¿Se “isabeliza” la señora?

Van rápido los acontecimientos que relativizan la formalidad del poder en cabeza de Cristina Kirchner. Por más que Aníbal Fernández lo niegue (o en su caso tal vez justo porque lo niega) el renacimiento del PJ después de su estado de coma judicial coloca al marido al frente de una estructura que más que un partido será un ámbito en el que se tomarán más decisiones que en la Casa de Gobierno.

Es propio de la cultura peronista la confusión entre estado y partido. Por eso los presidentes de esa facción eligen presidir el PJ como una forma de evitar que se les divida el poder. Con más razón tendría que cuidarse la mujer de su propio marido que le regaló el cargo.

Sumemos a eso el gusto por las vacaciones de la señora, su cómoda agenda de actividades y tenemos en menos de dos meses en vías de consumación la “isabelización” de la señora presidente que venía a “continuar el cambio” y mejorar la “calidad institucional”.

Lo que está ocurriendo puede que sea la confirmación de otra gran frase de Aníbal Fernández señalando que Cristina Kirchner era “uno de los mejores cuadros políticos del país” Un cuadro de esos para colgar en el living.