En lugar de indignarse, piensen

Lo que ustedes reclaman como hijos mal atendidos es lo que toda la vida les hemos estado diciendo los que no creemos en el uso de la autoridad central para manejar a la sociedad que el Estado no puede dar. No son sus dirigentes los que han fallado, ellos han hecho exactamente lo que ustedes demandaban y así les fue.

Las viviendas, los empleos, las jubilaciones que ustedes quieren que les den, deben ser producidas. Una vez que escribieron en un papel todos los derechos y aspiraciones que tienen alguien tiene que venir y hacer eso que ustedes dicen que nacieron con el derecho a tener (y ahora lloran ante los que se pusieron a escribir papeles cada vez más lindos y fueron entronizados a los puestos de mando), se deben fabricar los ladrillos, y el cemento, extraer el hierro de la roca y convertirlo en vigas, enviarlo en camiones – que muchos fabricaron – y ponerlas en su lugar. Y hay que estudiar para saber cuál es ese lugar. Ustedes piden que otros escriban todos esos derechos que dicen tener y ellos lo hacen. Crean oficinas de derechos y escriben leyes por las que ustedes van a tener todo lo que necesitan. Pero todavía falta la instancia de ponerse a trabajar ¿Y saben qué? Háganse cargo porque la verdadera naturaleza de sus pretensiones es deleznable. Quieren que esa autoridad vestida de paternalismo utilice la fuerza contra otros para que esos ladrillos, vigas y camiones, esos conocimientos adquiridos con mucho esfuerzo para saber cómo hacer sus viviendas, todo eso sea hecho esclavizando a todos los que intervienen en el proceso. Claro, ya no usan látigos directamente en la obra, solo pasa el recaudador y les revisa las cuentas para ver de dónde apoderarse del fruto de su trabajo. Y ustedes están ahí para alentarlos, sin saber que siempre los que pagan son ustedes. Parece que hay justicia finalmente en el mundo. Ustedes reclaman y ustedes pagan porque están ahí al margen de una economía que como tiene que cargar con el peso de sus pretensiones autoritarias, debe tirar el lastre de los menos productivos ¡Adivinen quiénes son los menos productivos! Ustedes los que están en las carpas quejándose porque su crimen no paga.

No se disfracen más de “democráticos reales”, ustedes son colectivistas reales. En el colectivismo no hay democracia alguna porque el ciudadano no existe, solo la maquinaria. No falsifiquen sus intenciones, van a terminar con la poca libertad que sus deseos han dejado en pie.

No pidan que se vaya nadie, váyanse ustedes. Váyanse al carajo. O empiecen a pensar. Tiren sus libros y busquen otros. Traicionen a sus maestros y libérense de la Matrix o déjense de joder de una buena vez con tanto llanto.

21 thoughts on “En lugar de indignarse, piensen

  • Pingback: En lugar de indignarse, piensen | Aleon

  • May 22, 2011 at 11:33 am
    Permalink

    Excelente artículo José!!.
    El tema es, ¿lo entenderán los destinatarios centrales?, es mas, descreo incluso de que se tomen ese trabajo…

    Reply
  • May 22, 2011 at 1:43 pm
    Permalink

    Como siempre, brillante lo suyo Journalist!

    Reply
  • May 22, 2011 at 2:25 pm
    Permalink

    El drama de estos sistemas paternalistas es que cuando naciste en ellos te parece que es el escenario por default, lo naturalmente esperable. El problema es que si tenes una parte de la población que prefiere trabajar para sí, presionan para abandonar el colectivismo. Es la puja constante que tenemos, y es la lucha de la izquierda en países como Argentina por alcanzar a todos aquellos que aun no estan incorporados a un sistema para poder instalar el colectivismo sobre la tabula rasa.

    Reply
  • May 22, 2011 at 2:36 pm
    Permalink

    ¡Muy buen análisis! Casi nadie sabe exactamente qué significa democracia. Asocian el término con votar y nada más. El respeto a la libertad, a los derechos de otros, principalmente el de Propiedad no se tiene en cuenta.

    Reply
  • May 22, 2011 at 3:05 pm
    Permalink

    Excelente artículo en un estilo algo randiano! Expresa lo que sentimos muchos con las palabras justas. Un poco fuerte lo de “váyanse al c… “, pero es admirable la claridad de ideas del autor.

    Reply
  • May 22, 2011 at 3:18 pm
    Permalink

    Acaso no era esto lo que querían, o no se quieren hacer cargo de las consecuencias?

    El dinero estatal proviene de destruir puestos y oportunidades economómicas en la economía privada, por lo que la consecuencia era obvia.

    Siguen creyendo que el dinero estatal proviene de la galera mágica de recursos infinitos.

    Reply
  • May 22, 2011 at 3:40 pm
    Permalink

    Sin saberlo protestan contra ellos mismos y alguien se los tenía que decir.

    Reply
  • May 22, 2011 at 4:00 pm
    Permalink

    EXCELENTE ANALISIS ….

    Sinceramente estoy sorprendido por que ninguno de los que comentan esta ridicula protesta en españa ha siquiera esbozado una duda sobre si la causa de los “males” que deben soportar estos caceroleros del primer mundo no es precisamente el sistema que ellos estuvieron votando una y otra vez…¿o me van a decir ahora que el señor Zapatero es un neoliberal?…Los politicos solo satisfacen la demanda. La gente quiere que le prometan el paraiso y una vida sin sobresaltos desde la cuna hasta la tumba, pues bien aqui están los politicos para prometerselo, cuando la promesa no se cumple hay que buscar un culpable, pero ahora el problema que tienen es que el culpable no aparece y enconces vienen las consignas y slogans sin contenido. Mi impresión es que españa y dentro de poco el resto de europa va a terminar en regimenes similares al kakismo vernáculo por que no hay nadie que exprese con la claridad que ha expresado Jose aqui lo que verdaderamente sucede….

    Reply
  • May 22, 2011 at 4:01 pm
    Permalink

    Jose…sería muy interesante que en el programa esta semana lo llames a Don Jesus Huerta de Soto para que nos dé su opinión al respecto no???

    Reply
  • May 22, 2011 at 7:13 pm
    Permalink

    brillante. Haberlo leido antes y me ahorraba 1200 hojas de Atlas Shrugged.

    Reply
  • May 22, 2011 at 11:51 pm
    Permalink

    Sr. Benegas,

    Ud. es un idealista. La ciudadanía y sus derechos importan un carajo. Hoy se quejan y en poco tiempo votarán la restauración de lo acontecido (¡tome nota si quiere!). El tema es cooptar el Estado y sesgar las normas para apropiarse de lo que ya existe, de lo que ya fue construido. El resto de la filosofía, de nada importa…

    Atentamente,
    B

    Reply
  • May 23, 2011 at 12:53 pm
    Permalink

    Excelente.
    Es muy aplicable al debate por la salud que se viene acá también.
    Para tener salud gratuita para todos y todas necesitan que gente que trabajó y estudió muchos años (médicos) trabajen en condiciones deplorables, con sueldos malos y sin horarios.

    Reply
  • May 24, 2011 at 2:24 am
    Permalink

    Son todos vagos que no quieren trabajar y se juntan en la plaza a fumar.

    Reply
  • May 24, 2011 at 6:37 am
    Permalink

    Aunque le pondría más de un matiz, de acuerdo con la mayor parte. Espléndido artículo.

    Reply
  • Pingback: Traicionen a sus maestros y libérense de la Matrix | Luis Figueroa CARPE DIEM

  • May 25, 2011 at 7:31 pm
    Permalink

    492 Likes!!! José Benegas sos un genio!!
    Y qué decir del artículo? Lo leí en Libertad y progreso y lo reenvié por mail a 7 personas automáticamente. Y te digo que hacía mil años que no reenviaba nada. Bárbaro!!

    Reply
  • May 26, 2011 at 5:45 pm
    Permalink

    Soberbio artículo. Muchos de éstos quieren el “derecho a un vivienda” que por supuesto les tenemos que sufragar los demás. Listos.

    Reply
  • May 27, 2011 at 9:12 pm
    Permalink

    leo y releo de arriba a abajo la constitucion y encuentro muchisimos derechos lo que no dice es que tengan que ser gratis

    saludos
    pit

    Reply

Leave a Reply