Abel Posse sobre las tomas de colegios: Se quiere arreglar las cosas declarativamente y no ejecutivamente. Su salida relacionada con divergencias en el Macrismo.

  
Download now or listen on posterous

Sound 7.mp3 (10146 KB)

Abel Posse, ex ministro de educación del Gobierno de la Ciudad, entrevistado por José Benegas en Esta Lengua es Mía por FM Identidad 92.1 (audio)

Refiriéndose a la toma de colegios en la Capital Federal señaló “yo ya lo vi y fue como una llamarada mi presencia, en donde trataron de incinerarme con acusaciones falsas pero que yo simplemente me acerqué a pedido de Macri con la idea de hacer algo para que no se repita eternamente este ruptura anárquica, esta presencia desoladora de una educación que va a menos… donde la optimización de la escuela parecería un problema secundario al lado de estos problemas politizados, donde hay además una especie de anarquismo juvenil de creer que se puede hablar de igual a igual con un profesor de 30 años de carrera, hay falta de tolerancia y de diálogo y cierto grado de insoportable insolencia que no pasa en ningún lado del mundo. Los jóvenes de 14 o 15 años hablan como si estuvieran en una carrera política demagógica.”.

Señaló que en su corto período como ministro, se encontró con “una caída total, con una politización cobarde y con una falta de intervención de la gente de la política que es más responsable… Yo ofrecí el gran debate que todos me reclamaban”.  Habló de recuperar el modelo sarmientino de educación que requiere un compromiso de los sectores políticos, y que ese programa que ofrecía “exigía un compromiso de la clase política y no hubo compromiso, e inmediatamente el mismo partido de Macri empezó a tener divergencias. Digamos que tenemos una clase política que quiere arreglar las cosas declarativamente pero jamás ejecutivamente. Eso es lo que yo encontré”.

Relacionó su salida con falta de voluntad, “entendieron esto como un problema de Macri, entraron las envidias políticas de la oposición, el rencor del gobierno nacional hacia la Ciudad Autónoma. Entonces esta fue la experiencia que yo tuve, de la cual no me desdigo en una sola palabra. Fui acusado, me dijeron que a fin de cuentas yo era un fascista porque quería que los estudiantes estudien, porque se cumplan más días que los mínimos que fija el estándar argentino que no se había cumplido” (minuto 6) 

Posted via email from Digo yo

Leave a Reply