Che Santana ¿Estás haciendo campaña contra Neshtor?

La banda kirchnerista aduce que los gobiernos que no llevan adelante su lista corta de medidas es directamente diabólico. Contrataron al señor Santana para advertir a todos que Macri representa una amenaza a estas cosas:

  1. Estatizaciones, con particular énfasis en Aerolíneas e YPF.
  2. Matrimonio extendido al que llaman “igualitario”
  3. Subsidios directos del llamado plan “Asignación Universal por Hijo”.

Hay otras, pero esos son los totems de esta religión.

El dato curioso es que ninguna de las tres políticas fue llevada a cabo durante el gobierno del supuesto prócer y adorador de las cajas fuertes Néstor Kichrner. Es decir, al marido de la señora que nos gritó ocho años, puede ser considerado tan “enemigo del pueblo” como el propio Macri. Ninguna de las tres cosas fue anunciada en las campañas electorales ni del 2007, ni del 2003, no figuraba en las plataformas, ni Echarri las estaba pidiendo.

Las Estatizaciones principales fueron hechas durante el gobierno de la señora, incluyendo Aerolíneas, YPF y Ciccone. Un desastre las tres, pero consiguen que la oposición se sienta obligada a decir que no amenaza con corregir estas aberraciones.

El matrimonio extendido fue promovido también durante el gobierno de la señora. Es cierto que su marido estaba en la Cámara de Diputados y fue el promotor, pero no lo hizo siendo presidente. Su presidencia estaba manchada de esta omisión, en los términos de la campaña del señor Santana. Hay una razón por la cual al amante de las cajas de seguridad no le interesó para nada impulsar semejante reforma antes. Esa razón es que Bergoblio se oponía completamente a ese tipo de medidas y estaba intentando detener una reforma abortista. El problema es que Kirchner, que solo quería dañar a Bergoglio porque se reunía con la oposición, no podía usar el aborto porque su mujer no quería. Entonces se convirtió en el jefe fanático de la campaña por el matrimonio gay. Si, fue nada más que para joder al actual Papa Francisco. Un trucho completo; nunca fue otra cosa.

El tercer caso como se sabe era una idea de Elisa Carrió y que durante el gobierno de la señora se usó para ganar las elecciones.

En resumen, de acuerdo al credo de chicle bazooka de la revolución kirchnerista y la campaña del señor Santana, si Macri es el anticristo porque no mantendría semejantes logros, entonces su marido también hizo un gobierno macrista.

A la señora no le gustan las operaciones políticas sucias

Todos interpretan que con su mensaje contra las operaciones políticas sucias la señora presidente está atacando nuevamente a los Estados Unidos por haber permitido que los fiscales de ese país descubrieran las actividades de agentes venezolanos que terminaran revelando el destino del la valija de Antonini Wilson (que dudamos mucho que fuera de él). Lo dijo hoy en la reunión del Mercosur.

¿Pero por qué pensar mal si podemos pensar bien? A mi me parece que se trata de una forma de autocrítica, quizás hasta de una manera de diferenciarse de su marido y antecesor. De hecho mandar a comprar a un testigo y amenazar a sus hijas es de las operaciones políticas más sucias que puede haber.

Pensemos la cantidad de operaciones de este estilo que caracterizan esta era de revisionismo postnoventista para poder darle a las palabras de la señora presidente su justo valor. Operaciones políticas sucias (o “basura”)

1. La compra de Borocotó

2. Los carpetazos

3. La destitución de la Corte

4. La destitución de Tiscornia

5. La campaña contra Enrique Olivera

6. El apriete a empresarios. Por nombrar uno a Shell

7. Las amenazas de Guillermo Moreno

8. Las operaciones contra el presidente de la Cámara de Casación

9. La operación contra Julio Nudler

10. Las múltiples operaciones de “el perro” Verbitsky. Contra Bergoglio por nombrar una.

En fin, no quiero aburrir. Si me ayudan podemos completar esta lista que demostraría que lo de la señora K es una “autocrítica”. No puede ser que llame operación a una investigación judicial pública.

Además la critican a nuestra presidente por gastar mucho en ropa. Ni comparación con lo desmedido que es don Hugo Chávez a la hora de salir de compras.