El grado de resentimiento de la gente que fue elegida para gobernar llega a niveles ridículos. […]