Es dificil de explicar por qué las drogas que alteran la conciencia, pueden producir estados alterados que reduzcan los frenos inhibitorios de las personas, cambian la personalidad, evitan percibir siertas situaciones a la vez que potencian otras, son buenas cuando son suministradas por personas autorizadas por el estado, y son malas cuando el individuo las elige con algún fin que persigue.

Categories:

Tags:

26 Responses

  1. Justo el otro día escribí sobre lo mismo. Quizá lo que no se tolere es un comportamiento distinto a los parámetros de normalidad. Entonces las drogas son “buenas” cuando hacen que la persona actúe de acuerdo a esos parámetros, y “malas” cuando generan conductas que “socialmente” no se consideran adecuadas.

  2. El Estado debe prohibir todas las drogas y controlar todo lo que esté a su alcance.
    Así seremos todos felices y nuestro papi Estado nos defiende de todo.

  3. La nueva psiquiatría que abreva en el DSM necesita etiquetar a cada uno de nosotros para que muramos diagnósticados y de ser posible, medicados.
    No hay que ser muy despierto para darse cuenta del tremendo negocio que se esconde tras esto.
    la psiquiatría es la única especialidad en la que los médicos mejoran con la edad.
    Pensá en un cirujano a los 50 y en un psiquiatra de la misma edad.
    ¿Con cúal te quedás?

  4. Para mi el asunto esta limitado a las externalidades que producen las personas bajo los efectos de las drogas.

    Ahí es donde puede aparecer el limite de las libertades individuales, en la invasión de los límites ajenos.

  5. ¿Y la externalidades que provoca el amor (con permiso de José)?

    ¿Y las externalidades que provocan las personas por NO consumir ciertas drogas psicoactivas?
    Ejemplos:
    *Cirujano con sindrome de abstinencia a pioides o al alcohol.
    *Camionero somnoliento sin estimulantes.
    *Suicida en potencia sin ansiolíticos.

    A ver Pablito: un tipo se fuma un porro, un policía lo detiene por tal motivo… ¿quién invade las libertades individuales de quién?

  6. Con ese criterio porqué no prohibir, además de “las drogas”, los disgustos de toda índole, e imponer un mínimo de 8 horas de sueño.

  7. Drogarse también es un acto; el individuo bajo efectos de una droga psicoactiva es responsable de haberse drogado.

    Administrarse LSD antes de pilotear un avión de pasajeros es un acto moralmente reprochable, por no decir un homicidio doloso, al igual que arrojarse del avión con paracaídas cuando se es responsable de su aterrizaje.

    ¿Hay que prohibir los aviones, los pilotos, los paracaídas, el LSD? Todo es posible, si lo que se busca es calmar la ira del populacho y la ansiedad de los funcionarios públicos.

  8. M&M, en ningún momento yo hable de “prevención” o prohibiciones preventivas para evitar externalidades.

    Simplemente me refiero a responsabilidades o, “hacerse cargo de las consecuencias.

  9. De acuerdo, pero hablabas de “la invasión de los límites ajenos” como efecto farmacológico: “Para mi el asunto esta limitado a las externalidades que producen las personas bajo los efectos de las drogas”.

    Si un ladrón se toma unos tragos para darse ánimo y calmar los nervios antes de asaltar una tienda… ¿ese robo calificaría como externalidad asociada al alcohol?

  10. En definitiva, las drogas voluntariamente consumidas no alteran el grado de responsabilidad del actor.

    Los ideólogos -por así llamarlos- de la “guerra contra las drogas” piensan distinto: atribuyen cualidades y aptitudes de caracter moral a las sustancias inertes que llaman drogas, y así legitiman la prohibición.

    Premisas falsas, conclusiones ídem. El que acepta las premisas, que se banque las conclusiones.

  11. Grecia: ¿es un exceso el control de horas de sueño?; ¿es un exceso prohibir a los epilépticos manejar?; ¿es un exceso tomar por la fuerza muestras de sangre a las mujeres embarazadas (para prevenir la fetopatía alcohólica)?

    Es un exceso de candor pensar que el estado puede controlar absolutamente todos los factores de riesgo (ni siquiera puede mantener en buenas condiciones las rutas a su cargo, manantial de accidentes cotidianos).

    Los que manejan borrachos asumen hoy un alto riesgo porque saben que el costo de su irresponsabilidad será, eventualmente, bajo: ¿cuántos lo harían si estuvieran obligados a compensar con años de trabajo a los perjudicados, o si luego enfrentaran dificultades para asegurar un coche, e incluso para adquirirlo, en todas partes?

    Al estado, como buen monopolio, poco le importa la solución de los problemas

  12. Lo que quisimos decir con que “las drogas voluntariamente consumidas no alteran el grado de responsabilidad del actor” es que uno es tan responsable de las consecuencias de manejar borracho como de las consecuencias de manejar con los ojos vendados, en tanto ha decidido emborracharse o vendarse los ojos y manejar simultaneamente.

    No se juzga el acto de emborracharse, sino el riesgo para terceros deliberadamente asumido por quien maneja borracho, o con los ojos vendados, o extremadamente somnoliento, etc.

    Las drogas, como todas las herramientas, pueden ser utilizadas en forma irresponsable, pero ninguna droga provoca irresponsabilidad como efecto secundario.

  13. De acuerdo , entonces tomar alcohol conducir y causar un daño debe castigarse adicionalmente con la figura penal del dolo eventual.

  14. Porque deduzco que si tengo libre acceso a comprar determinado tipo de drogas, debería tener libre acceso a los psicotrópicos en general ¿es así?. Entonces la famosa receta archivada no sería necesaria.

    • Así es Grecia, algo que habría que ver si la izquierda supuesta defensora de la libertad de las drogas lo admite. La receta ni archivada ni no archivada, no debería existir. Pero la pregunta de si está bien, necesita que se aclare para qué. El origen de la receta no es una “autorización” para consumir ciertas drogas, sino la fórmula que el experto le hacía al paciente, como la fórmula de los calamaretis en su tinta. Está todo trastocado por la autoridad.

  15. “De acuerdo, entonces tomar alcohol, conducir y causar un daño debe castigarse adicionalmente con la figura penal del dolo eventual”

    Así es Pablito, igual que vendarse los ojos, conducir y causar un daño.

    La responsabilidad empieza en el momento en que se elige usar una determinada droga en unas determinadas circunstancias. El efecto farmacológico es algo ya contemplado y asumido por el usuario; en el caso del borracho al volante, su coordinación y reflejos pueden verse comprometidos por efecto del alcohol, pero no su responsabilidad (no disminuye ni aumenta), pues ha decidido embriagarse y manejar.

  16. Grecia, ¿te preguntaste alguna vez para qué sirve la receta archivada? Si es para limitar el uso de ciertas drogas, o para evitar su abuso, es dificil imaginar una imposición más disparatada: cualquiera puede obtener la cantidad de psicofármacos que desee y consumirlos como le dá la gana; basta conseguir unas cuantas recetas, firmadas y selladas por distintos médicos, o directamente acudir a una de las miles de farmacias que, por unos pesos más, te dan lo que pidas.

Leave a Reply to Mariana y Marcelo Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: