Este comentario muy ilustrativo sobre la realidad del "paraíso" revolucionario cubano me llegó a través de Luis Alberto. Fue hecho en un blog de Elpais.com que defiende al régimen cubano.

La opinión de un comunista argentino que visitó Cuba  
Por Hector Navarro

Yo fui afiliado del Partido Comunista Argentino. Luego fui uno de los fundadores del Partido Comunista Revolucionario.

Fui Secretario General del Centro de Estudiantes de mi Facultad de Derecho. Cuando murió el Che me llevaron preso por haber colocado su imagen en la Facultad.

Si bien ya no tenía ilusión alguna, por el contrario, sobre lo que era el estalinismo, creí que en Cuba se estaba haciendo el verdadero socialismo, un socialismo con rostro humano.

En 1998 viajé a Cuba para cubrir la visita del Papa para un canal de televisión argentino. Estuve un mes y medio. Pensaba unir trabajo con vacaciones. Luego de la primera semana inicial en que me deslumbraron las playas de arenas coralinas, las aguas verdiazuladas y la maravilla de La Habana vieja y su gente empecé a ver cosas preocupantes que me hicieron una especie de "click" mental, un llamado de atención.

Les cuento: Pequeñas cosas. Cuando les pedí a un grupo de músicos que tocaban en la playa de Santa María que tocaran esa canción dedicada al Che ("y tu querida presencia, Cmdte. Che Guevara") y les dije que yo era rosarino como el Che creí que los halagaría. Por el contrario pusieron "cara de culo" como decimos los argentinos. La tocaron porque yo era el que pagaba (diez dólares por veinte minutos de música)

Como los del partido se creyeron que yo era alguien importante en la Argentina (lo que no es así, por supuesto) por aparecer en la televisión me prepararon encuentros con artistas cubanos. En uno con los artistas jubilados les conté lo mal que estaban las viudas de los jubilados (las pensionadas) que solamente cobraban U$A 150 por mes y que todos los miércoles le hacían una caceroleada a Menem por esa causa.

Yo creí que los jubilados cubanos se horrorizarían pero me miraban como fascinados y con cara de piedra al mismo tiempo. ¡Me da vergüenza! A los pocos días supe la causa: Los jubilados cubanos cobran tres dólares y medio por mes.

Y salvo los pocos y malos artículos de la cartilla de racionamiento todo se debe comprar en dólares. Y muy caro. Me horroricé cuando supe que el litro de aceite costaba U$A 2,30 en Cuba. En Argentina costaba entre 70 y 80 centavos de dólar el litro.

Me indignó ver que en los pueblos del interior, donde no van los turistas, hay negocios donde se paga todo en dólares. Son negocios donde el gobierno recauda los dólares que los exiliados de Miami les envían a sus familiares en Cuba para que no mueran de hambre.

Es actualmente la mayor fuente de divisas de Cuba y tiene una enorme ventaja ante el hecho de que la economía cubana es esencialmente inexistente: no requiere de contraprestación alguna porque son donaciones. A diferencia del turismo donde al turista hay que darle algo a cambio de su dinero.

¿Igualdad? Para nada. Los turistas y los jerarcas del partido tienen lo mejor: sanatorios lujosos viajes al exterior, las mansiones expropiadas. El pueblo simplemente tiene hambre: Los niños a partir de los siete años no tienen derecho a tomar leche. La carne de vaca se reserva para los turistas.

Y si un cubano mata una vaca tiene una condena peor que si matara a un hombre. ¡Aunque sea suya y la haya criado! Es obligatorio registrar los nacimientos de vacunos en un registro más estricto que el de la gente.

Resultado: Una gran epidemia de ceguera causada por el beriberi, al que el gobierno cubano llamó "neuropatía óptica" porque le daba vergüenza tener esa enfermedad del extremo subdesarrollo.

El beriberi es causado por falta de las vitaminas liposolubles, que se encuentran en la grasa de la carne. Ocurre que los cubanos debieron transformarse en vegetarianos a la fuerza.

Recorriendo Cuba te das cuenta de que las estadísticas de salud que propagandiza el gobierno son falsas. La gente anda flaca, con las ropas que les bailan. No ves un solo gordo en Cuba. En Cuba no sería posible armar como en Brasil una comparsa de esas hermosas negras de Bahía, bien gordas y vestidas de blanco. Los negros, en especial, son los que se mueren de hambre en Cuba.

Pero tal vez lo que más me conmovió en Cuba (y me abrió los ojos) es ver la amargura de la gente, la falta de esperanzas. Me decían que ni siquiera con la muerte de Fidel había esperanzas, porque me decían que el sucesor, Raúl, es peor que Fidel.

¿No les llama la atención estas monarquías socialistas, donde el hijo sucede al padre, como en Corea del Norte, o los hermanos entre sí como en Cuba? ¿No les dice nada eso?

¿Dónde está la "democracia popular" si ya sabemos que Raúl sucederá a Fidel en el trono?

Podría escribir horas, sobre las situaciones de espanto que me contaron los cubanos. Y las que yo mismo vi. Solamente algo muy significativo: En el mes y medio que estuve nadie me señaló nada positivo.

Y hablé con centenares de personas.

Los que hablamos español tenemos ese privilegio, poder hablar con la gente si uno visita Cuba. Pero si lo haces se te arruinarán las vacaciones, tal es la amargura que se destila.

Sin embargo yo estoy muy contento de haberlo hecho. Me podía haber muerto creyendo en el socialismo como forma económica y política.

Ahora ya nadie me puede hacer el cuento. Ya he visto que en Cuba es la misma mierda que ha sido en Rusia y toda Europa Oriental.

Y haberlo comprobado fue la experiencia humana más importante de mi vida.

Tags: , ,

Categories:

24 Responses

  1. Más claro imposible. Y está dicho por un confieso comunista así que nada tiene que ver la CIA o el FBI, que serían excusas de nuestros progres.
    Dicho sea de paso, y esta nota me lo reflejó, los llamados “progres” argentinos me dan mas repugnancia que los comunistas.

  2. Toda una rareza,

    un comunista que reconozca el fracaso y no lo impute, por ejemplo, al “Bloqueo Imperialista”.

  3. Misterioso recurso tenemos los humanos de “ver” con los ojos “lo que pensamos”, ciegos de la realidad que se empeña en ser diferente. Este señor “alcanzó la luz”. Fue un dia a Cuba y se convenció, tiene la honestidad de admitirlo. Pero muchos argentinos siguen regalando caramelitos en el Malecón de la Habana y encerrados en sus ideas perciben sólo la fantasía que construyeron.

  4. José, tenés algun link al original en elpais.com?

    Porque sino, no se los puedo mandar a los CUBA-Defensores-Comedores-De-Asado 🙂

    Salud

    Gabriel

  5. Lo malo es que no muchos de estos progreizquierdos pueden viajar a Cuba para por fin empezar a ver la realidad tal cual es y no como la soñaron.

    100.000.000 de muertos y los que faltan hasta que esta aberración se termine…

  6. Creo que solo una cosa puede impulsar y sostener un experimento social contra natura como el cubano.

    EL ODIO

    que suele anidar en el lado oscuro de muchas almas humanas.

  7. Creo que mas ciegos (o mas crueles) son los que van a Cuba y VEN. Ven la miseria y vuelven contando maravillas. Es mas, son capaces de percibir felicidad en esa gente resignada y falta de libertad. Pero pobre del que impida a ese mismo mismo tipo, en Argentina, pintar con aerosol la Catedral, por ejemplo, porque será calificado de facho de inmediato.

  8. El simple dato que indica que la gente quiere / quiso huir de Cuba y de la URSS aun arriesgando su vida y que se desesperan por entrar a EEUU es bastante claro respecto a qué sistema funciona y cuál no.

  9. Interesante, aunque no es necesario vivir lo vivido por este señor para convencerse de lo que es el castrismo.

    A propósito, ¿ya se designó quién es el embajador argentino en Cuba?. Pregunto porque me dió la impresión de que muchos pro-fidelines hablan y hablan, pero no quieren saber nada con ese destino (prefieren París o Madrid, antes que La Habana…). ¿Querrá ir Hebe?

  10. Seria interesante que este señor explicara cual es el mecanismo por el cual durante decadas nego los horrores del regimen cubano. Porque me imagino que durante largos años de militancia habra escuchado en sobradas oportunidades criticas al regimen castrista. ¿como hizo para ignorar todo eso? ¿como admirador de castro, nunca se lo ocurrio averiguar porque la gente se escapaba arriesgado su vida de la isla? ¿todas las critias y denuncias contra castro las reducia a que eran producto del imperialismo?

  11. Está muy bien que se haya dado cuenta de la basura que es el marxismo pero, coincidiendo con Mercedes y Matías, ¿recién cuando fue a Cuba se dio cuenta? ¿nunca se enteró de los miles de fusilados y presos políticos? ¿jamás oyó nada sobre las niñas cubanas que se prostituyen por un plato de comida? ¿o era tan imbécil que pensó que eso era una conspiración del imperialismo? Me hace acordar al imbécil que comentó en este blog sobre el pibe que metieron preso por sus incómodas preguntas a los jerarcas del régimen que decía que era todo una conspiración de Radio Martí y el Departamento de Estado. Es simple, lo único que hace falta para despreciar al marxismo es SENTIDO COMÚN.

  12. La estulticia (necedad, sandez) es pecado mortal, dice Santo Tomás: ella es hija de la lujuria y la soberbia. Y estas son dos fieras que arrasan el jardín del alma.
    La estulticia, aunque parezca sin culpa, tiene que ser pecado, porque la escritura la amenaza con castigos tan graves que deben ser pecados graves.
    El libro de los Proverbios dice: El número de los necios es infinito. El necio no hallará el camino de la vida.
    Y el Libro de Job dice: Por la estulticia de los pueblos necios permite Dios que los gobierne el hombre hipócrita

    De Leonardo Castellani – San Agustín y Nosotros.

    Es lamentable que algunos tengan que ver para creer, saludos

  13. Como dijo Einstein alguna vez..”es posible saber el tamaño del Universo, lo que es imposible es conocer el tamaño de la estupidez humana”.

  14. Los conversos son siempre bienvenidos porque significa que han reflexionado, aunque sea tarde.

    Si estas cosas se publican en un blog que apoya al régimen,
    no quiero imaginar lo que publican los críticos.

  15. A mi personalmente me paso algo similar mi padre era comunista yo milite en partidos de izquierda y aunque ya venia desilusionado con varias ideas socialistas todavia pensaba que de alguna forma el socialismo se podia reformular, hasta que fui a Cuba y dije basta esto no tiene ni pies ni cabeza, el socialismo lo unico que logra es poner trabas a todo tipo de desarrollo humano

  16. No importa. Vamos a darle al comunismo una oportunidad más. A parte es obvio que lo que han hechos tipos no tiene nada que ver con lo pretendido por marx y el che.

  17. Màs valor tenemos quienes usamos el sentido comùn y nò la envidia, la racionalidad y nò el resentimiento, para ver en Cuba otro reino de todas las miserias humanas llevadas al poder.
    Estos tipos en definitiva, aunque redimidos de su pelotudez, son tardìos.
    Acà se escucha a tanto imbècil en el mundo artìstico (p. ej.) hablar del “idealismo del Chè”, ò la “valentìa de Castro” contra la resistencia del Imperio, etc.etc.
    Los cerebros primarios son imanes para comprar cualquier premisa liviana y con un atractivo moñito, llenos de palabras lindas y utòpicas.
    QUE DISTINTA ES LA REALIDAD PARA ESOS QUIENES SUFRIERON Y SUFREN A TIRANOS ASESINOS.

  18. ¿Alguien conoce a algún converso a la inversa, es decir, un liberal pasado a comunista/socialista?

    Yo no 😛 y me parece que eso, junto con la diferencia que hay entre los que quieren entrar y salir de Cuba y Estados Unidos (de uno se matan por salir, del otro se matan por entrar) ayudan a ver la basura que es el comunismo, que no resiste la prueba de realidad.

  19. Creo que estoy en desacuerdo con la mayoría de los comentaristas de este post.
    Lejos de considerar un demérito el cambiar de causa política , o abandonar la ideología, la vieja creencia o “militancia” me parece que quien es capaz de producir en si mismo ese cambio merece el mayor de nuestros reconocimientos por el coraje, amplitud de mente y fuerza que conllevan decisiones como esa.

    Hacer a un lado la ideología, creencia, o causa por la que se ha luchado una vida no es fácil para nadie. Admitir que se ha estado equivocado, que los esfuerzos y luchas en la que se ha estado empeñado hasta ese momento han sido errores que conducían a un mal mayor no es tarea sencilla. Tanto el orgullo , la estima de si mismo como el sentido de responsabilidad cierran la mente del individuo hacia ese derrotero.

    En esas circunstancias cuando los hechos parecen desmentir las creencias, la mayoría de sus seguidores niegan la realidad cegándose ante ella, o se radicalizan en la negación adoptando la actitud fanática (un fanático es alguien que no se permite la duda; le tiene horror). Son muy pocos los que son capaces del rompimiento.

    Rupturas de este tipo acarrean no sólo el abandono de los grupos de pertenencia lo que en sí es penoso para cualquier ser humano, sino que la condena que les llega por parte de propios y extraños es muy fuerte. Si se trata de religión se los llama apóstatas , si se trata de política se les dice tránsfugas (que en nuestro país ha cambiado de significado).

    Hay testimonios penosos de lo difícil que es este tránsito para algunos. El caso de Arthur Koestler, comunista alemán, es quizá uno de los más clásicos por la descripción que hace el mismo en su literatura (que es en gran parte autobiográfica) de su derrotero de salida del comunismo que le llevó varios años. Trató de ocultar con la praxis las dudas y descubrimientos que iban surgiendo en su interior, hasta que finalmente se liberó y salió.

    El testimonio presente que hemos leído nos muestra un proceso que parece haber sido más rápido por la amplitud de mente del protagonista. Nótese que dice en cierto momento que tuvo un “click”. Aquí el hombre no cerró los ojos ni ocultó la realidad a si mismo, sino que con mente abierta siguió investigando hasta llegar a la conclusión a la que arribó. Esto habla muy bien de él.

    El caso de Mario Vargas Llosa que no sólo mes un buen escritor, sino que como periodista es uno de los mejores columnistas liberales de la actualidad, es otro caso de ruptura ideológica y cambio de posición. En su momento fue militante comunista y abandonó esas posiciones hasta abrazar el liberalismo.

    Dentro del liberalismo hay mucha gente venida de la izquierda. Esto no es nuevo para nosotros. Debería llenarnos de orgullo.

  20. Bienvenida la “epifania”…es un paso adelante en la dirección correcta. Aplaudo y me congratulo por la conversión, tal como dice Pablito los conversos son los más fervorosos defensores de sus nuevas causas, creo que en parte debe ser para borrar culpas por sus “errores” pasados.
    No obstante , al igual que la Dra. Molina esta gente además de denunciar la realidad del regimen cubano, tendria que al menos pedir disculpas y por el daño causado al ayudar a propagar semejante abominación contra la humanidad como es el socialismo.
    Es realemtne sorprendente que gente inteligente tenga que ir a Cuba y despues de un régimen de casi 50 años para darse cuenta de lo que pasa ahi. Normalmente esta gente, no digo que este sea el caso, si bien reconoce su error presente intenta justificar sus posiciones pasadas es como decir apoyar a Castro antes estaba bien …pero ahora esta mal . El otro tema que me parece importante es que la gente cree que las cosas no tienen consecuencias en el futuro, es como si consideran que las cosas suceden por generación espontanea, nada tiene costo, nada tiene historia etc….es decir quizas este hombre cree que repara todo el daño hecho con solo hecho de postear su confesión en el blog…quizás no puede hacer otra cosa pero, insisto, debería por lo menos mostrar signos de sincero arrepentimiento por los males causados.

    reitero, bienvenida la epifania pero no olvidemos que esta gente ayudo a propagar uno de los mayores males que asolaron a la humanidad durante casi todo el siglo XX y que todavia permenace vivo en gran cantidad de doctrinas , dogmas y actos de “gobierno” alrededor de todo el planeta

  21. Es cierto lo que dice Luis Alberto, mucha gente de la izquierda pasó a ser liberal, como Popper, Mises y varios más.
    Bienvenido sea.

  22. Alguien comprobó la identidad de ese tal Héctor Navarro? Me parece poco serio reproducir opiniones apócrifas sin comprobar la fuente. Independientemente de estar de acuerdo con el texto o no.

    • No pretende ser otra cosa que la transcripción de un comentario hecho en un Blog de El País. Lo que está comprobado es que lo que describe es real.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: