Paren el mundo, me quiero bajar

  • La CIA hace un informe económico que señala los problemas que entre otros puede tener la Argentina como consecuencia de la crisis económica mundial.
  • Los economistas de la CIA no fueron formados mejor que la gran mayoría, que nunca vieron ningún problema en la inflación del crédito norteamericano y ahora no ven ningún problema en que para solucionarlo se recurra a una hiperinflación del crédito norteamericano. Hoy uno los oye hablar y pareciera que tuvieran un dominio bárbaro de la situación, pero unos meses atrás no estaban enterados de que hubiera ningún problema.
  • El informe era para el presidente Obama, pero la agencia norteamericana ¿con ingenuidad? lo da a conocer a la prensa. Hablaba de los países sumidos en el chorro-socialismo y presagiaba problemas.
  • El gobierno argentino, molesto, no perdió un minuto en responder con otro informe económico. Nada de eso, los norteamericanos le habían dado la oportunidad de hacer una manifestación contra la CIA, algo que entre afano y afano templa el carácter. Entonces llamaron al brillante embajador que nos mandaron del norte, el pariente de John Wayne. Previa conferencia de prensa para que todos entiendan que estamos poniendo a la república peronista de Estados Unidos en su lugar.
  • El embajador no se muere de risa, sino que accede y hasta hace declaraciones diciendo cosas distintas que las que decía la CIA. Llevarse bien con los K es decir lo que quieren oír y el embajador está para complacerlos.
  • Entonces es el Pentágono (si, el Pentágono) el que sale a respaldar a la CIA y a dejar como un verdadero ¿qué? al representante local gobierno del compañero Obama

En otro orden de cosas, mientras se elaboran informes y un nabo se pelea con otro por decir buenas o malas noticias, en todos lados coinciden en que la mejor manera de solucionar el problema de haber dado préstamos no justificados económicamente (sub-prime, eufemismo para sub-económico), es dar muchos más préstamos no justificados económicamente, porque el problema ha sido que a los bancos les pasó que no pudieron seguir prestando por eso y no el quebranto en si.

Los británicos hacen la cuenta. Ya llevan inyectados 2.100.000.000.000 de dólares en los bancos que todos dicen que son los malos de la película para asegurar que los “activos tóxicos” sigan siendo considerados activos, digamos, y por lo tanto sigan siendo tóxicos.

Si les parece que es un poco exagerado presentarlo así, permítanme citar al protagonista: “Queremos recuperar la confianza y la certidumbre para que los bancos puedan mantener y ampliar sus préstamos”. Esto lo dijo el titular de Finanzas del Reino Unido Alistair Darling.

Más préstamos sub-económicos. Eso si, hay que cuidar que los banqueros no se hagan ricos, con lo cual han descubierto que el verdadero problema era éste y no los créditos sub-prime.

¿El mundo se ha vuelto totalmente pelotudo o me parece a mi?

 

Miércoles 4 de marzo a las 22hs

Contradicción e incoherencia. Las ideas liberales bajo  reglas colectivistas
por José Benegas.

Conferencia interactiva exclusiva para socios de NMP+Network

12 thoughts on “Paren el mundo, me quiero bajar

  • February 27, 2009 at 9:00 am
    Permalink

    Muy bien explicado José. Ultimamante la mayoría de los articulos en diarios empiezan a dar vueltas para terminar siempre en lo mismo: “es necesario que el ESTADO capitalice a los bancos para recuperar el credito”. Lo que mas bronca me da es que estos ingenieros sociales piensan que estan “salvando al capitalismo” de sus supuetas contradicciones. Es como vos decis Jose..a nadie parece resultarle raro que el remedio contra la sobrevaloración (y posterior desvalorizacion) causada por la expansion crediticia se resuelva con más expansión del credito bancario? Si el sistema de precios está dando una señal inequivoca sobre el verdadero valor de los activos toxicos para que seguir inflandolos con mas inyeccion de dinero gubernamental?

    Siempre me viene la mente la siguiente frase de H.Spencer escrita en 1884:

    . “Cuanto más se extiende la acción gubernativa, tanto más cunde entre los individuos la creencia de que todo debe hacerse para ellos y nada por ellos.
    La falta de éxito no destruye la fe en los medios empleados, antes bien sugiere la idea de ampliar su aplicación o sustituirlos por otros más restrictivos”. (“La Esclavitud del Porvenir” en Herbert Spencer, El Hombre contra el Estado, Editorial y Librería Goncourt, 1980 [1884], pp. 27-54).

    Reply
  • February 27, 2009 at 9:22 am
    Permalink

    Si hay una función esencial del banquero en una sociedad sensata es el olfato para la correcta evaluación del riesgo crediticio, aptitud en la que le va su propio prestigio y supervivencia.

    Los gobiernos manipuladores de la moneda y el credito con fines políticos, se han encargado prolijamente de relevarlos de esa responsabilidad a cambio de su complicidad en las fiestitas del despilfarro y las ficciones temporarias de bienestar que ayudan a ganar elecciones.

    Reply
  • February 27, 2009 at 10:39 am
    Permalink

    En cualquier momento pueden venir a aprender al Banco Provincia de BA como hacer prestamos con criterios populistas sin hacer números y otros tips muy útiles en estos tiempos.

    Reply
  • February 27, 2009 at 2:46 pm
    Permalink

    Basta con ver quiénes “dirigen” el mundo hoy para comprobar que realmente se ha vuelto muy pelotudo.

    En un mundo normal no existirían los Kirchner, Chávez, Obamas, Berlusconis, Zapateros, etc…

    Reply
  • February 27, 2009 at 5:25 pm
    Permalink

    creo q muchos nos debemos sentir como von Hayek en algun momento, “en el principio muchos eran liberales”…., ahora solo quedamos nosotros, mañana???? bue…al menos somos algunos, y no estamos solos, 🙁

    Reply
  • February 27, 2009 at 7:47 pm
    Permalink

    El mundo se ha vuelto muuuuuuyyyyyyy pelotudo…y eso incluye no solo a la dirigencia politica sino a casi toda la magna de descerebrados corderitos lobotomizados que caminan diariamente sobre la superficie del planeta….

    Otra pruebba mas de lo grave que puede ser darle respuestas religiosas a problemas terrenales. Toda la opinocracia, la correcciòn politica, los “intelectuales”, empresarios, sindicalistas, artistas y peor aùn VOTANTES (que increiblemnte pagan la cuenta de los desaguisados ajenos voluntariamente) se ha vuelto aboslutametne innmune a los hechos, a la logica y al sentido comùn…Resulta que estamos frente al reviente d euna burubja crediticia ya que se prestaron miles de millones para adquirir activos que ahora se demuestra que no valen ni la mitad de lo que se pagaron….y como pretenden solucionarlo???? con màs creditos para sostener la ficciòn, o peor aún con mayor emisiòn para que la moneda se desvalorice lo suficiente para que con US$ 500.000 solo puedas comprarte una TV….TEngan en cuenta que todos somos millonarios en australes y recontra multimillonarios en pesos ley…..EL dolar (y con el todo el sistema monetario mundial) parece destinado a seguir el mismo camino

    Reply
  • February 27, 2009 at 9:16 pm
    Permalink

    Es el efecto de las pelotudeces acumuladas.

    Reply
  • February 27, 2009 at 11:04 pm
    Permalink

    varias veces por estos dias, me dio ganas de ser Bruce Banner….X-D

    Reply
  • February 28, 2009 at 1:49 pm
    Permalink

    Con estas turbulencias económicas he vuelto a leer un librito que Hayek publicó en 1976, que se llama “La Desnacionalización del Dinero”. En ese libro propone la emisión de monedas privadas por bancos comerciales sólidos.
    Enumera muchas acciones que los banqueros emisores deberían adoptar para la buena administración de sus monedas.
    Hayek no propone en este libro el patrón oro, ni ningún otro patrón como por ejemplo una canasta de materias primas, (sin embargo habla bastante del asunto). Hayek propone otro método más efectivo, la libre competencia entre monedas, la abolición de cualquier legislación que obligue a usar una moneda en detrimento de otra y a abolir el rescate de los bancos privados por parte de los gobiernos y agencias de seguro. Todo esto forzaría a los banqueros a ser prudentes en extremo, pues cualquier emisión en exceso se les vendría en contra desvalorizando sus activos, que están valudos en su propia moneda emitida.

    De acuerdo con Hayek, ahora estoy más covencido que nunca acerca de que los bancos centrales actuales deberían respaldar solamente el valor de los billetes emitidos por ellos, pero no el dinero bancario creado por los bancos comerciales. Esta clase de dinero (el bancario) creado por los bancos comerciales, cuando dan créditos en tarjeta de crédito, préstamos personales, prendarios o hipotecarios, que no están basados en el ahorro genuino, sino creado de la nada, es el que no deben respaldar los bancos centrales, sino los propios bancos comerciales con su patrimonio.
    No es una solución agradable, pero es preferible para evitar todos los vicios que producen cuando un banco comercial queda en situación de iliquidez o bancarrota, la de convertir en accionistas a los depositantes del banco. Si eso fuere así, el banco podría seguir funcionando con una baja o nula rentabilidad, pero le daría el tiempo suficiente para tomar medidas de reestructuración que aumenten su rentabilidad en el futuro.
    La aplicación de las leyes de quiebra no es una catástrofe como se cree. Los accionistas de un banco quedarán arruinados con la ejecución de la ley de quiebras, pero los depositantes y ahorristas del banco quebrado pueden recuper un significativo porcentaje de sus acreencias con la aplicación de la ley. En los Estados Unidos, grandes empresas que quebraron, pero siguieron funcionando después de convertir en accionistas a los acreedore, recuperaron hasta el 93% de sus acreencias.

    Reply
  • March 2, 2009 at 12:26 pm
    Permalink

    Pelotudo no es una palabra que describa totalmente, creo que hay que crear un neologismo para lo que ocurre

    Reply

Leave a Reply