Reprime el gobierno con las fuerzas parapoliciales de D’Elía

Como es habitual, el gobierno ejerce la fuerza con sus organizaciones irregulares que hacen las veces de la SS del kirchnerato. Convocó a unos sesenta monos conducidos por D’Elía para golpear a los manifestantes. Las cámaras de Crónica TV mostraron al propio D’Elía golpear a un individuo que se le acercó a reprocharle su actitud. Después lo empezaron a pegarle sus matones.

A continuación se dirigieron a la plaza de mayo y agitaban los brazos como si hubieran conquistado algo.

Algún día los Kirchner serán juzgados por esto.

El asunto es mañana

Perdón a los que están en Europa si se quedaron despiertos (me hiciste reír Nicolás!), pero además que me fui a recorrer la ciudad, cuando llegué no podía conectarme con el blog.

Es todo demasiado obvio lo que puede decirse de este discurso de la señora. Otra vez la irrealidad mágica de un discurso presidencial provocó el cacerolazo. Solo vemos en televisión la respuesta en la Ciudad de Buenos Aires, pero en el interior la cosa debe ser más intensa. Se vió algo al principio en Tucumán y algunos pueblos de la provincia de Buenos Aires, pero ya no lo muestran. Hasta Mónica Gutierrez habla de la necesidad de que el gobierno flexibilice su posición.

Digo que el asunto es mañana porque ningún cacerolazo cambia nada, sobre todo si escucharse descomprime, en lugar de avivarse de que hay que intervenir para que los moyanos no sigan monopolizando el juego y los bandidos y zánganos no les ganen de mano. Esta protesta debe generar una consecuencia política que no es el mero deterioro del kirchnerato. O se logra producir algo positivo, creo yo detrás de un cambio de juego de las reglas federales o perdemos el tiempo.

Eso depende de levantar las antorchas adecuadas.

La frase de Ayn Rand que me mandó un amigo, es lo mejor que puede decirse:

“Cuando vean que para producir necesitan el permiso de quienes nada producen.
Cuando vean que el dinero fluye hacia quienes trafican influencias y no a los que comercian honradamente.
Cuando vean que los hombres se hacen más ricos a traves de la ESTAFA y no del trabajo.
Cuando vean que las leyes los amparan a ellos, en lugar de protegerlos a ustedes.
Cuando vean que la CORRUPCION permite el exito social y que la honestidad se convierte en un
sacrificio sin sentido, entonces sabran que su sociedad esta condenada a MUERTE”

Ayn Rand

No estamos condenados a muerte. Tampoco al éxito por cierto. A lo que estamos, si nos dimos cuenta de que la vida no es gratis, a no considerar grátis la lucha por el derecho.