Encuesta de La Nación

Posted via email from Digo yo

Categories:

Tags:

9 Responses

  1. Algunos de los trucos a los que puede apelar el régimen para robarse la elección.

    (Tomado del artículo de La Nación de hoy “El fantasma del fraude….”)

    • Voto cadena: el puntero se hace de un sobre ya firmado por el presidente de mesa. Lo llena con una boleta de su candidato y se lo entrega al primer votante o eslabón de la cadena, que debe meterlo en la urna y entregarle a cambio el sobre vacío que recibió en la mesa cuando presentó su documento, con lo que posibilita otro eslabón de la cadena. El director nacional electoral, Alejandro Tullio, lo definió casi como un “mito urbano”, ya que consideró que es imposible comprometer a tanta gente”. En 2007 se denunció en Lomas de Zamora, Tucumán y Santa Fe.

    • El “acarreo” : consiste en llevar a votar a los afiliados o a aquellos que responden a un puntero, por lo general en remises y autos municipales. El riesgo obvio de esta práctica es que el acarreado puede votar a quien sea en el cuarto oscuro. “Nos pasó con Lalín en Racing”, recordó un puntero a LA NACION sobre el empresario Daniel Lalín, cuando intentó volver a la presidencia del club.

    • Robo de boletas: antes o durante los comicios, cualquiera que ingrese en el cuarto oscuro se lleva las boletas del partido que quiere perjudicar. Si el robo es continuo, tarde o temprano el partido se quedará sin boletas para reponer el robo. En 2007, el vocero del candidato Roberto Lavagna, Alejandro Rodríguez, denunció “un faltante sistemático de boletas”, planteo que compartió ARI.

    • Manipulación de autoridades : el presidente es la única autoridad de cada mesa, por lo que se pretende que sean independientes. Durante años, sin embargo, el PJ y la UCR se repartieron las designaciones, colocando a sus afiliados. La práctica continúa en el conurbano, como denunció en 2007 la combativa arquitecta de José C. Paz, Patricia Lazzeretti. Se logra con la manipulación de los telegramas que notifican la designación de autoridad de mesa, hasta la colocación de gente propia en el primer lugar para que, ante la ausencia del presidente designado, asuma en su reemplazo.

    • Votos “truchos”: con la connivencia del presidente de mesa y la ausencia del fiscal opositor, sobre la hora de cierre se registra como que votaron empadronados que no se presentaron y se colocan las boletas en la urna. Sean 20 o más votos, todos para el partido propio.

    • Electores “mellizos”: con documentos de identidad falsos, pero obtenidos al amparo de alguna protección oficial, el infractor vota en nombre de un empadronado real que, si se presenta a votar, será rechazado y, como máximo, podrá radicar una denuncia penal.

    • Trueque de boletas: también conocido como “dar vuelta la urna”, consiste en aprovechar la falta de fiscales de la oposición en algunas mesas -o incluso escuelas completas- para reemplazar las boletas que se extraen de los sobres durante el recuento con las del candidato propio o, como máximo, dejarlos vacío.

  2. Si esperamos que sean buenos por que sino nos enojamos y nos pondremos a llorar, creo que no va….
    Las ovejas de los distintos partidos políticos se los tendría que acusar de cómplices.

    Saludos cordiales

  3. Desde lejos (Israel) me alivia saber que la gran mayoría de los argentinos no quiere al clan kakista. Es un paso adelante, aunque falta mucho por andar.
    Espero que se terminen los gobiernos peronistas de una buena vez por el bien del país.
    Fraude va a haber seguro. Pero espero que ni así puedan evitar una contundente derrota.

  4. Qué gente descreída.

    ¿En qué cabeza cabe que estos prohombres de la democracia y la República se les ocurriera, por caso, cometer alguna irregularidad que traicione la voluntad popular?

    Así no vamos a arrancar nunca hacia el socialismo nacional que nos han prometido.

    ¡El progresismo pobrerista es mayoría en este país!

  5. De estos muchachones se puede esperar cualquier cosa, total, para desmentir ya lo tienen al Anibal.

  6. Las posibilidades de fraude pueden ser muchas. El público reclama voto electrónico pero esto tampoco garantiza transparencia en los resultados. En Estados Unidos se ha aplicado con resultados decepcionantes y en Europa no se aplica en ningún país, tampoco lo usa Japón.
    Otro problema que nadie ha pensado es cómo contar los votos en un sistema de tachas como se propone.

  7. Hay que dar la máxima difusión posible a las vías que tienen los ciudadanos votantes para dejar testimonio fehaciente de denuncias o irregularidades que observen en el comicio. No hay que dejar pasar ni silenciar nada.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: