Pinguinos en fuga

La última carta del pinguinaje es convencer al votante de que van a borocotizar al PRO para favorecer a la Coalición Civica y debilitar al contrincante real. Lo peor es que la Coalción se sube a ese carrito de la salvación pingüina (basado en su propia capacidad de corromper), de un modo en que el único pacto que parece haber es entre la fuerza dirigida por Carrió y el gobierno.  Pacto implícito, pero pacto al fin.

Imperdible la recopilación de mentiras de éste video que me mandó Ricardo.

11 thoughts on “Pinguinos en fuga

  • June 21, 2009 at 2:11 pm
    Permalink

    puag, estoy por vomitar los ravioles, quien me manda a ver esto ahora. ja

    Reply
  • June 21, 2009 at 2:49 pm
    Permalink

    Si uno lo viera en una película de Hollywood lo descartaría por poco realista, por caricaturizar exageradamente al personaje del “malo”.

    Pero es la realidad. Y así y todo, en un país como el nuestro, pueden mantenerse 6 años en el poder y tener posibilidades de seguir haciéndolo.

    Reply
  • June 21, 2009 at 2:52 pm
    Permalink

    y pensar que en el futuro,muchos harán de esta historia de corruptela peronista,best seller mundiales…

    Reply
  • June 21, 2009 at 2:53 pm
    Permalink

    Lo de la Coalición es deplorable. Están apelando a los mismos métodos de enchastre que utiliza el kirchnerismo.

    Reply
  • June 21, 2009 at 2:53 pm
    Permalink

    me comí una “S” en seller,pero en fin ,vale para justificar mi nick…

    Reply
  • June 21, 2009 at 8:09 pm
    Permalink

    Los radicales estan enceguecidos con sus rencores del pasado y todas las zancadillas que les hizo el peronismo cuando estuvieron en el poder.

    Pero eso les esta impidiendo ver con claridad cual es el verdadero enemigo.

    Reply
  • June 21, 2009 at 8:21 pm
    Permalink

    Si los radicales hubieran tenido gobiernos exitosos, el peronismo hoy estaría eclipsado.

    Alfonsín hablaba de la “ética de la solidaridad” una práctica de expoliar a quienes producían con impuestos para comprar votos de los pobres, parecido a la “Redistribución Kirchnerista”.

    Y no olvidemos que los radicales copiaron la demagogia peronista con las cajas de PAN , programa de compra de votos que manejaba uno de los hermanos de Alfonsín (!que parecido con la hermana de Kirchner! ¿no?)

    Y no me hagan acordar del “ahorro forzoso” Alfonsinista que devolvió el 3% de lo robado con ese impuesto.

    Por eso, señores radicales: su pasado los condena.

    Reply
  • June 21, 2009 at 8:34 pm
    Permalink

    Por eso; señora Carrió:

    ¿Cuales son sus ideas para no llevarnos aun nuevo fracaso?.

    Con denunciar al peronismo corrupto y antirrepublicano………….no alcanza.

    Reply
  • June 22, 2009 at 4:36 pm
    Permalink

    Pablito: Creo que, para ser veraces con la historia, debièramos decir que si los conservadores no hubieran hecho los desastrosos gobiernos que hicieron a partir del golpe de 1930, el peronismo no hubiera existido.

    Lo demàs tambièn es cierto, como lo es el fracaso de la revoluciòn libertadora y del gobierno de Frondizi.

    Pero en el origen està el veradero pecado, en esos años que Villafañe titulò en su libro como La dècada infame. En esos mismos años donde se crearon todas las leyes intervencionistas de las que se aprovechò Peròn para su primer gobierno.

    Los problemas del presente tiene raìces muy viejas.

    Reply
  • June 22, 2009 at 5:47 pm
    Permalink

    Una vez dijo M.A. Broda que la Argentina es un cementerio de oportunidades perdidas.

    Varios tuvieron la oportunidad y el poder para cambiar este estado de cosas, y no lo hicieron, peor aún, “profundizaron el modelo” estatista al punto de crear una red de intereses corporativos y parasitarios, díficiles de revertir en forma pacífica.

    Reply
  • June 22, 2009 at 6:02 pm
    Permalink

    El triunfo de Alfonsín del ´83 marcó un hito histórico: rompió el maleficio peronista basado en su proclamada invencibilidad en las urnas.

    Por eso, sobre el gobierno de Alfonsín se crearon muchas expectativas que lamentablemente se encargó de frustrar.

    El ala izquierda de su partido tuvo una deplorable influencia, aunque él mismo compartía algunas ideas intervencionistas, no olvidemos algunas de sus expresiones antimercado como “el fundamentalismo del mercado”.

    Otra memorable, que pronunció años después de su caida en medio de una hoguera inflacionaria:

    “Un poquito de inflación, no viene mal”.

    Reply

Leave a Reply