El kirchnerismo confiesa que la jubilación es una calamidad

Que cosa complicada es entender al oficialismo. Se están quejando ahora de la decisión de Macri de Jubilar a los empleados del gobierno de la Ciudad que están en condiciones de obtener ese beneficio. Tienen su grupo en Facebook y todo y Diego Kravetz ha despertado una polémica al respecto. Dicen que Macri es malo y no quiere a las viejos.

La parte que no entiendo es que a la jubilación la administran ellos y dicen que no solo es maravillosa sino que con su propuesta de movilidad va a ser mejor ¿El oficialismo no debería estar sosteniendo que Macri está demostrando su amor por los viejitos al mandárselos a ellos?

El mercado es malo, nos habían dicho, no se ocupa de los viejitos y ellos merecen pasar sus últimos años patas para arriba tomando sol. Qué otro mecanismo que el Estado tenemos para lograr algo tan lindo. Ahora que lo hemos logrado, con todos esos años que Masa pasó en el ANSES y el gobierno que vino con sus ideales de los setenta a demostarar que el mercado no lo es todo ¿cómo es que siguen considerando que jubilar gente es una maldad?

¿Habrá alguien en el PRO que conteste esto?

8 thoughts on “El kirchnerismo confiesa que la jubilación es una calamidad

  • October 1, 2008 at 9:41 am
    Permalink

    Creo que hoy miercoles 1º hay una concentracion de jubilados y otros opositores al despojo a los pasivos, a las 17 en Plaza del Congreso.

    no estaría nada mal frenarles la ley kirchnerista con una concentración como la del monumento a los Españoles en la crisis del campo.

    Y a los abuelitos que suelen ser frágiles de memoria, no se olviden de ésta cuando voten en el 2009, y no vendan su voto por un aumento oportunista en vísperas de las elecciones.

    !!Voto castigo a la pandilla KK en 2009!!.

    Reply
  • October 1, 2008 at 10:24 am
    Permalink

    Una pregunta incorrecta:
    Los abuelitos de hoy, a quién votaron todos estos años?

    Reply
  • October 1, 2008 at 10:35 am
    Permalink

    José, si bien es un buen punto el que presentás, no creo que nadie perciba la incoherencia entre la actitud del kirchnerismo porteño en relación con el kirchnerismo total. Kravetz se dedica a hacer oposición automática en el tema que sea, y permanentemente defiende cosas que van totalmente a contramano de lo que hace el kirchnerismo a nivel nacional. y no tiene ninguna consecuencia en ningun lado, por supuesto, porque nadie relaciona nada con nada. kravetz se opuso a la suba de impuestos en capital, por poner un ejemplo cualquiera, organizo un bocinazo, que no prendio, cuando la misma doña k en uno de sus tantos discursos aplaudio esa misma suba de impuestos y le parecio un acierto de macri…

    Reply
    • October 1, 2008 at 10:58 am
      Permalink

      El se da cuenta, de hecho a mis comentarios en su Facebook no respondió. Tienen una política de comunicación para gente elemental porque saben que si hay algo elemental en el país es la clase media educada de la Ciudad de Buenos Aires disputesta a bailar cualquier danza de la lluvia izquierdosa.

      Reply
  • October 1, 2008 at 10:36 am
    Permalink

    Cualquiercosismo de alto nivel

    Reply
  • October 1, 2008 at 12:09 pm
    Permalink

    La contradicción que señala Mariana es sólo aparente, pues el aumento de ABL en la CABA vino como consecuencia de la revaluación de las propiedades , cosa que beneficiaba a Cristina a través de la mayor recaudación por Bienes Personales.

    Reply
  • October 1, 2008 at 7:25 pm
    Permalink

    Otra movida diabólica del gobierno para hacer pasar la ley que sigue condenando a la miseria a los viejos:
    hacer el mismo día que se votaba la ley en el Parlamento,

    un “calido” y “conciliador” homenaje a Raúl Alfonsín en la Rosada,

    de tal manera que las tapas de los diarios de mañana puedan disimular la mala noticia para los jubilados.

    Reply
  • October 16, 2008 at 4:45 pm
    Permalink

    ¿MOVILIDAD JUBILATORIA?

    El Congreso Nacional ha agregado una más a su ya larga lista de vergüenzas.
    La ley recientemente sancionada, que se pretende llamar “de movilidad jubilatoria”, no cumple de ninguna manera con lo establecido por la Constitución Nacional y lo dispuesto por la Corte Suprema en sus fallos y acordadas. Simula otorgar futuros reajustes basados en reglas deliberadamente confusas, que ni los mismos legisladores que la han votado son capaces de entender y mucho menos de explicar, y que hacen intervenir índices falaces elaborados por gobernantes empecinadamente mentirosos. Mientras tanto, los cuantiosos fondos de la ANSeS, originados en los aportes de los trabajadores activos pasados y presentes, se destinan entre otras cosas a supuestas inversiones ajenas a sus fines específicos, a muy largo plazo y tasa ridículamente baja; y también a pagar una aberrante campaña publicitaria con la que se pretende engañar miserablemente a las personas de la tercera edad.
    Nada de esto les interesa a los politiqueros que pretenden creer cumplido su deber con sólo votar como alguien les ha ordenado; manteniendo, eso sí, todas las prebendas con las que se paga su obsecuencia debida, incluidas las jubilaciones de privilegio.
    No les sonroja otorgar año tras año poderes extraordinarios (e inconstitucionales) a quienes les dictan las órdenes.
    No les molesta el uso desfachatado de cuantiosos recursos públicos en las campañas electorales.
    No les importa que la división de poderes sea una ficción.
    Son cómplices del genocidio que se está perpetrando contra las personas mayores, no sólo estafándolas con los recortes de sus montos jubilatorios sino propiciando la acción de los cobardes malvivientes que asaltan y golpean ferozmente a muchos ancianos para robarles sus magros haberes, aprovechando el amparo legal que les brindan sus encumbrados protectores. Los culpables de este genocidio tendrán que responder. Debe llegarles la hora, y es bueno que toda la población trabajadora tome conciencia de ello. Todos tenemos el derecho de estar representados en el parlamento por personas honestas, no por títeres.

    Ing. Arcadio M. Niell

    Esta nota cuenta con el aval de la Asociación de Profesionales Docentes Jubilados y Pensionados de la Universidad Nacional de Córdoba, en cuyo nombre se ruega a quienes la reciban contribuir a darle la mayor difusión posible.

    Reply

Leave a Reply