Bárbaro también

Le tengo respeto por su nivel de tolerancia a Julio Bárbaro a pesar de estar en las antípodas de su pensamiento y no compartir muchos de sus valores. Una vez me dijo que para llamar asesino al Ché Guevara tendría que considerar igual a San Martín, lo que marca hasta qué punto llega esa distancia. También podría decir que colaborar con este gobierno no es un gran antecedente, pero nunca me pareció que las decisiones generales por si mismas descalifiquen a una persona. Vaya a saber uno con qué composición de lugar se acepta semejante cosa, pero mi respeto por Bárbaro pasa por otro carril y es que creo que es de los pocos hombres de izquierda que se banca otras ideas sin hacer un juego de identificación entre buenos y malos y colocarse en el lugar de un Torquemada.

Nuestra izquierda made in Argentina es tan berreta que es muy difícil encontrar personajes así. El año pasado en un desayuno de UCES se bancó que lo llamara “dictador de los medios” cuando hablaba de cómo distribuir la grilla de programación de compañías de cable privadas. Se limitó a contestar mi objeción dándola por válida aunque por supuesto no la compartía. Lo he visto participar de programas de televisión ideológicamente “incorrectos” con la misma actitud que con los chupa medias habituales del kirchnerato. Esto es más raro todavía.

El reportaje de Fontevecchia al ex titular del COMFER promete buenas definiciones. Destaca un aspecto en el que insisto desde el principio de esta aventura autoritaria y es que el kirchnerismo responde a fenómenos psicológicos y no tanto a ideológicos. Y también los mecanismos de identificación por oposición que atribuye al peronismo residual pero que es parte de toda la inconducta política argentina. Y cuando digo política incluyo al periodismo y a la población:

“Hoy me parece que el antiperonismo es una cosa que incitamos los peronistas para encontrar una identidad afuera que no tenemos adentro”

El oficialismo le saltará al cuello cumpliendo su definición como una profesía. Todo grupo de miserables se define atacando a alguien para encontrar su identidad. Este sería un buen argumento para convencer a Bárbaro de que abjure del colectivismo, pero ese es ya otro tema.

11 thoughts on “Bárbaro también

  • April 19, 2008 at 3:21 pm
    Permalink

    Es como decís José, el manual del usuario del kirchnerismo es un análisis psicológico del argentino medio, sus virtudes y sus miserias. Es la técnica de Perón revisited y reloaded. Porque esta vez van por lo que aquel no pudo o no quiso conseguir.

    Reply
  • April 19, 2008 at 3:25 pm
    Permalink

    Na da más cerca de la verdad lo que dijo este hombre, con respecto al peronismo y antiperonismo; particularmente pienso que la banda gobernante no es peronista en sí sino que utiliza al peronismo para perpetuarse.
    En los primeros años fueron progres al mejor estilo pergollinista y no querían saber nada con el peronismo. Ahora, por una cuestión de intereses (y para tener votos) vuelven hacia el peronismo.
    Más que peronistas o antiperonistas, son farsantes.

    Reply
  • April 19, 2008 at 4:20 pm
    Permalink

    La izquierda y los peronistas necesitan de esos fantasmas: gorilas, oligarcas, cipayos, neoliberales. Atacan siempre fantasmas, que como no existen no se pueden defender. No existe el partido neoliberal ni nadie que se identifique con esa ideología (si es que existe), los gorilas no existen más Alfredo Palacios fue uno, y los oligarcas latifundistas tampoco. Ellos hablan como si cada productor agropecuario fuera Patrón Costas. Eso evidencia que solos no pueden existir, solo existen porque están para defendernos(?) de los fantasmas.

    Reply
  • April 19, 2008 at 4:56 pm
    Permalink

    Darìo Damian…el peronismo en sì es una farsa…una GRAN FARSA.
    Como primera mediad, se adueña de ideales colectivistas, punto primer para dominar cabezas huecas.
    Luego, crea enemigos fantasmas – como todo popu-totalitarismo – y finalmente ES ADAPTABLE SIEMPRE…dicho en buen romance, es FALSO, MUTA, CAMBIA DE PIEL como las vìvoras.
    El fin primero por tanto es el logro del poder de cualquier manera, ir donde sople el viento y lleve la corriente y la absoluta permanencia en el poder.
    Para mì, el rey Kaka superò a Peròn en cuanto a (si es posible) falta de escrùpulos, virtud primera de un buen peronista.
    Basta de encuadrar y pretender ponerle un color al peronismo.
    Es una masa camaleònica donde la traiciòn deja de denominarse traiciòn (a supuestos ideales y personas) y el cambio es permanente.
    Me encantarìa saber si hay antecedentes en la Historia de semejante “movimiento”, perpetuado durante màs de 70 años.

    Reply
  • April 19, 2008 at 6:42 pm
    Permalink

    Se dice que hay 3 circunstancias en las que las actitudes de las personas los revelan tal cual son:

    Frente al dinero.

    Ante la comida.

    Cuando tiene poder.

    Es el mejor test que permite identificar a un peronista.

    Reply
  • April 19, 2008 at 6:49 pm
    Permalink

    José:
    El margen izquierdo de la página, recorta una o dos letras del principio de cada renglón.

    Averiguá si eso les pasa a todos.

    Reply
  • April 19, 2008 at 7:43 pm
    Permalink

    De acuerdo, Juanju: pero es una inmunda farsa cuyos resultados son espantosos. Aquí estamos, desde 1945 sumidos en la misma cosa amorfa, sin poder salir de ella, y cada vez menos educación, más endeudamiento, más vulgarización, más descreimiento, más servilismo, más mendacidad, más……. Y menos patriotismo.

    Pablito, no comprendo tu último. Podés hacerlo más entendible para los ignorantes?

    Reply
  • April 19, 2008 at 9:18 pm
    Permalink

    Sin duda roberto…embrutecieron a la gente por un lado y manejaron el poder directa ò indirectamente por el otro.
    Suma de partes para un todo cuasi perfecto.
    Convengamos que hay mucho argentino al cual el peronismo le hace de espejo…es el arquetipo de millones que navegan entre la ignorancia y el enano fascista. El peronismo les calza justo.
    Peròn no vino en un OVNI.
    Abandonamos la repùblica y eso es pretender lanzarse del bote porque se nada bàrbaro (“me cago en la Constituciòn y las leyes”) estando en alta mar, rodeado de tiburones…terminas morfado.

    Reply
  • April 19, 2008 at 9:38 pm
    Permalink

    No hay peronismo sin argentinos.

    Reply
  • April 19, 2008 at 9:49 pm
    Permalink

    Roberto:
    Decía que el margen izquierdo de la página aparecia corrido y ocultaba las dos primeras letras de cada renglón.
    Pero ahora parece que se arregló.

    Reply
  • April 19, 2008 at 9:53 pm
    Permalink

    Lo que describieron arriba son los medios que utilizan los llamados peronistas.
    Faltó describir los fines que persiguen con esos medios;

    Robar con la impunidad que da el poder y la “fama” que da en un reino de mediocres detentar ese poder.

    Reply

Leave a Reply