascinación por la tecnología será un motivo más de sufrimiento.

Se trata de una computadora restringida a las funcionalidades que más usamos y que más necesitamos que tengan características móviles, es decir, que podamos llevar con nosotros: mails, internet, documentos de office. A diferencia de una Palm tradicional, la Foleo cuenta con un teclado de tamaño normal y una pantalla grande. En dimensiones que siguen siendo menores que una notebook, con un peso también menor.

Las cuatro grandes ventajas que ofrece el producto, sin haberlo visto porque acaba de salir, son: Tamaño y peso como ya dije, encendido instantáneo como en el sistema Palm OS (no hay espera por el característico booteo ni al encenderla ni al apagarla), duración de la batería (promete cinco horas de autonomía), concentración en las funciones más necesarias y por supuesto precio. Cuesta al rededor de 500 dólares en Estados Unidos. Nosotros que somos mucho más ricos que ellos por supuesto, tendremos que pagar mucho más porque el Estado se considera con derecho a quedarse con una gran tajada. Pero como digo, es lógico porque ganamos mucho más plata que los norteamericanos.

Por supuesto, se sincroniza perfecto con los teléfonos de la línea Treo de Palm, pero eso por el momento no me importa mucho.

Todavía no han salido testeos y reviews del producto, pero así, como promesa, esta chica parece muy tentadora. Si alguien se la compra, cuente.

Por Dios, que bombon.

No instales Windows Vista

Estaba bastante contento con el Windows XP que venía instalado en mi computadora anterior. La experiencia con el novedoso sistema operativo de Microsoft Windows Vista es en cambio de terror.

No es compatible con nada, no existen drivers para ninguna cosa que uno quiera usar. Si usás un navegador que no sea el Explorer anda mal y se cuelga y aparecen carteles diciendo que existen incompatibilidades entre él y el sistema operativo. Cuando se cuelga el Explorer no explica nada. Cada dos por tres pide permisos para hacer lo que uno decidió ya que quiere hacer. Aún así no da acceso más que a las cosas que los programadores han decidido que podemos hacer en nuestra propia máquina.

Tiene, se supone, una funcionalidad para correr programas en un “modo compatibilidad con Windows XP Service Pack 2”, que no sirve para nada. Los programas que no son compatibles, gran parte de ellos, no funcionarán de ninguna forma.

A ver si soy más claro: Windows Vista es una PORQUERÍA. NO LO INSTALEN.

El sistema está hecho para proteger a Microsoft. Me parecería genial si fuera gratis o la empresa nos pagara por eso ¡Pero nos cobran! Parece hecho por el estado argentino.

Menéame