El argumento de la señora respecto a la proscripción que significan las candidaturas falsas figurará entre sus dichos más absurdos y eso que la competencia es difícil ¿Cómo se puede proscribir a un candidato que no quiere ser candidato? Ridículo, tan ridículo como el argumento de la Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires que ha encontrado que tales candidaturas son “legales” porque ninguna norma provincial o nacional, o las respectivas constituciones, ni siquiera tratados internacionales prohíben este tipo de postulación. Atención, porque tampoco ninguna norma, tratado o constitución prohíbe que el ratón Mickey sea candidato y seguro que sería mejor que cualquiera de éstos.

El problema no es que haya una ley en particular que lo diga. Sorprende la ignorancia de tal afirmación. La cuestión se encuentra en la falsedad de la voluntad expresada al presentar la candidatura. Si la ley exige aceptar la candidatura ahí está el texto expreso que estos limitados jueces necesitan.

Peor que eso es que la función esencial de un magistrado es el cuidado de la supremacía constitucional. Una constitución que es Republicana, “representativa” y federal. Las elecciones tienen por fin elegir representantes y el principio quedaría vulnerado por el hecho de que los postulantes no sean verdaderos postulantes (ese es el motivo por el cual se exige la aceptación de una candidatura, dicho para los aplicadores automáticos de textos que no merecen ser llamados jueces), argumento que utilicé en la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires en el evento de Hacer.org y que, no se si porque alguien lo haya oído o por coincidencia, es el principal planteo de la impugnación de Gil Lavedra.

La Junta Electoral bonaerense sin embargo dice algo que choca en principio con lo que argumenta el juez Blanco para convalidar la misma payasada. Reconoce que se trata de una conducta disvaliosa para el sistema institucional y anti ética la candidatura falsa, aún cuando estima  que eso no pasa de ser un problema moral. Opuesto al sentimiento testimonial de “proscripción” de la señora. Abre la puerta para informarle al doctor Blanco que si está probada la intencionalidad de llenar las boletas de candidatos truchos.

La Cámara Nacional Electoral tal vez resuelva de manera muy veloz sobre la apelación al fallo de Blanco. Ojo que el gobierno no se lleve una sorpresa.

Categories:

Tags:

7 Responses

  1. Esto pasa de dar vergüenza a dar asco. Mucha ley, muchas leyes, tratados internacionales y blablá pero lo que se necesita es un mínimo de sentido común.

    No se puede permitir que un forro sea candidato para un puesto que ya dijo públicamente que no va a asumir. Esto se llama “estar al pedo” y hacen un daño terrible.

    Por otra parte, ¿Qué c@r@j* debe saber Cristinita de la proscripción? Que la vieja le habrá prohibido salir con flacos que no tengan guita. Esa fue la única proscripción que tuvo en su vida.

  2. Avanzando aún mas con estos criterios absurdos las boletas podrian contener casilleros vacíos de identificación de candidatos pero con una leyenda: “Representante a designar” con lo cual el votante no está eligiendo representantes sino cantidad de bancas a ocupar por el partido votado o sea un voto con candidatos innominados, un disparate inconciliable con el concepto de representación.

  3. Yo también considero que sean inconstitucionales, no solo porque no vayan a asumir, sino porque viola la división de poderes al dejar en claro que quien asuma estará supeditado a los caprichos del Ejecutivo.

    Igualmente, lo que más me sorprende es que haya que cuidar a la gente de sí misma, ¿cómo puede ser que un candidato que no asumirá esté primero en las encuestas? ¿Será un problema sólo judicial entonces?

    Por último, me causa gracia la contradicción entre defender las testimoniales porque lo que la gente apoyará será un “modelo”, pero igual necesitar de apellidos populares para que lo voten.

  4. Tal vez haya una reacción popular después de las elecciones,cuando la gente vea de que se trata este zafarrancho nuevo de las candidaturas testimoniales.

    Escucho conversaciones de la gente en la vía pública y concluyo que no hay noción de la gente acerca de la gravedad del asunto. Veo que la gente cree que “Testimonial” significa poner gente no idónea para el oficio, como estrellas de tv y otros ídolos populares, cuando en realidad se trata de hacer elegir a esas personas, pero poner en los escaños a otras.

    El pueblo argentino es manso, demasiado tolerante, porque en realidad todo el pueblo tiene el culo sucio como los políticos, pero este abuso de confianza no creo que sea aceptable. Es cuestión de tiempo y de que la gente sepa en que consiste el asunto.

  5. Es verdad lo que decís acerca de “la gente” y su falta de consciencia de la gravedad de las cosas. A cada episodio nefasto (porque ya venimos transitando un largo camino) esperaba una respuesta adecuada a la magnitud del mismo, y esta nunca llegó.
    No se si a esta altura es posible generar consciencia o aunque más no sea que “la gente” diferencia básicamente entre lo que está bien o mal.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: