El Estado al desnudo

Muchos podrían avivarse con esto, pero otros eligirán seguir creyendo a pesar de haber visto que el secreto para terminar con la pobreza es fortalecer al repartidor. La política del flamante policía fiscal Ricardo Etchegaray, en un año en que Kirchner necesita plata para comprar o mantener el alquiler de sus generales y tropa, se dirigirá contra el “mercado ilegal” de La Salada. Un centro comercial informal, que evade las normas proteccionistas y evita los impuestos para poder sobrevivir alejandose de la depredación estatal. La misma que se supone establecida para terminar con la pobreza.

La política estatista queda al desnudo cuando se ve que mientras se llenan la boca hablando del problema de la pobreza, cuando tienen que optar entre esquilmar a la gente pobre o renunciar a aumentar la recaudación, siempre eligen lo primero. Esto es y ha sido siempre así.

Una política liberal, eso que llamarían “capitalismo salvaje” estos delincuentes que se apoderan de la ley y le llaman a su latrocinio “ideología”, no regalaría nada a los más pobres porque está visto que no lo necesitan. En cambio los dejaría trabajar, jamás fijaría impuestos o regulaciones que el último de los habitantes no pueda cumplir con comodidad.

Los seres humanos producen, el mercado suministra suficiente información gratuita de qué hacer para obtener beneficios si se la deja circular. El estado benefactor es un asaltante voraz y nada más que eso.

En un sentido liberal el mercado en cuestión no tiene nada de ilegal. La ley, decía Bastiat es la organización colectiva del derecho de legítima defensa, no la mera orden emanada de los órganos políticos. Esos comerciantes no le están quitando nada al gobierno, sino que es el gobierno el que les quiere quitar a ellos el fruto de su esfuerzo. Es el gobierno el que es ilegal.

Es además la demostración de que toda la gente podría incorporarse fácil y rápido al mercado con menos impuestos.  Menos impuestos es por supuesto menos promesas, menos altruismo colectivista y compulsivo. Terminar con “la exclusión” requiere menos verso y más acción efectiva.

Se puede polemizar acerca de las falsificaciones de marcas que también se dan en ese mercado. Pero es otra cuestión, el señor Etchegaray no se mete por eso sino para recaudar más; el no tiene nada que ver con los problemas de marcas. El estado ya ni amaga a defender derechos.

28 thoughts on “El Estado al desnudo

  • January 11, 2009 at 11:35 am
    Permalink

    Que el 2009 sea el año de la rebelión fiscal y si el gobierno quiere acentuar la depredación atacando en La Salada espero que encuentren la reacción que se merecen.

    Y los comerciantes “cumplidores” que alegan competencia desleal, que también reaccionen rebelándose contra el abuso fiscal.

    Reply
  • January 11, 2009 at 11:45 am
    Permalink

    Siempre es bueno recordar que la presión fiscal teórica en Argentina para las empresas, -suponiendo cumplimiento total de cargas impositivas- suma el 116% de las utilidades.

    Fuente: Banco Mundial, Pagina “Doing business”
    apartado “Paying Taxes”.

    Si esto no desata una rebelión fiscal es porque la evasión -o sea la necesidad de sobrevivir- es generalizada, pero al mismo tiempo convierte en vulnerable al castigo a todo aquel que produce.

    Y esta es una de las claves del poder coactivo Kirchnerista.

    Reply
  • January 11, 2009 at 2:06 pm
    Permalink

    Si alguien está protegido para no pagar impuestos, es un privilegio que da el estado y eso provoca una competencia desleal, lo que creo no es muy liberal.
    Por otro lado, nadie paga todos los impuestos que exige la ley porque sería imposible subsistir.
    Si alguien además no paga ni lo mínimo, no me parece que exista igualdad ante la ley, por lo tanto, repito, no es liberal.

    Reply
    • January 11, 2009 at 2:39 pm
      Permalink

      Es liberal Jorge que unos se escapen del campo de concentración aunque otros no lo consigan. No existe el principio de “igualdad ante la ilegalidad”, si a uno le roban el auto no es más liberal que se lo roben a otro.

      Reply
  • January 11, 2009 at 5:09 pm
    Permalink

    “Esos comerciantes no le están quitando nada al gobierno, sino que es el gobierno el que les quiere quitar a ellos el fruto de su esfuerzo. Es el gobierno el que es ilegal.”

    Ud que es boga quizás pueda aclararme qué ley estaría infringiendo un gobierno que quiera cobrar los impuestos que las leyes dictan.

    Reply
    • January 11, 2009 at 6:21 pm
      Permalink

      Los artículos 14 y 17 de la Constitución Nacional. O más allá de eso, la ley según la cual los gobiernos se constituyen para defender derechos.

      Reply
  • January 11, 2009 at 5:43 pm
    Permalink

    De acuerdo José, no critico al que se escapa, sino al que “deja” escapar a unos si y a otros no. Porque es un privilegio que seguramente no se da gratis.
    Además la autoridad que delegamos a nuestros gobernantes tiene, creo yo, la premisa de aplicar la ley con igualdad, que es la única igualdad que reclamo.
    Otra cosa sería analizar si es justo lo que cobran los gobiernos a quienes producen, que más se parece a un robo descarado.

    Reply
  • January 11, 2009 at 7:15 pm
    Permalink

    Quienes delegan autoridades tienen bien merecida la injusticia.

    Reply
  • January 11, 2009 at 7:21 pm
    Permalink

    ¿Porqué le vas a dar a un ladrón las llaves de tu casa?

    Reply
  • January 11, 2009 at 7:33 pm
    Permalink

    Mariana y Marcelo, por favor expliquenme porque delegar autoridad tiene merecida la injusticia.
    En mi escaso pero leal entender los gobiernos tienen una autoridad delegada por los ciudadanos, que además debe ser limitada, y para cumplir las cosas que el pueblo no puede.No otras.
    Me parece que eso no nos hace merecedores de injusticias.
    Otra cosa es que se extralimitan en su poder y nos tratan como súbditos en lugar de ciudadanos e intervienen en nuestras vidas con poderes que nunca hemos delegado.

    Reply
  • January 11, 2009 at 7:49 pm
    Permalink

    Los impuestos tienen un origen ilegítimo y son la adaptacion civilizada de la antigua esclavitud.

    No hay tal cosa como una obligación moral de pagar impuestos.

    En nuestro país los impuestos son un robo desde al poder, “al amparo de la ley” , una ley que le da impunidad a los ladrones del gobierno.

    Las verdaderas leyes en una comunidad no son para dar impunidad a los ladrones.

    Las leyes y las constituciones son para proteger a los ciudadanos de los abusos de poder de gobernantes y privados.

    Reply
  • January 11, 2009 at 7:49 pm
    Permalink

    Cada dìa me convenzo màs que el estatismo es el verdadero opio de los pueblos.

    Y es cada vez mas frecuente la gente que necesita atribuirle al estado logros y beneficios que la realidad y la expericenia desmienten descarnadamente.

    El ejemplo de Josè es una muestra elocuente.

    ¿Còmo se concilia la supuesta intenciòn de los estatistas por ayudar “a los que menos tienen” con este tipo de presiones impositivas que los trabajadores de la salada duramente podràn cumplir? ¿Quién se harà cargo de aquellos vendedores cuyo retorno o beneficios equivale justamente al monto que les pretenden extraer en concepto de impuestos? ¿Les daràn acaso un subsidio por desempleo o un Plan Trabajar? ¿Hay algun ejemplo mas claro para graficar que los impuestos empobrecen al pueblo?

    Para mì es claro que la defensa al estado proviene de aquellos que saben bien que la alternativa al estado meterete es un mercado libre. Y ahí està la verdadera razòn detràs de la obsesión por la intevenciòn estatal. No es al amor al projimo lo que los mueve a bregar por mas regulaciones, sino el odio al mercado y a la propiedad de los demàs.

    Les pongo otro ejemplo para graficar mi punto. Hace unos dìas estaba en una reuniòn social con algunos conocidos, la mayor parte de ellos gente de izquierda, quienes justificaban la estatización de las AFJP con la excusa de que el estado era el unico que podia garantizar una jubilación digna que no matara de hambre a los jubilados. Yo pensaba en voz baja “si hay un sector privilegiado en la sociedad que tiene un buen pasar y que disfruta de un ingreso digno y una vida holgada, esos son precisamente los jubilados argentinos!”. La necesidad de creer en el dios estado y el profundo aborrecimiento a todo lo que huela a privado pudo màs que reconocer la triste experiencia de la jubilación estatal y la situacion de aquellos que estàn en el ocaso de sus vidas y a quienes ni siquiera se le reconoce la movilidad jubilatoria.

    Reply
  • January 11, 2009 at 8:21 pm
    Permalink

    Pablito: Hoy estoy discutidor. Pero siempre con ánimo de aprender.
    Si no existen los impuestos, tampoco existiría un estado, con ninguno de sus tres poderes.
    Eso es un lindo sueño y un ideal pero en la práctica tal cosa no existe. ¿O estoy equivocado?

    Reply
  • January 11, 2009 at 8:40 pm
    Permalink

    Estoy muy de acuerdo Pablito. Los impuestos tienen un origen ilegítimo. Ninguna acción exigida a un individuo sin su consentimiento previo es legítimo. Si esto es válido para cualquier acto jurídico debe serlo también en el caso de pagar impuestos. Cuando se trata de esa obligación exigida por una ley, que es pagar impuestos, se trata de una relación equivalente a la de amo y esclavo, atacante y víctima, asaltante y asaltado. Es el poder de imperio del estado, que los juristas puedan darle toda la justificación y validez que deseen, pero que moral y eticamente apesta.

    La obligación moral de pagar impuestos no existe, es un cuento chino. Es una imposición pura y simple, como la pistola apuntada hacia un cajero.

    Pero en vida debemos soportar calamidades como la de tener un gobierno y un estado. No obstante el estado tiene un límite y ese límite lo ha rebasado el maldito estado argentino.

    Según Arthur Laffer, los impuestos cuando llegan a ser tan altos, los contribuyentes se ven tentados a evadirlos o incluso obligados por las circunstancias financieras a evadir los impuestos, pero este efecto Laffer, lo hago extensivo a toda la legislación, cualquiera sea su clase. Cuando el estado abuse del poder de legislar, el público concentrará su mente buscando formas de evadir las exigencias legales. Esta situación está cerca de suceder ya aquí, si es que no sucede ya. No se puede seguir viviendo en este país.

    Reply
  • January 12, 2009 at 2:31 am
    Permalink

    “En mi escaso pero leal entender los gobiernos tienen una autoridad delegada por los ciudadanos”

    Jorge, ¿podrías mostrarnos ese contrato? (porque no recordamos haberlo firmado).

    Reply
  • January 12, 2009 at 7:22 am
    Permalink

    Esta gente se sostiene con plata; como en una telenovela cursi, dónde el amor tiene que ser comprado.
    No hay lealtad para los k y sus secuaces sino tienen dinero para comprar gente.
    Por lo tanto, los impuestos son los más altos que se recuerda.
    Y como los que trabajamos en regla somos el blanco fácil, estamos expuestos a esta actitud depredadora.

    Reply
  • January 12, 2009 at 7:59 am
    Permalink

    Mariana y Marcelo:
    La Constitución Nacional ………………

    Reply
  • January 12, 2009 at 9:02 am
    Permalink

    Leer aquí un estudio sobre Presión Fiscal.

    Reply
  • January 12, 2009 at 10:10 pm
    Permalink

    ¿Vos firmaste?

    Reply
  • January 13, 2009 at 8:07 pm
    Permalink

    Al margen de la presion fiscal – que sabemos que es mucha -, y de la sabida orientacion que Echegaray le dara seguramente a la AFIP como “policia” tributaria, hay un tema para analizar. Se trata del fraude marcario. Se me ocurre que en mercados como La Salada, y tantos otros en diferentes escalas … hasta llegar al puesto callejero en la vereda, se vulneran a diario los derechos de propiedad de las marcas, desarrollos, diseños, etc.
    ¿Qué hacer ante esa situación?

    Reply
    • January 13, 2009 at 9:20 pm
      Permalink

      La gran mayoría de los productos que se venden en La Salada no tienen marca alguna.

      Reply
  • January 13, 2009 at 8:22 pm
    Permalink

    Dejando de lado, como acabo de escribir en otro post, que le nivel de la presion tributaria se fue al diablo, si estamos de acuerdo en que debe existir un estado minimo, limitado, con claras y acotadas atribuciones, debemos pensar en como mantenerlo. En tal sentido, los impuestos parecen ser un mecanismo adecuado. Desde ya, con niveles y mecanismos de cobro razonables, que no alteren las opciones de desarrollo y comportamiento de las personas hasta hacerlas inviables – como sucede hoy en muchos casos. Pero no estoy seguro que el mecanismo de los impuestos no tenga un consentimiento previo, pues esto tiene su raiz en la constitucion. Si el impuesto es sancionado por ley, alpiste. A menos que su nivel de aplicación, etc, etc (todo lo que ya sabemos) resulte confiscatorio.

    Reply
  • January 13, 2009 at 8:23 pm
    Permalink

    En vez de “los gobiernos” yo diria “el estado”, a través de sus poderes, particularmente el legistlativo, ello de acuerdo a la Constitucion Nacional.

    Reply
  • January 13, 2009 at 9:41 pm
    Permalink

    Nunca fui a La Salada, pero en mercados similares en Mar del Plata, predominan las marcas truchas (imitaciones). Creo que eso es fraude marcario … abogados, a mi!!

    Reply
    • January 14, 2009 at 1:13 am
      Permalink

      En La Salada no, en el caso de la de Mar del Plata, estás seguro que predominan las marcas truchas? De cualquier modo, como digo en el post, el señor Etchegaray no tiene nada que ver con el tema.

      Reply
  • January 14, 2009 at 3:29 pm
    Permalink

    Si, es verdad. Una pena. Recuerdo que Alberto Abad se explayó con un buen criterio acerca del fraude marcario en un par de ocasiones en que lo escuché hablar. Echegaray será, seguramente, un fiel ejecutor de los designios del presidente … del PJ.
    En cuanto a los productos que veo en esos mercados, realmente predominan Adidas, Hilfiger, Puma, etc.

    Reply
  • Pingback: No al yuyito, si a la ruleta

  • Pingback: El veneno de la dádiva

Leave a Reply