El desafío de hacer justicia en la debacle

Un artículo de Horacio Spector,  decano de la facultad de Derecho y profesor de Análisis Económico del Derecho de la Universidad di Tella, uno de los principales expertos en la materia, publicado por Fordham journal of corporate & financial law, analiza los paradigmas con los cuales se ha intentado resolver desde el derecho la destrucción provocada por los colapsos financieros del estilo del sufrido por la Argentina en el 2001/2002.

Con un sistema de reserva fraccionaria que le llama depósito a un préstamo o trata como un préstamo a un depósito según se lo quiera ver, sustentado en la panacea de un prestamista de última instancia que despejará todos los riesgos pero que encima poco puede hacer cuando se ve impedido de licuar los quebrantos entre los tenedores de moneda “nacional” porque parte de los depósitos se encuentran en una divisa que no se puede emitir, el daño es grande, y a veces pareciera que los jueces se ven desafiados a reconstruir una casa después de un terremoto utilizando los escombros.

El artículo se lama irónicamente “Don´t cry for me Argentina. Economic crisis and the restructuring of financial property” recorre los cuatro paradigmas habituales con los que esta situación ha sido encarada por los tribunales: el paradigma de la emergencia (el más usado y que nosotros conocemos bien), el paradigma monetario, según el cual más allá de los contratos el gobierno es dueño y señor de la moneda para hacer con ella lo que quiera, el paradigma del valor que pone el acento en la conservación del poder adquisitivo más allá de la nominalidad de los convenios y el paradigma de la “justicia social” que introduce la cuestión del igualitarismo y ahuyenta a los inversores y emprendedores despreciando el problema de los derechos de propiedad.

Spector propone una quinta alternativa, el paradigma de la bancarrota o de la quiebra ante una corrida bancaria con una legislación que la contemple.

Una de las tantas cosas que recuerdo que se argumentaban en aquel verano negro era que no se podía hablar del problema de preservar el derecho de propiedad porque el objeto de la propiedad había desaparecido. Entre tantos argumentos curiosos siempre me parecía que ninguna de las soluciones terminaba de reconocerlo así y tratar la cuestión como una quiebra con todo lo que eso implica, donde en todo caso los acreedores puedan negociar un arreglo (el artículo contempla la posibilidad de emisión de moneda privada bancaria) o liquidar los bienes de la institución. Una legislación que admita la posibilidad de quiebra del sistema bancario en lugar de mentir con intangibilidades insostenibles, parece una idea para tener en cuenta, sobre todo antes de la próxima debacle.

2 thoughts on “El desafío de hacer justicia en la debacle

  • July 22, 2009 at 3:59 pm
    Permalink

    A riesgo de extrapolar donde no corresponde, estas frases de Olson citadas por Spector: …”members of small groups have disproportionate organizational power for collective action, and this disproportion diminishes but does not disappear over time in stable society…” Therefore, “oligopolies and other small groups have a greater likelihood of being able to organize for collective action, and can usually organize with less delay, than large groups…”
    explican la capacidad organizativa y de acción de las llamadas “organizaciones sociales” y la falta de ella en grupos dispersos como el nuestro?

    Reply
  • July 22, 2009 at 6:00 pm
    Permalink

    Un buen argumento es que con el tipo de soluciones que sugiere Spector los grupos de presion pierden peso. Ademas hay derechos de propiedad bien definidos y bajos costos de transaccion de modo que esa solucion deberia llevar a la eficiencia. Me recuerda ademas cuan ordenada y benficiosa a mediano plazo fue la reestructuracion privada del Galicia de Uruguay respecto del desastre de nuestras soluciones intervencionistas y rentistas !

    Reply

Leave a Reply