Relaciones matrimoniales

Tanta tinta derramada por aquella frase de Guido Di Tella aludiendo a que el país tendría “relaciones carnales” con Estados Unidos y resulta que su Alteza Kakal termina definiendo la relación con aquel país como si fuera de orden matrimonial.

Kirchner, nuestro genio devenido presidente, le reclama al país del norte mayor atención y acompañamiento después de haber vivido hablando pestes de ellos y de haber andado rodando por ahí con Hugo Chávez, la que según parece ha sido una relación por despecho. La revolución de los idealistas heguelianos terminó en esto: “¡vos no me querés más!”

Tal vez Estados Unidos comprendan la situación emocional de don K, pero con toda lógica exigirá antes el cumplimiento del débito conyugal; es decir, un poco de dunga dunga.