Reacción de algunos liberales frente a la crisis financiera: “Ahora van a decir que…”

¿Ahora? Siempre han dicho cualquier cosa, unos porque temen más a la idea de que no haya salvadores que a la realidad de que sobren depredadores en la política, otros porque son cómplices del poder y otros por la simple razón de que ignoran por completo lo que decimos, se construyen a si mismos una versión libre sobre el liberalismo que se ajuste a sus prejuicios.

Qué nos dijeron a nosotros para que comprendiéramos la diferencia crucial entre relaciones libres y cumplimiento de órdenes del que ostenta la fuerza. Nadie preocupado por el qué dirán me hubiera convencido de mucho. Nada nos hace responsables por lo que dirán otros, pero si lo somos por lo que diremos nosotros.

¿Hablar del problema de la banca central? “No, eso ahuyenta a la gente” ¿Explicar la estafa que significa el “estado de bienestar” ahora que encima se ve que no ha producido ningún bienestar? “No, después dicen que no nos interesan los pobres” ¡Pero si hay que decirlo porque es necesario para actuar contra la pobreza! “No, pero qué hacemos con los casos en los qué…” ¡Pero si los casos en los que… están multiplicados por diez con este “bienestar”!

Mucho “qué dirán” y poca preocupación por qué diremos. Los demás dirán, como siempre, lo que quieran decir. Sabemos que la crisis fienanciera les pertenece, pero igual dirán que esto confirma sus fantasmas respecto de la libertad a la que llamarán capitalismo como si se tratara de un órgano maléfico.

Todo confirma cualquier cosa si lo único que se buscan son confirmaciones. Algunos bailan a ese ritmo de esa huída de la realidad.

Categories:

Tags:

22 Responses

  1. No tiene remedio, esa mezcla de ignorancia e hijadeputez. Esta ùltima sin duda, surgida de oscuros resentimientos y envidia al triunfador.
    A mi me importa un carajo lo que opinen los Galeano, Pigna ò Feimann de èste mundo…yo no los comprè y nadie vino a darme clases magistrales a casa ni me hipnotizò para cagarme en el 90% de la educaciòn estupidizante, lo polìticamente correcto, que la pobreza es culpa de los ricos y las infinitas pelotudeces sabidas.
    Lo que me reconforta siempre es saber que a las cavernas socialistas no se vuelve, el muro cayò y el capitalismo y la libertad son tan genèticos que hasta los que “estàn en contra”, se mueren por poseerlos.
    Por lo tanto, si bien dejan estropicio en el camino, su batalla està perdida desde que el hombre prehistòrico luchò por subsistir por los mismos principios.

  2. Muy buen post, el problema que tienen muchos liberales es que tomam cómo válidas ciertas categorías morales de la izquierda y permiten que los juzguen según esos estándares y peor aún modifican sus discursos para no violar esas “reglas”, “correccion política” que le dicen.

  3. Vana pretensión de la señora presidenta atribuir al capitalismo espiritu de timba y casino, cuando sus crisis tienen origen en las manipulaciones monetarias de sus camaradas dirigistas.

    El verdadero espíritu timbero y de casino reside en el garito que regentea su esposo , sus socios explotadores del juego, los tahures y valijeros bolivarianos de que se sirven para su proyecto de poder.

    • En “los garitos” que regentea el esposo y sus amigos como Cristobal Lopez y parientes, como el esposo de Alicia Kirchner. Si eso no es timba, que me digan que cosa lo es.

      • Con permiso de Pablito y de elbuenodegeorge yo quiero decir que el capitalismo tiene algo de casino y de timba en cuanto que se corren riesgos de ganar o perder aunque siempre se apuesta a ganar. ¿cual es el problema? ¡Si cada uno apuesta lo suyo, y nadie lo obliga!
        Muy distinto es hacer correr riesgos al capital de los demás, también malgastarlo o directamente currar una parte.
        Agregando que quienes actuan de esta manera obtienen los fondos quitándoselos a quienes lo producen. Y si critican al capitalismo es mas que nada por ENVIDIAAAAAA.
        Gracias por el permiso.

        • Hay que considerar que la incertidumbre no es una característica del capitalismo sino de la existencia. El capitalismo la asume y la enfrenta. Juega el mismo rol en las decisiones políticas, la diferencia con el capitalismo es que en el casino estatista las apuestas se concentran en el 37 para arriba.

        • El arbitraje, por ejemplo suele ser considerado una forma de intermediación timbera, improductiva y parasitaria ,

          sin embargo tiene la virtud de abastecer la escasez desde la abundancia, aprovechando el conocimiento personal de especiales circunstancias de tiempo y lugar.

  4. EXCELENTE, varias veces aca hablamos de los efectos corrosivos de la corrección politica. Lo que digan los rojos me tiene sin cuidado, lo que mas me alarma es la defensa futbolistica que se hacen de combos inventados por los zurdos, ejemplo..los rojos han dictaminado que traje + ingles + gobierno de USA (no importa lo intervencionista y saqueador que sea) = LIBERALISMO y lo peor es que los que supuestamente adscriben a esas ideas intentan defender lo indefendible y en vez de disutir sobre ideas, principios y etica terminamos discutiendo sobre “futbol” geopolitico … La banca central no la inventó USA sino Inglaterra en siglo XVII, la FED no es mas que la misma idea reciclada y que como pertence al gobierno de la socidad mas prospera que occidente ha conocido desde el imperio romano tiene gravitación universal…pero no perdamos de vista el concpeto, esta tan mal el banco central e la republica argenta como el banco central de USA (FED), es tan o igual saqueo el 50% de apropiación impositiva del fruto del trabajo de los ciudadanos argentos como del de los trabajadores norteamircanos….etc, etc. etc. Este es uno de los raros momentos en donde se ponen a prueba las convicciones, quienes armados con una catarata de excusas para hacer lo que los populistas e intervencionistas siempre han hecho, son populistas e intervencionistas y producrian los mismos resultados…no importa que su “look” o declamaciones profesen creencias o apariencias en contrario… NO ESTAMOS ASISTIENDO A UNA CRISIS DEL CAPITALISMO SINO SIMPLEMENTE A LOS EFECTOS DE NEGACION DEL MISMO. El “complejo” y tramposo mecanismo de banca central, que crea poder de compra para el gobierno y sus amigos y mascotas “de la nada” (es decir no es fruto de su trabajo), y que impide que los gobiernos tengan que o bien someterse aún mas al escrutinio de los ahorristas o a la furia ciudadana por no querer pagar mas impeustos, es un saqueo, un robo y una inmoralidad, no importa en nombre de quien o en beneficio de que se diga que se aplica….y es el colapso material de esa inmoralidad al que esatmos asistiendo….Yo no voy a pelear batallas que no son mias y que ademas no solo creo que estan perdidas sino que espero que se pierdan……

    Tarde o temprano (dependera de cuan vigorosa y clara sea nuestra explicacion) se entendera que loq ue no funciona es la planificación centralizada, el estatismo y el intervencionismo , aún en los mercados financieros y monetarios y cuando llegue ese momento los progres que hoy creen que esto revindica alguna de sus estupidas y ridiculas teorias veran como esas acusacións les vuelven, cual bumerang … Asi que muchachos, paciencia, energía y claridad son los imperativos del momento….yo por lo pronto me estoy divirtiendo horrores provocando y estimulando a la reflexión a los progres, zurdos, rojos e ignroantes (en general las 3 cosas van de la mnao) que pululan por los foros del diario La Nación….

  5. The Free Market Didn’t Fail

    by Sharon Harris

    (Note: This “one-minute” tip will take a bit longer than a minute to read. Please pardon the extra length. I wanted to offer answers to several of the concerns that defenders of the market are currently facing. Thank you!)

    The questions we’re all hearing right now go something like this:

    “Isn’t the current economic crisis a failure of the free market? Doesn’t it show the need for additional regulation and government control?”

    The answer: Not at all. The crisis has absolutely nothing to do with the free market. In fact, the opposite is true. This crisis was *created* by massive government regulation and government interference with the market. The government actually over-rode the market, and removed the protections the market normally provides.

    First, let’s define a free market. A free market is one in which people are free to do as they wish, with their own money and property, as long as they don’t engage in force or fraud.

    Does that sound like our financial industry? Hardly. The banking, mortgage and finance areas of our economy have been heavily regulated and controlled by the government for many decades. We have no free market in these areas.

    Fannie Mae and Freddie Mac, the huge mortgage companies at the center of this problem, are not in any way free market institutions. They are quasi-private institutions granted extraordinary special privileges by the government. They operated for decades with the widespread understanding that, if they failed, they would be bailed out by Congress, using tax dollars.

    That doesn’t sound like a “free market,” does it? One of the chief protections the market offers against the build-up of bad loans is that lenders know they will suffer or go out of business if they make too many of them. Congress removed that crucial constraint.

    Further, in the 1990s Congress added enormous incentives and pressure for companies to make risky loans. Congress drastically eased lending requirements for Freddie and Fannie, to encourage them to make loans to poor areas. Congress also began to crack down on banks that did not make “enough” loans, even questionable loans, to distressed areas.

    Some of this was a well-intentioned, though badly misguided, effort to help the less fortunate purchase homes.

    However, much of this was also due to pressure and bribery by some in the banking, homebuilding and real-estate professions, who wanted such legislation to make themselves wealthy.

    For example, Fannie and Freddie engaged in vast lobbying efforts to loosen common-sense restraints for making risky loans. Fannie and Freddie spent over $200 million dollars on lobbying, political activities, and donations to candidates between 1989 and 2008. They actively campaigned against politicians who resisted legislation they wanted.

    Is that part of a “free market”? No, it is the opposite. It’s a classic example of “crony capitalism” or state capitalism: big business buying favors from government, getting legislation passed that interfered with the market at the expense of the rest of us.

    All of this happened during a time when the Federal Reserve System greatly expanded the money supply, making credit easily available for questionable loans and encouraging speculation. The Fed, we need hardly say, is not a creation of the free market. It is a tool of the government, and constantly subject to political manipulation.

    Further complicating matters, home prices were rising especially fast in parts of the country where zoning regulations — another creation of government — limited the supply of houses and thus artificially increased the price of existing homes. This further fueled housing speculation.

    The result of all this massive government intervention was the explosion of high-risk, questionable loans and other expenditures that brought us to the mess we see today. Millions of Americans bought homes they couldn’t afford; Wall Street sank billions of dollars into bad investments.

    Clearly, this had nothing whatsoever to do with the free market. It was caused by far too much, not too little, government interference in the market.

    In a genuine free market, lenders would exercise caution, because they would quickly go out of business if they made too many poor loans. The frenzy we saw in the past few years would not occur.

    A free market is the best protection society has against such a destructive build-up of bad investments.

    The answer is not more regulation. It was regulation that made this mess possible. And any new regulation will be written by politicians under the influence of the very corporations being regulated.

    The answer is the ending of the disastrous and destructive government interference in the finance industry, and the creation of a genuine free market.

    LEARN MORE: A excellent longer article to share with those who are unconvinced, and one from which I drew some information for this column, is “An Open Letter to my Friends on the Left,” by economist Steven Horwitz:
    http://myslu.stlawu.edu/~shorwitz/open_letter.htm

    See more One-Minute Liberty Tips!

  6. Disculpen lo largo del artículo, pero me pareció bueno. está buena también la Carta Abierta a mis amigos de Izquierda que figura en el link.

    • Muy buena nota para mi que de economía y finanzas conozco poco. Trataré con mas paciencia de leer la otra que adjuntás.

      También es recomendable una nota escrita por Agustin Monteverde en “Urgente 24”, llamada: “El otro crash del 29 (recuerdos del futuro)”

  7. Es cierto lo que dices, más de una vez “trague” sapos” para no confrontar, y deje pasar la oportunidad de explicar la otra cara de la moneda. Mea culpa

  8. En momentos similares a estos el buitre hipocrita de K comenzo a amansar su fortuna. Apretando a los deudoroes hipotecarios que habian quedado en la lona

  9. muy buena la nota de mariana.
    lo nota de La Prensa propuesta por Juanjo es justamente la basura “politicamente correcta” a la q se refiere Jose y varios comentaristas en los últimos posts.

  10. Hay una frase de Mises que es bastante aplicable. Decía que el problema con el socialismo es que aún los que se le oponen aceptan sus premisas básicas.

  11. “Un antagonismo prácticamente histérico contra el patrón oro es un nexo que une a los estatistas de toda condición. Parecen apreciar -quizás más clara y profundamente que muchos defensores del laissez faire- que el oro y la libertad económica son inseparables”; (…) “la oposición al patrón oro se deriva de la incompatibilidad de éste con el déficit público crónico (…) Bajo el patrón oro, la cantidad de crédito que puede financiar una economía está determinada por los activos tangibles de la misma, ya que cada instrumento de crédito es en última instancia un pasivo respaldado con un activo real. Sin embargo, la deuda pública no está respaldada con riqueza real, sino tan sólo con la promesa del gobierno de pagarla con lo obtenido de impuestos futuros y por tanto su absorción por los mercados financieros se hace problemática si su cantidad empieza a ser apreciable. (…) El abandono del patrón oro ha hecho posible que los estatistas utilicen el sistema bancario como instrumento para una expansión ilimitada del crédito. (…) El déficit público es sencillamente un ardid para la “oculta” confiscación de la riqueza. El oro se interpone en este proceso como protector de los derechos de propiedad. Esto es lo que se oculta detrás del antagonismo frente al oro de todo estatista”. Alan Greenspan.

      • si, esta en un capitulo llamado “oro y libertad economica” del libro de ayn rand “capitalismo: el ideal desconocido” (de la decada del 60) que acabo de ver esta la version en español por grito sagrado editorial a $89.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: