Lo que todo buen país bananero tiene que tener

Vamos cerrando el círculo para cumplir nuestro destino frutero. Infaltable una presidencia que se enriquece, se enriquece y se enriquece sin parar y a la luz pública. Eso sirve para que en el próximo gobierno se muestre “lo que el pueblo sufrió” durante el kirchnerismo al que nadie votó. Y eso que La Nación tomó valores fiscales, que si no.

Fundamental exhibir los curros demostrando haberse adueñado por completo del país y que al mismo tiempo algún amanuense se haga un poco el comunista para que se entretengan los idiotas.

Y lo otro indispensable es prometer alguna forma de paraíso mientras avanza el infierno. Parece que están estudiando cómo hacer funcionar el tren bala a pilas. Ya se, me van a decir que la señora algo tiene que hacer mientras su marido gobierna, pero me parece que sería más barato si saliera de compras.

En fin, todo sea por ese mundo mejor con el que soñaban Bonasso, Verbitsky, Bonafini y los Kirchner (incluyo a Floppy y Máximo, obvio)