Una crisis keynesiana

La señora que firma los decretos dice cosas para explicar lo que ocurre. Según ella todo esto justifica sus creencias (falta la frase “vieron que estaba bueno traerse plata robada de venezuela para financiar la campaña?”. Demoslé tiempo) y lo explica con la profundidad con la que un taxista me decía que todo era culpa del calentamieto global. A los chicos y a los brutos les sonreímos le compramos un chupetín y hablamos entre gente mayor.

El Estado que la señora adora (lo cual es lógico, si no fuera el Estado por ella también sería taxista) creó esta crisis con la clase de políticas que ella promueve todos los días. El Estado además reemplazó la moneda privada por cuentas corrientes con el propio gobierno o patrón aire y decidió escapar de “los riesgos del mercado” creando una “política monetaria” y controlando la tasa de interés. Siguiendo las enseñanzas keynesianas (otro ídolo de los economistas argentinos) y espantado por la manía de ahorrar de la gente en lugar de gastar (que es bueno, con independencia de las alterantivas, según estos pensadores), la “economía no se enfría” por decisiones poco sensatas de la gente que decide cuidarse por razones psicológicas diagnosticadas por los políticos. Ahora por ejemplo, la gente tiene el problema psicológico de no querer comprar las hipotecas basura que los bancos norteamericanos han estado otorgando a 100, cuando los bienes que las respaldan valen 80. Y esto ha ocurrido porque los psicólogos políticos han estado jugando con la tasa de interés tanto, para que la psicología amarreta de la gente no moleste, que el crédito se ha otorgado para cualquier cosa aunque fuera de la psicología hay otro problema llamado realidad. La realidad dice: Momentito, hagamos las cuentas. Reordenemos los números porque los precios son nada más que relaciones, no valores absolutos, y esas relaciones tienen que ver con lo que existe, no con un libro contable. Ahí viene el colapso.

Esta es por lo tanto una crisis keynesiana, no una crisis de los mercados. Y no se soluciona robando a mansalva al mejor estilo argentino, sino permitiéndonos volver a tener moneda y bancos manejados por gente confiable que no haga negocios propios pasándonos el riesgo a los depositantes sin que lo sepamos. Algo que hacen con mayor tranquilidad desde que se crearon los bancos centrales, y el banco central de los bancos centrales que se suponía que nos iban a salvar de las consecuencias de todo lo que estaban haciendo. Y aquí estamos, teniendo que poner de nuevo para tapar el agujero. Que quiebre de una vez la máquina de crear ilusiones, ya han robado bastante. Nada se pierde en realidad.

19 thoughts on “Una crisis keynesiana

  • September 30, 2008 at 12:13 pm
    Permalink

    Todavía hay muchos distraidos que siguen insistiedo en que esta crisis es un fracaso de la ortodoxia económica cuando es todo lo contrario.
    Indudablemente que no solo ven con un solo ojo, sino que además tienen dislepcia

    Reply
    • September 30, 2008 at 6:49 pm
      Permalink

      Que buen artículo. Espero que estas organizaciones en los Estados Unidos sigan proliferando.

      Un billete emitido sin una riqueza material previamente producida para respaldarlo es una estafa similar a pagar con un cheque sin fondos para cubrirlo.

      La ley castiga como un delito grave, emitir cheques sin provisión de fondos o falsificar moneda, sin embargo no le prohible al gobierno pagar con billetes emitidos sin respaldo.

      Reply
      • September 30, 2008 at 11:00 pm
        Permalink

        Perdón que te contradiga, pero hay gente que sigue firmando cheques sin fondo hace años y no pasa nada, sino preguntá a las madres de plaza de mayo.

        Saludos cordiales

        Reply
    • September 30, 2008 at 6:57 pm
      Permalink

      La diferencia crucial entre el dinero con respaldo como había antes, era contra riqueza previamente producida. Era la producción lo que le daba valor al dinero. El dinero fiduciario como es en la actualidad (fiduciario deriva de fe) es que se basa en riqueza a ser producida. El resultado del dinero fiduciario es que termina en un endeudamiento creciente e interminable que pagarán las generaciones futuras.
      Keynes probablemente haya tenido un gen argentino. Sus teorías acerca del dinero parecen muy criollas y muy poco anglosajonas.

      Reply
  • September 30, 2008 at 2:52 pm
    Permalink

    Clarito como el agua.

    La crisis de las “Políticas Monetarias Activas”

    el eufemismo que usan los intervencionistas del mercado para enmascarar el uso político de la moneda y la manipulación de las tasas de interés.

    Reply
  • September 30, 2008 at 3:24 pm
    Permalink

    Nunca me cupo duda de que ademàs de delincuentes, padecen un par de trastornos mentales.
    La reina Kakita, es un permanente insulto a nuestras inteligencias, desde su oligofrènica cabeza.
    Las cosas que es capaz de sostener ante auditorios seguramente atònitos, me darìa enorme vergûenza ajena, si no fuese que a èsta altura, el ser argentino ante el mundo me dà vergùenza hace rato.
    La catàstrofe econòmica norteamericana dà para que èste mosquito hembra, elucubre ideas polìtico-econòmicas absolutamente esotèricas.
    Ayer, hablando por telèfono con un amigo americano, me decìa que èl consideraba que el votar a favor del paquete salvavidas, serìa una medida socialista. Y sabemos lo grave, lo insultante que es para un ciudadano yanki, tal concepto.
    “El que las hace las paga” està tan inserto en la genètica americana, que diò para semejante negativa ayer en el Congreso y seguramente la lectura de la reina nuestra, serà otra.
    No entendieron nunca èstos macacos nuestros, como la mayorìa del planeta, que si bien en los ùltimos años (post-Reagan) se abandonò lentamente el principio de libre-mercado, no-regulaciòn, no-intervenciòn, que hizo a ese paìs, lo que es, el vota ayer lo confirma.
    Se està entre elegir por los principios ò por las conveniencias.
    Y en eso, la sociedad de USA demuestra siempre (Nixon.Watergate, Clinton-Lewinsky, Bush-Irak, etc.) elegir los principios.
    Y estamos al borde del colapso, el iceberg a 50 m de la proa y a toda màquina.
    La imbècil, quedàndose para hacer sus compras en NY y dar càtedra de como manejar un paìs, es una de las caricaturas màs grotescas que hemos vivido los argentinos.
    El tema es que lo merecemos.

    Reply
  • September 30, 2008 at 3:37 pm
    Permalink

    Jeje, también me encantó lo de “patrón aire”.

    Lo añado a mi diccionario….

    Reply
  • September 30, 2008 at 4:17 pm
    Permalink

    Creo que es una crisis pero a la vez una oportunidad histórica para barrer de una vez por todas con la fauna de manipuladores de ese maravilloso invento privado de la gente común para sus transacciones y reserva de valor que se llama moneda.

    Reply
  • September 30, 2008 at 4:18 pm
    Permalink

    Felicito a los congresistas republicanos y demócratas que votaron en contra del “salvataje” socialista de Bush-Pelosi.

    Reply
  • September 30, 2008 at 4:22 pm
    Permalink

    La señora no advierte que si se “derrumba la burbuja” del primer mundo ya no tendrá donde ir a hacer sus compras.

    Sin embargo aquí nomás en la Salada hay buenas imitaciones de Louis Vuiton.

    Reply
  • September 30, 2008 at 5:14 pm
    Permalink

    Creo Josè que hay que insistir -machacar serìa el verbo correcto- con la difusiòn de las verdaderas causas de esta crisis que no es, precisamente, una crisis de los mercados sino del intervencionista y regulaciòn del Estado.

    Mucha gente no lo entiende aùn porque oye permanentemente la otra campana, el mismo sonsonete que nos llevò a nuestro propio desastre.

    Reply
  • September 30, 2008 at 6:04 pm
    Permalink

    Soy partidario de la mano dura, de la tolerancia cero y de la misericordia cero. El rechazo producido ayer por la Cámara de Representantes al proyecto de Bush es lo que se merecían los partidarios de la intervención estatal. No se merecen que les den ni un dólar de ayuda. Los banqueros y los intervencionistas deben hacerse responsables de sus actos. En lugar de rescate de bancos, deberían actuar los fiscales para determinar responsabilidades, y los bancos que no puedan devolver sus depósitos declararlos en concurso o aplicarles la ley de quiebras, como se hace con cualquier entidad comercial en cesación de pagos. Se debe terminar de una vez por todas con la socialización de las pérdidas y la farsa de la solidaridad y el bien común.

    Coincido con el propietario, en que esta crisis, es la crisis del intervencionismo y del keynesianismo. Esta burbuja producida en el mercado de bienes raíces no se habría producido en condiciones de libre oferta y demanda de capitales. Muchas veces en la historia se han producido crisis similares, siempre por manipulaciones y fraudes cometidos contra personas ingenuas. Pedir la intervención del estado para remediar la crisis, sería legalizar el robo, el fraude, la mala fe y darles impunidad eterna a los estafadores. Además se debe tener en cuenta que no hace falta crear más instituciones regulatorias, sino que éstas ya existen desde hace décadas y no funcionan, por incoherentes, por tener funciones superpuestas o por que han quedado rezagadas por el avance tecnológico. Franklin Delano Roosevelt, John Kennedy y James Carter, crearon centenares de oficinas públicas con fines de regulación y control, nunca consiguieron nada, excepto darle más poder al gobierno para entrometerse en la vida privada de los individuos. Lo que se debe hacer es disolverlas y permitir que las instituciones naturales, creadas por las costumbres, regulen los mercados.

    El dramatismo visto previamente al envío del proyecto de Bush al Congreso, tiene similitudes con el que se le dio aquí a las retenciones móviles por parte del gobierno argentino, cuando quiso imponer, primero por el fraudulento método de los DNU y después tratando de engañar y extorsionar al Congreso. El viernes la prensa decía que el mundo imploraba al Congreso de los Estados Unidos aprobar el plan de salvataje. Bush le dio más dramatismo aún, diciendo que era una cuestión de vida o muerte, y el domingo anunció un acuerdo bipartidario, incluyendo a los candidatos presidenciales para conseguir la aprobación. Obviamente el Congreso de los Estados Unidos no es ni parecido al congreso argentino, no se dejan engañar, no comen vidrio, no tienen temor a contradecir “al jefe”, ni de recibir represalias por votar en disidencia. Tampoco el poder judicial lo es, y esto debe haberlo notado Cristina Kirchner en estos últimos días, que en lugar de dar lecciones debería tomarlas. CFK podría tener pronto, una lección práctica de calidad institucional por parte de un juez federal estadounidense; y no habrá consejo de magistratura, ni linchamiento, ni regalote, que la salve del aplazo.

    Reply
    • October 1, 2008 at 10:13 am
      Permalink

      Chapot. Me tomé la libertad de copiar ayer el post y hoy este comentario a varios amigos.

      Reply
      • October 1, 2008 at 4:12 pm
        Permalink

        ¡Muchas Gracias Klaus!. Tu blog está muy lindo y te felicito. He invito a los demás lectores a visitarlo.

        Reply
  • September 30, 2008 at 10:40 pm
    Permalink

    Para condenarlos basta ver las declaraciones de bernanke y greenspan. Nunca es mal momento para recordar que el control del credito y la moneda por parte del estado es una de las propuestas de marx para destruir las sociedades libres.

    Reply
  • October 12, 2008 at 5:08 pm
    Permalink

    Da la impresión que este gobierno estuviera integrado por discipulos de Stalin, quieren reglamentar hasta el mas minimo detalle de sus delirantes imposiciones. De esta manera lo unico que tienen asegurado es el mas estrepitoso fracaso.

    Reply

Leave a Reply