Si hay consumidor hay proveedor

De la mano de don Anibal Fernández, ministro de justicia del kirchnerismo (unifico crieterios) o kirchnerato (raro que nadie ha bautizado a este cambalache así, se acabaron los valientes) vamos hacia un debate falso. Su proyecto de despenalización del consumo no resuelve nada más que poner la responsabilidad sobre la drogadicción fuera de su lugar y en consecuencia potenciar todos los problemas.

La creencia es que el consumidor de drogas existe por culpa del comerciante de drogas (traficante le dicen porque tiene otra carga emotiva, pero quiere decir lo mismo). No me voy a meter en esta discusión porque es larga y ya dijimos bastante en el blog, pero despenalizar el consumo de drogas implica despenalizar la provisión. Si no se puede castigar a alguien por lo que consume porque eso afecta su libertad personal ¿por qué se persigue a quienes responden a la demanda?

Es fácil decir que el consumidor es víctima del proveedor. Se lo afirma y listo. Pero no pasa de la categoría de dogma. Si no se empieza por considerar responsable del consumo de drogas al consumidor (lo que no implica castigarlo sino dejarlo en paz con lo que hace) no cambia nada.