Pesojas, una especulación de domingo

Hay todo un debate en el sector agropecuario acerca de qué hacer con la cosecha de la soja. Si exportarla y regalarle al gobierno su botín o conservarla, teniendo además en cuenta que el acceso al dólar está restringido, por lo tanto encarecido. Bien, va esta idea sólo para especular. Los productores podrían vender la soja en el mercado interno como reserva de valor para todo el público que quiere adquirir dólares y no tiene más remedio que hacerlo en el mercado negro, a través de certificados de venta que podrían circular. Incluso podrían usarlos para hacer sus pagos, sería una moneda fuerte, mucho mejor que recibir pesos de libre impresión del Banco Central que se desvalorizan a un ritmo vertiginoso.

¿No preferirías que te paguen en Pesojas más que en pesos K?

El campo llega tarde

Ahora que el gobierno instaló una cuenta corriente con las ganancias del campo y los trata de llorones ha corrido mucha agua bajo el puente. El asunto ya no son las retenciones sino por qué no se percibe que tener seguridad jurídica, se respetados en sus derechos de propiedad y liberarse de los parásitos que hace sesenta años se subían en la política de sustitución de importaciones y hoy se suben en la revolución bolivariana con la misma facilidad, requiere ejercer una influencia decisiva sobre la política. No sirve la esgrima con un señor como Alberto Fernández ni intentar ganarle en una guerra por dominar la comunicación. El problema está en el origen, donde se eligen los diputados, los senadores, donde se determina quién llegará a ser gobernador y en definitiva presidente. Ahí el campo no trabaja, solo lo hace el peronismo y los grupúsculos de inútiles.

Las instituciones políticas no son consecuencia de geniales constitucionalistas que las sepan definir y jueces buenos que las hagan respetar. Son la consecuenica de un equilibrio entre fuerzas en el que los que luchan por el derecho no están en retirada, se los respeta. Y se les teme. Se le teme a Moyano, ¿pero quién le teme al campo? Se puede ganar una banca o perderla por Moyano, se pude llegar a una gobernación o a la presidencia diciendo boludeces si se cuenta con Moyano, se puede estar en los medios por estar al lado de Moyano o ser su protegido. Y Moyano es sólo un ejemplo ¿Quién logra algo por defender a la gallina de los huevos de oro?

Tigre del sur Americano

La política del super dólar se suponía que imitaba el modelo de los Tigres Asiáticos. Pero claro, ninguna copia es perfecta, entonces mientras en aquella zona de Asia no tienen otros sectores comparativamente ventajosos como nosotros, desarrollaron la industria.

En cambio nosotros desarrollamos a los industriales amigos del gobierno y el superdolar tiene por fin agrandar a otro gigante que es el estado. El nuestro es un tigre, digamos, con mesa de entradas.