Drogas apaciguadoras, criminalidad psiquiátrica y control social

Este fin de semana discutimos otra vez el derecho que todos tenemos a consumir lo que tengamos ganas sin preguntarle a ningún funcionario nada al respecto.

El año pasado también habíamos tocado el tema a raíz de un debate en el programa de Grondona en uno de los post que mayor polémica causó. Ahí mismo hablé de la manipulación psiquiátrica con los niños a través de una llamada enfermedad, el llamado “déficit de atención” que no es otra cosa que el recurrente procedimiento psiquiátrico: La colocación de etiquetas para describir conductas “antisociales”, la posterior confusión entre una etiqueta y una causa, la búsqueda del correlato químico de la conducta antisocial etiquetada y la posterior aplicación de una droga tan psicoactiva como las prohibidas, pero en este caso obligatoria.

Esto nos permite ver que el estado que le pega en la mano a la población que quiera consumir drogas por si misma, a su vez esta dispuesto administrarlas contra la voluntad de los “pacientes” dependiendo de lo conveniente o inconveniente de la conducta.

Vean este video con palabras de Thomas Szasz que no es más que un chispazo del problema y de lo que se está haciendo con muchos chicos en la actualidad sin protestas a la vista.