¿Y Mayo por qué?

Ahí va la Reina de la Milanesa rumbo a Chaco con la escarapelita que en su triste escuelita telenovelística le enseñaron que representaba la “argentinidad”. Y cantidades de gentes con un espíritu nacionalista billiquinezco, que nada tiene que ver con el golpe de Mayo, que no fue compartido por todos.

Buen momento para recordarles a casi toda la dirigencia argentina, política y no política, que representan lo opuesto a lo que se expresó en ese movimiento desordenado y hasta desorientado e inconsistente, pero con profundas consecuencias en la historia del país.

Gran parte de esa explicación puede encontrarse en la Representación de los Hacendados que Mariano Moreno dirige al Virrey Cisneros. Con argumentos fiscalistas que se entienden por el intento de interesar al Virrey en el restablecimiento del libre comercio que el mismo había habilitado y luego cancelado, Moreno de cualquier manera defiende no solo el derecho a exportar productos agropecuarios, cómo esos beneficios deben recaer en quienes los producen, sino también el beneficio del acceso a la abundancia por el derecho a importar.

Pero mejor que Moreno le hable a Moreno Guillermo y que todos los zanguangos que se llenan la boca con el bicentenario entiendan que no solo no son parte de esos acontecimientos sino que expresan todo lo contrario.

“Hay verdades tan evidentes, que se injuria a la razón con pretender demostrarlas. Tal es la proposición de que conviene al país la importación franca de efectos que no produce ni tiene, y la exportación de los frutos que abundan hasta perderse por falta de salida. En vano el interés individual opuesto muchas veces al bien común, clamará contra un sistema de que teme perjuicios; en vano disfrazará los motivos de su oposición, prestándose nombres contrarios a las intenciones que lo animan: la fuerza del convencimiento brillará contra todos los sofismas, y consultados los hombres que han reglado por la superioridad de sus luces el fruto de largas experiencias, responderán contestes que nada es más conveniente a la felicidad de un país, que facilitar la introducción de los efectos que no tiene y la exportación de los artefactos y frutos que produce.

Elevadas hoy día a un mismo grado las necesidades naturales y ficticias de los hombres, es un deber del gobierno proporcionarles por medios fáciles y ventajosos su satisfacción: ellos la buscarán a costa de otros sacrificios, y siendo igual al interés de su compra el de una venta que la escasez hace subir a precios exorbitantes, el pueblo que carece de aquellos precisos renglones sufrirá sacrificios intolerables por la pequeña parte que pueda conseguir. Solamente la libertad de las introducciones podrá redimirlo de esta continuada privación, pues asegurada entonces la abundancia, tiene proporción de elegir con arreglo a sus necesidades y recursos, sin exponerse a los sacrificios que impone el monopolio en tiempo de escaseces.

Los que creen la abundancia de efectos extranjeros como un mal para el país, ignoran seguramente los primeros principios de la economía de los estados. Nada es más ventajoso para una provincia que la suma abundancia de los efectos que ella no produce, pues envilecidos entonces bajan de precio, resultando una baratura útil al consumidor y que solamente puede perjudicar a los introductores. Que una excesiva introducción de paños ingleses hiciese abundar este renglón, a términos de no poderse consumir en mucho tiempo, ¿qué resultaría de aquí? El comercio buscaría el equilibrio de la circulación por otros ramos, envilecido el género no podría venderse sino a precios muy bajos, detenido el introductor lo sacrificaría para reparar con nuevas especulaciones el error de la primera, y el consumidor compraría entonces por tres pesos lo que ahora compra por ocho. Fijando los términos de la cuestión por el resultado que necesariamente debe tener, ¿podría nadie dudar que sea conveniente al país, que sus habitantes compren por tres pesos un paño que antes valía ocho, o que se hagan dos pares de calzones con el dinero que antes costaba un solo par?
A la conveniencia de introducir efectos extranjeros acompaña en igual grado la que recibirá el país por la exportación de sus frutos. Por fortuna, los que produce esta provincia son todos estimables, de segura extracción, y los más de ellos en el día de absoluta necesidad. ¡Con qué rapidez no se fomentaría nuestra agricultura, si abiertas las puertas a todos los frutos exportables, contase el labrador con la seguridad de una venta lucrativa! Los que ahora emprenden tímidamente una labranza por la incertidumbre de las ventas, trabajarán entonces con el tesón que inspira la certeza de la ganancia, y conservada siempre la estimación del fruto por el vacío que deja su exportación, se afirmarían sobre cálculos fundados labranzas costosas, que a un mismo tiempo produjesen la riqueza de los cultivadores y cuantiosos ingresos al real erario”

 

 

¿Bicentenario de qué?

La señora está planificando un “relanzamiento” de su gobierno para el 9 de Julio, si todo sale bien (es decir, si todo sale mal).

El procedimiento para relanzar un gobierno en este país tan inteligente, empieza por hacer un acto y sacarse fotos que demuestren cosas. Para la foto quieren tener a alguno de los golpistas del campo. El logro político mayor sería una foto de ella con todos los industriales, dirigentes gremiales y representantes de “todos los sectores” (los más “concentrados”).

Se sentirían felices y se irían a festejar con Verbitsky el haber logrado un foto-pacto corporativo de tipo fascista.

La segunda parte de todo relanzamiento, momento culminante, giro en la historia, quiebre con el pasado, en términos “articulados” de esta Argentina tan pero tan inteligente, es sentarse en el procesador de textos y escribir expresiones de deseos. Ahí la imaginación no va acompañada de medidas que tiendan al objetivo que se propone, como reducir la pobreza a la mitad. Los porcentajes que se aplican a cada deseo actúan en reemplazo de las medidas que llevarían a un objetivo tan poco ambicioso (recordemos que la señora dijo que “mientras haya un pobre en la Argentina nadie puede sentirse vencedor) y sin hacer ningún anuncio para terminar con la inflación que ni siquiera se acepta que existe. Con tanta precisión porcentual, los distraídos piensan que hay algo calculado de verdad y no la simple ignorancia de quienes conducen todo esto.

El otro detalle es que están encantados con el bicentenario, pero el 9 de julio no tiene ninguna relación con un próximo bicentenario que es el de la revolución de mayo. Pero bueno, dale que va, si queda lindo como todo el resto de la payasada.