La Junta Electoral que avaló a Scioli como candidato tiene que garantizar la limpieza de las elecciones

Vale todo y viva la Pepa, Daniel que es Scioli, también conocido como José Abasto, dibujó de la manera más trucha que uno pueda imaginarse una bonaerensidad cuyo único fundamento es que la pareja reinante no tiene a nadie a quién poner como títere en la Provincia de Buenos Aires.

El artículo 121 de la fresquita constitución provincial que aprobó esta misma generación de políticos con todas las boludeces que les encantan exige cinco años de domicilio en la Provincia con ejercicio de ciudadanía no interrumpida como requisito para que alguien no nacido en su territorio pueda ser elegido gobernador.

En tiempos de valores kakales, donde el capricho del déspota es ley como en las peores películas sobre Nerón, una Junta Electoral que es la misma que tendrá que garantizarnos la limpieza de las elecciones en pocas semanas le dijo dale que va. Geniales las garantías para votar ¿no?

Lo único que falta es que ahora lo saquen de nuevo del juego a Patti por las acusaciones idiotas que le inventó el gobierno en su momento para tapar la agachada que se mandaron con Borocotó.