Una nota de La Nación enumera algunos aparatejos tecnológicos nuevos de próxima aparición y hace el siguiente comentario:

Durante décadas, estos objetos eran sólo juguetes para los ricos. ¿Quién hubiera pensado que en la actualidad habría suficientes para que una de cada dos personas posea uno?”

¿Quién? Cualquiera que hubiera leído algo de economía austríaca en lugar de sumarse a la corriente nacional de resentimiento. Y si el estado no monopolizara la educación “cualquiera” entendería por qué ocurre esto. Toda novedad que requiere alta inversión es primero probada por aquellos que tienen los recursos para pagar un alto precio, a eso le sigue la organización de la producción y la utilización de esa “mala palabra” llamada “capital” (¿materialismo? ¿pecado?) aplicada a bajar los costos de producción y hacerla masiva para los productos que han tenido aceptación. Es lo mismo que ha ocurrido con cualquier invento moderno, desde el automóvil, al microondas, al televisor, a la calefacción, al teléfono común y corriente.

En el imperio del resentimiento en cambio, Cuba por ejemplo, todavía hay que ser muy rico para tener un teléfono celular aún cuando acaban de ser autorizados por un gobierno que pretende vigilar a toda la población. Es que allá se aplican a estos artefactos las mismas reglas que acá se aplican para educar a la gente.

Categories:

Tags:

5 Responses

  1. Efectivamente, la comunidad progre-dirigista- colectivista sigue “creyendo” que el progreso y la prosperidad son inevitables ya que obedecen a “fuerzas ciegas” que actuarán de todas maneras.

    El problema es cuando tienen que explicar casos como Cuba, entonces se aferran a los “avances médicos de la isla” a la mortalidad infantil. (¿Estadísticas tipo INDEC?)

    Quien puede creer a un régimen que sistematiza la mentira?.

    Y si fuera cierto: ¿Como explican los balseros?.

  2. El progrezurdaje es ciego.
    Todavìa no vieron caer todo el imperio marxista.

    La momia barbuda cubana, es yà como el Cid Campeador, estaqueado a su corcel yà muerto, para asustar a sus enemigos.

    Esta especie, sigue sosteniendo (en sus huecas cabezas), la posibilidad de lo imposible.

    Lo curioso siempre, es que su pelotudez no le llega a los bolsillos propios en cuanto a apuntar còmo hacer guita, y mucha.
    Ahì se les cae instantàneamente la ideologìa.

    Es decir, son unos disociados mentales ò unos reverendos hijos de puta ò ambas cosas.

    Pretender que acepten las leyes de la escuela austrìaca de economìa, es pedir lo imposible.

    No se han dado cuenta que las leyes estaban establecidas antes que Marx.
    Y que todo lo que sea pretender igualar a los seres humanos y guiarlos desde un pedestal de iluminaciòn, và contranatura y a la corta ò a la larga cae.

    Si se parte de la entelequia de que hay pobres por culpa de los ricos, se terminò la conversaciòn para mì.
    Si se parte de que el libre mercado es un monstruo a domar, tambièn.
    No hay posibilidad de -como dice Armando Ribas- hablar con alguien que tiene una concepciòn del mundo equivocada.

    No se trata entonces de “ideologìas” sino de limitacion mental.

    Eso son simplemente.

  3. Diste en el clavo Juanjo con “disociados mentales”.

    La disociación mental es, durante los primeros años de vida, una estrategia para sobrevivir a la arbitrariedad de los adultos.

    El mito del estado no es causa sino efecto de la disociación mental, por eso es refractario a los mejores argumentos racionales.

  4. Yo no entiendo por qué a estos sujetos les siguen diciendo ” progres “.
    No me banco la ideología de los progres, pero estos no son progres; esots son unos flores de turros que roban todo lo que pueden y limitan las libertades y el disenso con el dinero de todos nosotros y se ponen una mascara progre para engrupir ( que palabra vieja pero bien descriptica ) a los progres light o que se quedarn en los 60/70. Pero estos de progre no tienen nada. Estos son unos reventados y me parece que no es bueno confundirlos.
    Para mí estos son pobres para la gilada, con el discurso ese que revive los nefastos años 70 y los progres que viveron esa etapa de su vida rememoran esos años y se emocionan y se creen que eran unos luchadores de la libertad cuando en realidad eran unos giles ( como ahora ) manejados por unos vivos ( como ahora ) que la pasaban bárbaro y los mandaban a la muerte en la idea del hombre nuevo.
    Si están tan bien en Cuba, insisto por que no se van los que quieren mejores horizontes a la Isla.
    Rescato al pueblo que tiene dignidad y se banca muchas cosas, pero la gente quiere otra cosa. Por ejemplo algo tan básico como papel o jabón.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: