Martín Caparrós le suele dar a la izquierda baños de honestidad como la columna que escribó sobre el medio siglo de la revolución cubana que mencionó Sebastián en un post anterior. Igual siempre hay algún pero que hacerle, sobre todo al final donde dice que lo malo del fracaso del proyecto es permitir a los liberales mostrarlo como fracaso ¿No sería peor no poder mostrar al fracaso como fracaso o también necesitamos permiso de los que creyeron en esa bestialidad para decir algo al respecto? ¿Qué los mantiene con tanta autoridad?

El fracaso es malo en si mismo por lo que significa para los cubanos, no para los liberales, y porque es un fracaso sin salida más que el exilio, tal vez tirándose al mar subido en una rueda de camión, o la complicidad que es la opción de muchos. Pero más allá de que ponga en primer plano lo que el considera la felicidad de ver fracasar a Cuba en su estrecha óptica, lo que en realidad son conclusiones de la observación de la realidad y de la comprensión de por qué el colectivismo no sirve que a él le falta, no ve lo indispensable que es que no hay algo en la personalidad o en la honestidad de los castro tan especial por lo cual “se desviaron”. Caparros al mando de ese proyecto hubiera terminado igual, y yo también. Porque la felicidad no puede ser producto de las acciones de iluminados, es apenas la oportunidad de individuos libres, no supervisados por los mandamases.

Pero qué hacer con los sueños narcisistas de identificarse con salvadores de lo que sea; de los desposeídos queda más lindo aún. Insiste en lo que no debería insistir. Considera “privilegiados” a los que reciben ayuda desde el exilio ¿Dónde está el privilegio?, en Cuba está prohibido producir, sólo puede una persona dedicarse a la trampa y a robarle al estado, esto no es algo que obedezca a los desvíos de los castro, es el proyecto en si, sin traiciones. Gracias a esta importación de dádivas norteamericanas se mueve algo de algo en esa Isla desvanecida ¿Contra ellos se levantó Fidel? ¿Contra los que viven en una situación un poco menos paupérrima que sus congéneres? No podría haber entonces revolución más miserable.

Se olvida de otros privilegiados, tampoco producto de que Fidel sea malo, sino producto de que es malo negar el afán de lucro, salta por otro lado porque es un impulso vital. Los otros privilegiados son los muchachos del partido que de tanto pedirle sacrificios a otros se dan unos lujos como para tolerarlo. Y también son privilegiados los turistas que reciben trato de deidades de parte de la población y del estado cubano para que traigan algunos dólares de afuera del mismo modo que el que reciben por caridad los otros, pero de un modo más deshonesto. El estado cubano vende mano de obra e empresas turísticas extranjeras en dólares, se queda con el dinero y les paga monedas alos empleados. Esclavitud se llama eso, pero bueno hay que encontrar alguna forma de producir algo donde las utopías se mantienen sólo como sostén del ego de los utopistas, para que sigan haciendo poesía del horror y señalando a los demás por lo malos que son. Porque si hay una costumbre que la izquierda no quiere dejar, ni aún parada sobre sus tradicionales gulags, es el placer de juzgar a la humanidad.

Categories:

Tags:

24 Responses

  1. Siempre me pregunto lo mismo: en los peores momentos de La Argentina y de otros países nadie emigra hacia Cuba. Si a esta gente le gusta tanto el régimen cubano.. donde todo está tan bien, entonces : por que no se van y viven felices allá ? No siga deseando.Vaya Caparrós de una buena vez y listo.
    Cuanto tiempo creen que dura Caparrós viviendo como un cubano más ? le doy 2 semanas ( y es mucho) antes que salga caminando, que digo caminando, corriendo sobre el agua rumbo a Miami.

    • Lo increíble es que si pensaran que el castigo al homicidio, que si es un crimen, no produjera ningún resultado y las muertes “estuvieran ahí” ellos eligirían mantener el castigo para que “estén ahí” pero ellos duerman mejor. Obvia conclusión de este razonamiento: la prohibición está para tranquilizar a los prohibicionistas pero no en favor de los consumidores y abusadores de drogas, que parece que de todos modos siempre están ahí. Cuando están prohibidas los prohibicionistas ni se ocupan del tema, cuando son legales se sienten mal. Conclusión obvia dos: por el bien de los que abusan de las drogas es mejor la legalización porque así hay unos tipos que en lugar de usar la lengua, se preocupan. Tal vez con eso también se ocupen.

      Nótese el uso de la palabra “cruzada”. Y no le hicieron caso!

  2. Siempre en la etapa de agonía de los regímenes socialistas, aparecen los “críticos” que descubren que el sistema que se proclama a los cuatro vientos socialista, y en el que se ha ahogado toda iniciativa privada, es en realidad un “supuesto socialismo” (Caparrós) o que lo malo es el “estalinismo” (como si Lenin, Trotsky o el Che Guevara no fuesen iguales o peores).
    El camino que siguen los totalitarismos socialistas -comunistas- es siempre igual, porque su concepción es liberticida. Si para instaurar la sociedad perfecta y hacer un “hombre nuevo” es necesario eliminar a los “hombres viejos” y a las “estructuras de opresión”, todo sacrificio está justificado por las leyes inexorables de la historia.
    ¿Habría sido distinta la suerte de la Unión Soviética si en vez de imponerse Stalin hubiera triunfado Trotsky? ¿Lenin era humanista y Stalin fue una desviación de un ideal puro? No, no y categóricamente no. Quizás habría resultado aún peor; entre el asesino idealista y el asesino burócrata, prefiero al segundo.
    Como hace recordar Juan José Sebreli (“El vacilar de las cosas”, Editorial Sudamericana, quinta edición, 1995, páginas 234 y siguientes), el humanista Trotsky justificaba la militarización y estatización de los sindicatos, además de abogar en distintas oportunidades por el terrorismo de estado y la eliminación de los disidentes. Cuando en 1936 denunció “la revolución traicionada”, no es porque su ideal fuera una sociedad libertaria, ni un “socialismo de rostro humano”. Si fue asesinado en Méjico por un sicario de Stalin, no es porque la víctima fuera mejor que el victimario. Según Solyenitzin, en “Archipiélago Gulag”, Trotsky decía: “Nosotros, los hijos de la clase trabajadora, hemos hecho un pacto con la muerte, y por tanto con la victoria”. Consecuente con esa idea, el 14 de noviembre de 1918 creó por decreto los Tribunales Militares Revolucionarios. Otras frase célebre del idealista Trotsky, que me hacen recordar al otro idealista Guevara, es: “La intimidación constituye un poderoso instrumento político, y el que diga no comprenderlo es que se las da de santurrón”.
    El fracaso de Cuba no es el fracaso de una desviación, sino del socialismo en su forma más dura, pura y ortodoxa. Las “socialdemocracias” o inclusive los partidos socialistas en el poder, cuando respetan en mayor o menor medida el derecho de propiedad, la iniciativa privada y las libertades individuales, son –afortunadamente- las auténticas desviaciones.

  3. Para mí el sinceramiento mas brutal del régimen castrista y que lo muestra como intrínsecamente contranatura,
    fue la razón de la negativa para dejar salir de Cuba a Hilda Molina:
    ” Su cerebro le pertenece al estado Cubano”.

  4. “¿Qué los mantiene con tanta autoridad?”

    Tu pregunta es central, creo.

    La ignorancia, la imbecilidad y la indolencia del resto de la humanidad.

    Hay algo muy profundo, ligado màs que a la supuesta revoluciòn, que en realidad es una entelequia para nombrar de alguna forma ostentosa, el proyecto delirante de unos pocos chiflados.

    Eso màs profundo està ligado a la envidia y al resentimiento.

    Cada dìa que pasaba mientras el muro de la ignominia estaba en piè y un fugado de las garras sovièticas lo “saltaba” (siempre hacia el Oeste casulamente), era la demostraciòn del fracaso.

    Del mismo modo, todavìa no se viò a ningùn balsero partir de Miami hacia Cuba.

    Màs claro agua…salvo para los ignorantes, resentidos que odian ver el triunfo “del imperialismo”. JÒDANSE!

    Las explicaciònes de Caparròs y quien quiera zurdo justificador, me las paso por el culo.

    Tan simple como eso…quièn les diò autoridad para ejercer violencia sobre los demàs…ese es su fracaso de movida, desde el vamos.

    El triunfo mayor de la historia de la humanidad, es el logro de una sociedad libre primero, y (por consiguiente) luego su triunfo plasmado en el bienestar general.

    Es un fracaso en sì mismo, toda ideologìa impositiva de ideas que no emanen de la natural esencia del hombre, repetida y remanida…libertad, derecho a la felicidad, propiedad privada…

    Me importan tres carajos los Caparròs de èste mundo, que babeàndose los bigotes de intelectuales pelotudos, pretenden justificar el haber asesinado, cagado la vida y llevando a la miseria a sociedades.

    El que los tipos, desde su violencia nata, su psicopatìa primaria, se hayan cagado en las libertades agenas y pretendido imponer un universo a su miserable mediada, no merecen la màs mìnima consideraciòn, sobre todo de quienes hemos siempre respetado eso tan elemental.

    Simplemente desde allì, estamos y nos merecemos estar a años luz de su basura violenta de supuestas deidades.

    Lo digo, una vez màs, pensando en los millones que sufrieron su arrogante, asesina ideologìa y viven y disfrutan -justamente- del mundo social opuesto, en el que ellos se regarcaron siempre.

    No sè si fuì claro.

  5. Aplausos para Juanjo, lo peor es que algunos liberales caen en el juego de la izmierda sometiéndose a su torcida escala de valores, tratando de justificarse constantemente ante los zurdos en vez de decirles abiertamente que se pasan por el culo toda la pseudomoralina progre.

  6. Se puede disentir con la nota de Caparros pero por lo menos hay que reconocerle cierto ejercicio autocritico. Para algunos puede ser poco, pero no es usual un minimo ejercicio de autocritica en la izquierda argentina, lo normal es el discurso panfletario, prueba de eso son las notas que publicasen Bonasso (http://www.criticadigital.com.ar/index.php?secc=nota&nid=16609) en el mismo medio que Caparros al dia siguiente o las de Atilio Boron en Pagina 12 el 2 de enero (http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/117594-37421-2009-01-02.html). Advierto que hay que desenchufar el cerebro para leer estas ultimas notas.

  7. A caparros le pasa lo que a todos los ideologos de esta ideologías. Desconoce y desprecia la humanidad de los jugadores en un sistema en el cual idealmente todos abandonan su libertad y su capacidad de autodetermianción en haras del ideal conjunto. La humanidad de los lideres que los llevará a corromperse, y la de los seguidores que los hará desear libertad y progreso, busqueda que se articulará con la corrupción de los lideres para producir una versión cavernícola de capitalismo hipercorrupto donde rige la voluntad del más fuerte disfrazado de sociedad amorosa y humanitaria.

  8. @Celularis: si Caparrós se fuera a Cuba viviría como un duque, como pago por los servicios prestados.
    Conozco de cerca dos tipos de cubanos residentes en Argentina: los que trabajan para el régimen y viven como dandys acá y allá (y por supuesto no tienen nada que objetarle al régimen) y los que vinieron en busca de un futuro al menos digno.
    El problema de fondo de todos los totalitarismos no son los iluminados que conducen los destinos del resto: son una parte de la población vs. la otra parte. Son los que trabajan vs. los que quieren parasitar del vecino.
    Son personas que nos las cruzamos a diario en lo cotidiano, en el trabajo, en el viaje, en el supermercado, en las vacaciones, en la cola del cine.

  9. Klaus, ya lo especificò bien Maquiavelo en El Prìncipe.
    Todo encumbrado en el poder, debe rodearse de “amigos” beneficiarios.
    Una piràmide de chorros y larvas del resto de la poblaciòn productiva.
    Ellos seràn parte del sostèn en el tiempo, de dicho poder.
    K es una perfecta muestra de ello.
    Pero como todo es cìclico y el poder absoluto hace agua tarde ò temprano, las rèmoras cambian de tiburòn cuando lo notan enfermo.

  10. Lo que el autor debería aclarar es que los cubanos que están en el exilio, y que envían dólares desde Miami a sus “privilegiados” familiares, no pueden volver a Cuba.

    Y si de privilegios hablamos, basta con ver la extensión que abarca el “Punto Cero”, la residencia de los Castro, que tiene más de 20 casas, con todos los lujos que puedan imaginarse. Sin mencionar las tierras que se apropiaron, donde tienen cultivos y animales de cría que sólo son para ellos, su familia y sus invitados. O el zoológico de Fidel, con especies de todas partes del mundo. O el campo donde Fidel, cuando estaba mejor, iba a cazar subido a una camioneta Hummer (una chatarra, no?).

    Otro que no la pasa mal, y que no es mencionado como privilegiado, es Silvio Rodriguez, que tiene una casa obsequiada por Fidel -que por supuesto pertenecía a un exiliado de la primera ola-, con garage para 5 autos, donde Silvito sólo guarda cuatro (dos 4×4 y dos Mercedes Benz).

    Qué significado tendrá para Caparrós la palabra privilegio?

  11. La realidad no tiene ideología. El fracaso, tampoco, es parte de ella, -cuando se lo admite- es que uno puede aprender de él. Estar enojado con el fracaso es estar enojado con la realidad.

    Cuando se lo niega -como suelen hacerlo estos imberbes- es una garantía para reincidir y para persistir viviendo en la mentira, la justificación y la victimización.

    Es como maquillar a un muerto para que parezca “lo más vivo posible”.

  12. Muy bueno Jose el comentario tuyo sobre lo de Caparros. Sus comentarios toman juna dimensión diferente porque sabe de lo que habla. Igualmente creo que los liberales deberiamos enfocarnos mas en lo inmoral del regimen. Sus fracasos son una consecuencia inevitable. Pero el debate sobre sus fracasos nos lleva a la discusión de sus exitos y la relativizacion en la que caemos muchas veces termina justificando lo hecho. NADA justifica que te quiten la libertad, ni siquiera los supuestos exitos. Un abrazo y felicitaciones por tu perseverante tarea.

  13. Muy bueno el articulo jose.

    Hay varias cosas de Caparrós que me hicieron morder la lengua mientras leia el articulo.

    También me llamó la atención cuando Caparrós se lamentaba por el caso cubano, pero no por constituir un régimen abominable que esclavizó a un pueblo por 50 años, sino por que les daba un argumento a los liberales para denostar al comunismo!

    Y encima lo tenemos que aguantar creyendose parte a la vanguardia de la intelectualidad y que hable como si detentara el monopolio de la ética y la moral.

    Quien carajo sos Caparrós?!

  14. Reconozco que Caparros ya ha dado varias muestras de autocritica y de valentia al decir sin vueltas lo que piensa. NO trata de justificar nada, ni de tergivesar la historia con lo que la critica a su autocritica resutla más fácil por que él expone sus motivos sin vueltas. Tal como dicen Jose, Mariano y Julio resulta sosrpendente que el critique la “corrupción ” de un régimen o la traición a los objetivos y promesas “realizadas” sin reparar ni por un segundo cuales eran los medios sobre los cuales iban a instalar su “paraiso” totalitario socialista. La revolucón cubana es una tragedia no solo por los medios (asesinato, opresión, saqueo, esclavización, etc.) sino tambíen por sus fines, el de privar a millones de personas de su proyecto de vida individual en pos de un mundo “ideal” (para mi horroroso) en donde supuestamente no habría distinciones ni “desigualdades”(que seria bueno que algún día aclarenq ue cuando hablan de igualdad hablan de igualdad de ingresos y no ante la ley o de oportunidades, etc. etc. etc) y que solo obdece a los desgnios y/o caprichos de un autoungido en superior. Es decir la revolución no se puede revindicar ni por lo medios utilizados ni por los fines declamados, es un horror por donde se la mire y ahi reside el error de Caparros…no obstante comparando con sus compañeros de ruta hay que reconocier que se atreve a desenmascarar los mitos sostenidos por la opinión publicada politicamente correcta que presenta a la “gesta” cubana como un movimiento contra la opresión cuando lo único que hicieron fue el de hacer que renunciara un regimen corrupto y reemplazarlo por una dictadura opresiva y escavizante….

    Despues de leer el articulo de Caparros me entretuve un rato leyendo los comentarios de los lectores, les recomiendo el ejercicio a todos los masoquistas que quieran corroborar el efecto de la propaganda politicamente correcta en gran parte de la masa de corderitos lobotomizados (eso si traten de no vomitar al ller algunos de los comentarios…)

  15. CONSTITUCIÓN DE LA REPUBLICA DE CUBA

    Capítulo VII

    DERECHOS, DEBERES Y GARANTÍAS FUNDAMENTALES

    artículo 45o.- El trabajo en la sociedad socialista es un derecho, un deber y un motivo de honor para cada ciudadano.

    El trabajo es remunerado conforme a su calidad y cantidad; al proporcionarlo se atienden las exigencias de la economía y la sociedad, la elección del trabajador y su aptitud y calificación; lo garantiza el sistema económico socialista, que propicia el desarrollo económico y social, sin crisis, y que con ello ha eliminado el desempleo y borrado para siempre el paro estacional llamado “tiempo muerto”.

    artículo 53o.- Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista. Las condiciones materiales para su ejercicio están dadas por el hecho de que la prensa, la radio, la televisión, el cine y otros medios de difusión masiva son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada, lo que asegura su uso al servicio exclusivo del pueblo trabajador y del interés de la sociedad.

    artículo 57o.- La correspondencia es inviolable. Solo puede ser ocupada, abierta y examinada en los casos previstos por la ley. Se guardara secreto de los asuntos ajenos al hecho que motivare el examen.

    artículo 62o.- Ninguna de las libertades reconocidas a los ciudadanos puede ser ejercida contra lo establecido en la Constitución y las leyes, ni contra la existencia y fines del Estado socialista, ni contra la decisión del pueblo cubano de construir el socialismo y el comunismo. La infracción de este principio es punible.

    http://www.cuba.cu/gobierno/cuba.htm

  16. Mas aun Julio, Trotsky, ya en el exilio, escribió un libro que se llama “Su moral y la nuestra” en donde explica esa diferencia moral: Lo que ayuda a la revolución es moral, lo que la retrasa es inmoral. Así el asesinato, la tortura, el genocidio está justificado si sirve a la causa. Es la teoria del espanto, con todas las letras. Y con esta teoría del espanto está del espanto está de acuerdo toda la izquierda violenta, tal vez no se animen a expresarlo, pero está de acuerdo.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: