El último delito del gobierno K

Se creen vivísimos pero simplemente fueron impunes. El primero de ellos el Jefe de Gabinete (si, no es ex en este momento) Aníbal (morsa) Fernández. Anoche dijo a los periodistas con esa actitud de suficiencia que lo caracteriza, que no sabía quién ser haría cargo de la seguridad en el día de hoy porque de acuerdo al fallo de Servini todas las autoridades nacionales cesaban a las cero horas. Le agregaron a eso la renuncia de Berni, que seguramente hayan aceptado. Los abogados de este gobierno deberían ser puestos en una lista para que la gente no los vaya a contratar, porque son un verdadero desastre. No aprendieron ni las cosas elementales del estado habiendo ocupado el gobierno 12 años, por la sencilla razón de que nunca tuvieron que atenerse a norma alguna. Fue un gobierno de delito diario y el último día no podía ser la excepción.

El deber de los miembros del gabinete está determinado en el artículo 252 del Código Penal:

ARTICULO 252. – Será reprimido con multa de pesos setecientos cincuenta ($ 750) a pesos doce mil quinientos ($ 12.500) e inhabilitación especial de un (1) mes a un (1) año, el funcionario público que, sin habérsele admitido la renuncia de su destino, lo abandonare con daño del servicio público.

El funcionario público tiene la obligación de permanecer en el ejercicio de su responsabilidad hasta que aparezca su reemplazante.

Y claro, la señora con sus estudios no terminados de derecho habrá dicho “entonces que renuncie Berni”. Capaz que incluso aceptó su renuncia o se la aceptó Aníbal Fernández. Se verá después cuál es la responsabilidad penal de uno y otro por faltar a los deberes a su cargo con ese boicot tan obvio. Hacer un rato decía Novaresio que como el Poder Ejecutivo es unipersonal, cesada la señora, se caía el gabinete. Si, es unipersonal y si la señora se fue, pero el gabinete continúa hasta que se designen sus reemplazantes a las órdenes de quién esté ejerciendo el Poder Ejecutivo, en este caso Federico Pinedo. Del mismo modo que cuando el presidente sale del país y deja de estar a cargo del Poder Ejecutivo, los ministros siguen en sus funciones y siguen las instrucciones de quienes los reemplazan.

Si la renuncia de Berni fue aceptada para que no incurra en las figuras agravadas del delito por estar a su cargo la seguridad de las personas, seguramente a pedido de él, lamento informar al señor morsa que entonces la responsabilidad le toca a él como jefe de gabinete.

El miembro de una fuerza de seguridad nacional, provincial o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, o agencia estatal armada que por su naturaleza tenga a cargo el cuidado de personas, que a sabiendas abandonare injustificadamente actos de servicio o maliciosamente omitiere la prestación regular de la función o misión a la que reglamentariamente se encuentra obligado, será reprimido con pena de prisión de uno (1) a tres (3) años e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por el doble tiempo de la condena.

Si, como consecuencia del abandono u omisión tipificado en el párrafo precedente, se produjeren daños a bienes de la fuerza, bienes de terceros, lesiones o muerte de sus camaradas o terceros, se aplicará una pena de prisión de dos (2) a ocho (8) años e inhabilitación absoluta para desempeñar cargos públicos.

De manera que estos elefantes que parecen creer que estas cuestiones no tienen una solución y más allá del chiste de la presidencia de Pinedo, cada uno de los responsables de cada área, mantienen su responsabilidad, deben estar a disposición de lo que ordene Pinedo y a partir de la jura de lo que les indique Macri, hasta que los nuevos ministros sean designados. Y los que se fueron y dejaron a las fuerzas de seguridad sin instrucciones, ahí tienen el delito para sumar a su larga colección y para comunicárselo a sus abogados.

El fin del comienzo y el principio de una gran oportunidad

El fin del comienzo y el principio de una gran oportunidad

Captura de pantalla 2014-05-26 a la(s) 9.35.43 PM

La oportunidad que dan los resultados de las elecciones en la Argentina y en Venezuela, con la derrota de dos regímenes criminales, incluso habiendo usado y abusado del poder y del estado para condicionar a la población, someterla y transformar a la ciudadanía en un mar de ovejas, es enorme. También lo son las dificultades porque el problema del autoritarismo socialista de este comienzo de siglo no terminó.

Hay dos grandes cuestiones que se abren a partir de aquí. Una poner en caja al sistema criminal en sí, haciéndose de los resortes tomados por la facción gobernante en el caso de Macri y normalizando las reglas de juego en el caso de la Asamblea en Venezuela, que hasta que no caiga el dictador ni siquiera tiene el manejo del poder. Todavía Maduro y las fuerzas armadas tienen en sus manos lo que hace falta para imponer su voluntad, solo han perdido uno de sus resortes. Lo más importante es que haya una revocación del mandato, que sabemos que además es fraudulento.

Pero dije dos. El principal problema que no se está viendo en ambos casos es que hay un sistema de ideas que hizo aflorar a estos regímenes y que está más relacionado con la sociedad “bienpensante” que con los miembros de las bandas en sí. Hasta aquí nos ocupamos de denunciar al populismo, ahora tenemos que aclarar por qué llega y en qué consiste, qué es lo que hay en un país capaz de volcarse en procesos de vicio generalizado e irracionalidad hasta extremos mágicos. Por qué ocurre el bananerismo matón, cuál es su raíz. Algo tenemos que entender acerca de por qué en estas conductas de seguir y aceptar cualquier cosa, pueden caer personas que en tiempos normales también son normales, incluso inteligentes.

Mi tesis sobre la inoculación fundamenta esa cuestión en las ideas falsas que la sociedad prohíja y que son el caldo de cultivo del autoritarismo recurrente. La socialdemocracia que ahora viene a suceder a estos sistemas contiene en sí misma el germen del populismo y es hora de darnos cuenta de que tenemos que cambiar de raíz un sistema de creencias que nos lleva cíclicamente al mismo punto una y otra vez. La socialdemocracia genera un estado grande para hacer “cosas buenas”, que los bandidos después utilizan para hacer cosas “malas”. La socialdemocracia fracasa porque el autoritarismo no es la respuesta a las necesidades humanas sino la colaboración y el comercio, el acuerdo, el ingenio, el riesgo. Todo lo que la socialdemocracia quiere evitar con bandos, creando las condiciones para que otros aprovechen ese poder en su favor una vez que el autoritarismo bueno hace colapsar el sistema productivo. La sociedad se explica a sí misma que si el autoritarismo es benevolente, cuando las cosas salen mal lo que se necesita es tener autoritarismos más decididos, a los que se les permitirá todo.

Ya expuse esto en mi libro “10 Ideas Falsas que favorecen al Despotismo. Las dictaduras del siglo xxi en las mentes de sus víctimas”. Voy a insistir mucho en los años que vienen en que una vez desmontado el aparato criminal, es necesario revisar las ideas criminales en si, entendidas como salvadoras.

También está la versión en inglés.

Alberto Fernández busca alternativas para un problema que no existe

Mister chief of gabinete, don Alberto Fernández de Madero Port, ha dicho que “si no tenemos gas de Bolivia tendremos que buscar alternativas“, lo cual se lleva de patadas con lo que dijo su jefa criticando al periodismo por hablar de crisis energética cuando según ella la oferta eléctrica había subido un once por ciento.

Lo que pasa es que esto hay que entenderlo dentro de la nueva política de sustitución de cosas. Si llega a faltar gas en casa este invierno, se lo puede reemplazar por una fogatita. Con eso podremos decir que todo sigue igual.

¿Qué tipo de aire fresco necesita el gobierno de la señora?: Maquillaje

El capo cómico del gobierno don Alberto Fernández Fernández (por ahora uso esta fórmula hasta que sepa el apellido de su señora madre que lo parió) dijo que el nuevo amor con Roberto Lavagna le da “aire fresco” al partide justicialist (es francés ¿no es fino?).

Indignado el hombre. Es que la gente critica cualquier cosa hoy en día. No entienden que esta nueva etapa de calidad institucional necesita un poco de maquillaje.

Lo que no me quedó muy claro es qué significa para don Roberto, el que fue a buscar la vaca y volvió, aquello de “modernizar al PJ” ¿Cómo se moderniza al PJ?

¿Qué le consultarías a Alberto Fernández?

Las oficinas de la “consultora” de Alberto Fernández, jefe de gabinete de “la mujer del compañero presidente“, fueron objeto de un asalto. O una sensación de asalto en realidad.

Don Chief of Gabinet se ocupó de aclarar que sólo le querían robar porque no habían tocado ningún papel (¿había alivio en sus palabras?). No sea que alguien piense que pueden encontrarle papeles flojos.

Lo que a todo el mundo se le escapó es preguntar es sobre la especialidad del ex cavalista.

¿Sobre qué le consultarías vos a Alberto Fernández?

La protesta contra Estados Unidos es delito

Technorati Tags: ,,,,,

La causa accesoria a nuestra “investigación” (estoy generoso esta mañana) del episodio Antonini Wilson en Aeroparque puede producir pruebas para el esclarecimiento de los delitos cometidos en territorio argentino. El interés del estado argentino es que esa investigación se desarrolle y colaborar en lo que sea necesario para que llegue a buen puerto.

El tribunal federal norteamericano va a determinar si agentes venezolanos y algún argentino, intentaron sepultar la investigación a través de falsos testimonios y documentos falsos que escondan el destino del dinero. Esa investigación puede llevar, en consecuencia, a resolver el asunto.

Esa es la situación legal objetiva en la que debe comprometerse el gobierno nacional y cada uno de sus funcionarios empezando por la presidente. Sus manifestaciones en cambio constituyen una interferencia contra los intereses del país que no le está permitida ni como acto de defensa propio. En todo caso si su prioridad es defenderse de las consecuencias personales de la investigación, siempre tiene la posibilidad de pedir licencia o en su caso renunciar y así obrar del modo que prefiera. De lo contrario su posición se torna incompatible con los deberes que tiene a su cargo.

La cosa se agrava cuando se le ordena a la cancillería una gestión diplomática que en útima instancia conduce a entorpecer el trabajo de esclarecimiento por medio de una presión política. Se está poniendo el interés privado de la señora por encima o contradiciendo al interés del estado del que ejerce su jefatura.

El artículo 248 del Código Penal le podría caber a la cúpula oficial como anillo al dedo:

ARTICULO 248. – Será reprimido con prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial por doble tiempo, el funcionario público que dictare resoluciones u órdenes contrarias a las constituciones o leyes nacionales o provinciales o ejecutare las órdenes o resoluciones de esta clase existentes o no ejecutare las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere.

Al gobierno no le sería suficiente con demostrar (algo que no ha intentado) que existe una conspiración “basura” para perjudicar la relación del kirchnerismo con la dictadura venezolana para que su reacción no encaje en la figura señalada. Además debería probar (no lo ha intentado tampoco) que la conspiración tiene por fin difundir hechos falsos, es decir trabar los resultados de la investigación. Pero nadie ha dicho que esté ocurriendo tal cosa.

Una conspiración para dar a conocer la verdad no se llama siquiera conspiración.

Hasta ahora la autoridad esta siendo utilizada con fines defensivos de Cristina Kirchner respecto de la investigación de delitos cometidos en territorio nacional.

Así estamos en este momento. Por supuesto que no hay ningún opositor que cuestione la acción diplomática del gobierno y exigiendo que no intervenga en ningún sentido. Y lo mío es peor, porque me la paso pidiendo imposibles.

No news, bad news

Si alguna duda pudo despertar el discurso hasta cierto punto conciliador de Cristina Kirchner en comparación con las costumbres del sector, su mano derecha Alberto Fernández vino hoy a dejar en claro que el patoterismo y la visión totalitaria continúan. El cree que la primera minoría tiene que aplastar a las restantes y que los votantes de la capital deben disciplinarse, porque soberbia para su pequeña mente significa no someterse a la minoría más numerosa. Algo parecido le exige el sistema a Winston en 1984.

Tenemos que interpretar entonces las palabras de la señora de anoche “convocando a todos” que eso significa lo mismo que la famosa “convocatoria plural”. “Todos” significa “los que están con ellos” y que la invitación es a obedecer.

Una convocatoria como la que le hicieron a Jorge Rivas, a Gabriela Cerrutti, a Borocottó y a esa larga lista de nuevos amigos.

Es interesante ver cómo el gobierno demostró que la opinión pública es un falso elemento de poder. Durante la década del noventa toda la política se desesperaba por espacios en televisión y por ser aceptada por la opinión pública. Al gobierno actual le desespera también todo lo que sale sobre ellos, pero de ningún modo considerando a la opinión pública como poder independiente, sino como un campo de batalla a conquistar al mejor modo bélico. No como una democracia en la que hay gobierno y oposición circunstanciales, sino como en una confrontación en la que hay vencedores y vencidos definitivos.

Anoche por un momento pensé que el hecho de no tener por primera vez desde el oficialismo palabras de división, odio y descalificación de la candidata significaba al menos algún cambio cualitativo. Pero claro, ya apareció la verdadera naturaleza de este conglomerado surgiendo como un manantial de la peor política posible.

Por eso es que no le tienen ningún miedo al papelón. Y si se lo tenían, después de los escándalos de los últimos meses y el bochorno que hicieron ayer con las elecciones logrando ganar, saben que el ambiente público sobre ellos no proviene de una política de buen trato al público, sino de conquista y sometimiento. Dato político clave para entender lo que pasa y para pensar en un antídoto. La oposición necesita ahora algo más que buenos publicistas y monigotes políticamente correctos.

La Argentina, decía Dreyfus, es una mujer golpeada. Parecía tonto entonces, pero hoy es más cierto que entonces.

El delito nuestro de cada día

Premisa Mayor:

Ley 23.592 (antidiscriminatoria), Atículo 3 º: Serán reprimidos con prisión de un mes a tres años los que participaren en una organización o realizaren propaganda basados en ideas o teorías de superioridad de una raza o de un grupo de personas de determinada religión, origen étnico o color, que tengan por objeto la justificación o promoción de la discriminación racial o religiosa en cualquier forma. En igual pena incurrirán quienes por cualquier medio alentaren o iniciaren a la persecución o el odio contra una persona o grupos de personas a causa de su raza, religión, nacionalidad o ideas políticas.

Premisa menor:

Alberto Fernández refiriéndose a Mauricio Macri: “Tenemos que mostrarle a la gente que él es la derecha y nosotros, el progresismo”

¿Conclusión?

Temor

Al involucrarse la oposición en el mismo tipo de ilegalidades para la postulación de candidatos que el oficialismo (De Narváez y Scioli) pierde autoridad y por lo tanto iniciativa.

El jefe de gabinete salió raudo a apoyar nada menos que al candidato de Unión Pro, temeroso de que el agua de la legalidad le llegue al principal sostén del mantenimiento del poder kakal Daniel Scioli, mostrando que existe una complicidad porque “entre bueyes no hay cornada”.

Si esto no fuera así, toda la oposición debería estar moviéndose para rechazar la presión del gobierno sobre la Corte de la provincia, llamando a manifestaciones y tomando otras medidas para ponerse del lado del Poder Judicial y contrarrestar la presión política del gobierno ¿Alguien hará algo así?