Carrió le contó a Wayne que Argentina es algo más que el patrimonio K

La verdad es que estuvo bien doña Elisa con la carta que le mandó al embajador de Estados Unidos. Pactar con el gobierno esconder hechos contrarios a las leyes argentinas y a los intereses de los argentinos sería un acto repudiable por parte de un país extranjero. Hay una incompatibilidad entre ser cómplice del kirchnerismo y ser amigo de la Argentina.

Este embajador admitió que el gobierno vetara nombres en la lista de invitados a la fiesta del 4 de julio, una práctica que siguen algunas embajadas entranjeras en Cuba con los opositores al régimen. Se supone que Estados Unidos está contra ese comportamiento.  Por eso la prevención de Carrió parece oportuna.