Francisco de Narvaez hizo profesión de fe kirchnerita al anunciar que escucha ofertas para el 2011. No ofertas de una determinada línea política, sino ofertas de efectivo para la provincia. De Narvaez, podemos concluir, no es kirchnerista sólo porque no es gobernador.

El estándar del pase de gorra a cambio de bajarse los pantalones se ha convertido con el candidato del PRO-pochismo en parámetro moral del cual sentirse orgulloso. Y la vara es el tamaño de la cuenta fiscal. Podríamos decir que la corrupción se ha colectivizado y con la colectivización, para algunos cerebritos simples, es sinónimo de justificación.

Su proyecto para Buenos Aires, sigo sacando conclusiones de sus dichos, es conseguir plata de la nación para hacer populismo con un estado más grande y mejor financiado. Pobre, tuvo toda una década para hacer eso y perdió el tiempo alejado del poder.

Categories:

Tags:

One response

  1. de Narváez es una variante más del peronismo.
    Peleará por causas grandes, como lograr que el impuesto al cheque sea coparticipable. Algo así como administrar la pobreza con un poco más de equidad. Je-je… nos esperan tiempos menos piores.
    ¿Cuándo se le asignará valor de peso al voto en blanco?

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: