Internet es un pañuelo

Alguien me pasó el dato. Un profesor de derecho constitucional tiene un blog y dice que los fiscales que molestan a los piqueteros son malos y que es incivilizado resolver el “conflicto social” agarrándose con las víctimas. Me tentó a meter la cuchara, y resultó que el profesor en cuestión había sido compañero mío de la facultad.

No es que haya tenido nunca una gran memoria, pero los años pasan… Este fue el post en lo sustancial, el comentario que dejé y su respuesta:

“Así que éste es el modo de preservar la convivencia social? O sea que la prioridad frente al conflicto social es que los más perjudicados no nos molesten?

Pienso en esta historia:

Una mujer que grita cada noche, cuando llega el marido embriagado y comienza a golpearla. Cansados de tanto escándalo, los vecinos juntan firmas y escriben una carta a La Nación. Al tiempo, se apersonan frente a la casa conflictiva un cronista de La Nación, Macri, sus laderos Burzaco y Rodríguez Larreta (acompañados de personal adjunto, de planta), en delegación encabezada legalmente por el fiscal Garavano. Todos ellos en representación de los vecinos afectados por los gritos.

Tocan el timbre en la casa del marido golpeador y la mujer gritona. El fiscal labra un acta, y le indica a la mujer los horarios en que no puede gritar. “Los vecinos quieren dormir” -le dice, con gesto suave. “No queremos que moleste más a sus vecinos” afirma, sonriente pero firme.

Rodríguez Larreta, que es moderno, pide la incorporación de cristales aislantes en el dormitorio, que es el lugar de donde provienen los gritos (sin que nadie lo vea, les pasa un presupuesto).

“Que no nos despierte más con sus gritos!” -gritan los vecinos. “Ya estamos cansados” -brama algún otro, mientras aplaude al fiscal. “Bruja!” -se le escapa a Burzaco.

“¿Pero cómo, y el marido golpeador?” -pregunta una mujer (seguramente feminista) que pasaba por allí.

Mientras, la mujer golpeada grita (es que se trata de una mujer que no para de gritar): “Por favor, no me abandonen detrás de los vidrios aislantes” (Alguien le tapa la boca, parece que es el abogado de Di Zeo pero no logro identificarlo. Tal vez sea el propio Di Zeo. O tal vez el propio Garavano, con guantes que reparten en el FORES para las llamadas “operaciones especiales”).

“Auxilmmm, me golpmmmm” -vuelve a protestar ella, tratando de zafar, infructuosamente, de quien la amordaza.

Y Macri: “Eh, otra vez con las ideologías” -se queja. “Ya lo decía Ayn Rand!” – agrega, mientras mueve la cabeza a uno y otro lado, como no entendiendo.

Y la troupe que lo rodea: “Eso, eso, basta de ideologías!”

“Zurda!” -se le escapa a Burzaco.

El periodista de La Nación vuelve a la redacción, y escribe su nota, a la que titula “Otro aporte apreciable para la convivencia social.”

Blogger Jose Benegas dijo…
Profesor, dice al iniciar el post que se está tratando de resolver el conflicto social aplastando a quienes son víctimas de él.Pregunto. Cuál fue el procedimiento por el cual se determinó que hay un conflicto social. Quién y cómo se determinó que los que los que cortan las calles son víctimas. Quién y cómo se determinó que quienes quieren circular son victimarios. Cómo es que este procedimiento llevará a superar el conflicto social. Y por último ¿qué es un conflicto social en su opinión?Me parece que todos estos interrogantes se pasan por alto en su post o tal vez se dan por sentadas respuestas que creo que habría que discutir.

Saludos

12:54 AM

Blogger Jose Benegas dijo…

Segunda pregunta. Un fiscal actúa encarcelando a gente que corta las calles. Un profesor de derecho constitucional que pasaba por ahí le grita “derehista” “vivan las ideologias (quiero decir, las ideologías iguales a la mía). Los vecinos de la señora que grita en su ejemplo están olvidando que la señora es víctima de un crimen. Y el profesor de derecho constitucional está haciendo lo mismo con las víctimas de los piquetes.Ah, me dirá usted, pero los autores de los piquetes son víctimas de… (eso lo vemos en la pregunta anterior). También podría contestarle que el golpeador muy probablemente haya sido golpeado en su infancia. Sabemos usted y yo que eso no le da derecho a golpear a nadie más ¿verdad?

1:01 AM


Blogger rg dijo…
Hola Jose, antes que nada un abrazo. Es increible lo distinto que llegamos a pensar (te acordaras de que fuimos companieros de ingreso en la facultad, y al menos un anio mas, junto con anibal gossn, campito, etc.?? nos sentabamos juntos en la ultima fila! increible!). El profesor de tu ejemplo no tiene por que olvidarse de nada. En mi caso, yo no celebro los cortes, me parecen una desgracia, y no tengo dudas de que afectan a otra gente. Lo que digo es que en algunos casos representan acciones que el derecho no debe perseguir (como la muerte en legitima defensa, nadie la debe reivindicar ni decir: salgamos a matar agresores. es una desgracia, que implica afectar a otros de modos que el derecho puede llegar a amparar). Salud!

4:55 AM


Blogger Jose Benegas dijo…

rg, saludos para vos también. Me sonaba tu nombre pero los años no pasan en vano y mi memoria no fue nunca muy buena.
Sobre el asunto, no hay ninguna legítima defensa en los cortes. Quienes los sufren no le hicieron nada a quienes cortan. Y siguiendo el principio de la legítima defensa lo que deberías justificar es la acción pública contra los que cortan.