Militantes K a los estrados

Años atrás éramos los primeros productores mundiales de bobos. Hoy no hemos descendido nuestra capacidad productiva pero el mundo ha hecho un esfuerzo importante para producir los propios. Un buen ejemplo sería el funcionario que le aconsejó a George W. Bush decir lo maravillosa que es la política de derechos humanos en la Argentina. Quién quiera que haya sido ese consejero, está al nivel de cualquiera de los nuestros.

El kirchnerismo viola derechos humanos de manera permanente y el episodio más burdo lo vimos con la última movilización de fuerzas para policiales. Y carece por completo de política de derechos humanos. Nadie podría felicitar al presidente de los Estados Unidos por juzgar a militares por crímenes comunes porque eso le está prohibido por la Constitución, al igual que le está prohibido al Poder Ejecutivo Nacional. No lo harían porque sería una política represiva y no de derechos humanos y con mayor razón si se los juzga por hechos ocurridos en el contexto de un enfrentamiento armado (¿no les gusta la palabra guerra? No hace falta) con el propio bando con el que se identifica el matrimonio presidencial.

Por supuesto que es una práctica hipócrita de parte del Departamento de Estado, pero conviene poner las cosas en su lugar. Algún día habrá que recordar que mientras avanza la policía de la prensa y se asegura el oficialismo poder nombrar a cualquier militante arrastrado (de esos que al oficialismo le sobran) para juzgarnos, Estados Unidos elige el papel de cómplice. En la década anterior pretendía ser juez de la corrupción de los gobiernos latino americanos, con información de prensa, ahora ha virado y coquetea con gobiernos financiados por bandidos internacionales descubiertos por su propia justicia.

Habrá mucho escándalo en la semana con el proyecto de la ultra kirchnerista Diana Conti de liberar al proceso de selección de los jueces de los rigores de los exámenes técnicos en búsqueda de una mayor discrecionalidad política. En el año 94 mientras el nuevo sistema de nombramientos se proyectaba, antes de la reforma, discutía con todo el mundo que parecía convencido de la panacea de inventar una institución formal que se parezca a otras que fueron fruto de la evolución histórica de otros sistemas, como remedio para tener una justicia mejor. Siempre me pareció, como dice Conti, que el asunto importante al seleccionar un juez no es técnico sino político. No se puede abandonar la responsabilidad de nombrar jueces que defiendan la libertad y la propiedad (si esta palabra escandaliza es consecuencia de cómo la Constitución fue abandonada) ni en favor de los deseos de un gobierno ni en favor de supuesta objetividad técnica.

Como consecuencia del embrutecimiento general la mayoría pensaba que un organismo con un buen título y con una función descripta por genios de las buenas medidas de autoridad que todo lo solucionan, haría que salieran buenos jueces dónde la política (incluida la política que promovía la Constitución) quedara de lado. Desconocían que si los políticos tienen intereses propios los abogados, los jueces, los genios del derecho y los grandes técnicos también. Por supuesto que los consejeros políticos también los tendrían. El Consejo de la Magistratura se convirtió en una puja de intereses políticos en los que prevaleció, luego de la reforma de la señora que llegó a la presidencia, la política del Frente para la Victoria. Lo que hay que tener claro sin embargo es que en ningún lugar estaba representada la política de los treinta y cinco primeros artículos de la vieja Constitución Nacional. A lo sumo podíamos librarnos de un proyecto dictatorial, para caer en otro un poco más gris.

Ahora ese consejo va a ser vaciado por completo de sentido. Se interpretará que es consecuencia del ingreso de la política a la cuestión. Algo parecido ocurre en otros ámbitos. En el campo interpretaban que estaban siendo perjudicados por los políticos y la política, recién ahora algunos se avivan de que sus problemas eran debidos a la falta de política propia, a la ilusión de que las instituciones formales son una valla real contra los parásitos, sin que haya nada político que deba hacerse para asegurarse de que funciones como se debe.

17 thoughts on “Militantes K a los estrados

  • April 13, 2008 at 11:22 am
    Permalink

    O sea, José, que a Bush le armaron una “operación basura”. Debe haber sido la CIA.
    Y aca, en casa seguimos en contra del mérito, la búsqueda de la excelencia, la idoneidad, el honor, la responsabilidad y todas esas pavadas de los liberales. Asi nos va y no quiero pensar como nos va a ir.

    Reply
  • April 13, 2008 at 12:50 pm
    Permalink

    Creo que ni Bush ni el Departamento de Estado son tan estúpidos como para creer eso que dijeron; no son nuestra Presidente que invita a otro Presidente y lo rigorea como si tuviera derecho y nivel para hacerlo.

    Creo que el “desliz” derechohumanoso del Presidente se debió más que nada a que están en un año electoral y les pese o no, Estados Unidos se llenó de izquierdosos que huían en los 70′ (izquierdosos de todos los países de América Latina) y ahora muchos de esos tienen que votar.

    Países con tantos inmigrantes de tantos lugares cometen muchas estupideces en época electoral y Estados Unidos, con una elección tan reñida no es la excepción; sino, no se explica la venida de Shannon a este país que no pincha ni corta en América, me hubieran dicho Brasil, Chile… pero acá… ni sentido tiene pedirnos que hablemos con Chávez si Cristina habló por Sidor y la mandaron a lavar los platos olímpicamente, por no decir que la mandaron a otro lado.

    Me gustaría ver qué dice McCain de la política de Izquierdos Humanos si gana en noviembre, o si este renacer de las Relaciones Carnales se mantiene o nos mandan al lugar que nos corresponde…

    Anexo dominguero:
    ESPECTACULOS | EXCLUSIVO DIARIO PERFIL
    Marcelo Tinelli: “Me encantaría que Florencia K estuviera en Bailando…”
    http://www.perfil.com/contenidos/2008/04/13/noticia_0021.html
    Postnoventismo cholulo en su máxima expresión.

    Reply
  • April 13, 2008 at 1:44 pm
    Permalink

    Debe haberle llegado el comentario del coqueto zurdito de salòn, Timerman.
    McCain serìa muy saludable para Argentina, luego de semejante desliz dialèctico de parte de la administraciòn Bush.
    Sueño con un republicano a lo Reagan, saludable globalmente.
    El descrèdito a causa de la guerra de Irak, quizàs produjo algunos poros de culpa donde se filtra semejante informacìòn, o mejor dicho una pretendida actitud de simpatìa hacia la reina Kakal.
    De cualquier manera sospechoso…nadie puede creer que la polìtica de DDHH en Argentina es todo lo contrario.

    Reply
  • April 13, 2008 at 3:06 pm
    Permalink

    Patética la afirmación del gobierno norteamericano más allá de que piensen o no así.
    Si Bush que es considerado un “halcón” se deja llevar por este discursito la verdad es que no se que pensaría si alguno de los 2 demócratas ganarían.
    Si hay algo que me revienta es que haya gente que no diga lo que piensa por miedo a “quedar mal”.

    Reply
  • April 13, 2008 at 3:18 pm
    Permalink

    Dario Damian, ya lo dijo el gran Charlton Heston: “Political correctness is tyranny with manners”.

    Reply
  • April 13, 2008 at 3:39 pm
    Permalink

    Es sumanmente inquietante el intento de designar jueces afines al poder pòlítico.

    Recordemos que una vez nombrados, la Constitución dice que son inamovibles y que no pueden ser removidos por el contenido de sus fallos, sino por inconductas en el desempeño.

    Veamos por caso nomás a los jueces abolicionistas que liberan delincuentes y que dejan a la sociedad inerme frente al delito.

    Reply
  • April 13, 2008 at 3:59 pm
    Permalink

    Con respecto a lo de Los Simpsons, particularmente no creo que lo levanten como sucedió en Venezuela, allá eso pasó porque en un capítulo se habló en contra de Chávez y a la oligarquía kirchnerista en realidad le molesta todo lo que tenga que ver con ella, no con los demás (incluído a Perón). Mientras no mencionen al Rey y a la Reina (que dicho sea de paso no lo van a hacer porque la Argentina es un país poco importante) no pasa nada.
    Que Perón fué un dictador es una obviedad, ahora que un socialista (y ferviente demócrata) como Groening lo diga la verdad es que no me preocupa. Los Simpsons es una serie hecha por izquierdistas demócratas que detestan a Estados Unidos como país, ese es el verdadero mensaje de Los Simpsons y de Groening y Castellanetta.
    Los que ven esa serie recuerden en cuantas de ellas se tildaba a los republicanos como el demonio, por ejemplo el malo de Bob Patiño era candidato republicano en una serie, en otra se dejaba un mensaje en donde los republicanos eran unos corruptos que hacían votar a los muertos, etc.

    Reply
  • April 13, 2008 at 5:13 pm
    Permalink

    Dario, yo soy bastante fanatico de Los Simpson y no creo que sea tan asi. En los últimos años se han puesto un poco pesados con darle palo a la adminsitracion Bush sin contar que los capítulos no son lo excelentes que fueron las primeras 8-9 tempporadas (a eso le sumamos el cambio de voz y…).

    Todo depende mucho de los escritores de turno, no hay un solo escritor para toda la temporada, hay una cantidad de escritores. Por ejemplo los capítulos escritos por Swartzwelder (que es el que mas capítulos de los simpson escribio) no son para nada anti americanos o zurdos (por ejemplo el de la prohibicion del alcohol que Homero produce alcohol ilegalmente o el que querían echar a los inmigrantes que Apu dice “amo este país donde puedo decir, pensar y cobrar lo que quiera”), o otro donde Bart le dice al abuelo “están regalando plata” y el abuelo le dcie “¿Qué? ¿Volvieron los demócratas?”o otro capítulo donde Homero, Burns y Smithers se escapan de EEUU con un billete de 1 millon de dolares y terminan en Cuba y a Cuba la muestran como una isla toda anticuada y hecha mierda y despues Castro les roba el billete y los tira al mar en una balsa.
    Yo que sé, te pones a buscar y hay críticas para todos lados. Además no todos los capítulos de Los Simpson son necesariamente políticos.
    Yo me alegro de que Los Simpson hayan sido creados.

    Reply
  • April 13, 2008 at 5:41 pm
    Permalink

    Rodrigo, es cierto, yo también a veces veo Los Simpson (no soy fanático) y la verdad es que en la mayoría de las veces se critica a la identidad del país (sobre todo Groening y Castellanetta). De hecho, el personaje de Lisa es una muestra de esto (culta frente al resto, imagen de “no muy norteamericana”).

    Reply
  • April 13, 2008 at 7:45 pm
    Permalink

    Desde que yo recuerde Los Simpson siempre fue una serie politicamente incorrecta y en ello precisamente se funda su gran exito. Hay que tener en cuenta que Estados Unidos, fronteras adentro, siempre tuvo medios de informacion y de comunicacion, que bien podrian ser catalogados de moderados o lights para nuestro paladar. Las cadenas de noticias, en especial las nacionales, se cuidan mucho de lo que dicen y bien se podria afirmar que existe en ellas una censura autoimpuesta. Son criticas y siempre lo han sido con aquello o aquellos que, fronteras afuera, afecte los intereses de los Estados Unidos. En un pais fuertemente nacionalista, como en los hechos es USA, eso siempre da rating. Se podran hacer muchas lecturas sobre Los Simpson, pero en la realidad, debe ser uno de los pocos programas donde los norteamericanos se ven a si mismos como lo que son, simples mortales con infinidad de defectos y mas que ninguno la ignorancia sobre el mundo que los rodea. Que es lo positivo de todo ello ?, se rien de si mismos y realmente no lo veo del todo mal.

    Reply
  • April 13, 2008 at 9:04 pm
    Permalink

    Los Simpsons también le han pegado a los demócratas, recuerdo un capítulo en que Clinton llega a Evergreem Terrace 742, y tiene este diálogo con Lisa (más o menos):

    Bill: Cuando algo no te guste, quéjate hasta que alguien te escuche.
    Marge: Ese es un pésimo consejo.
    Bill: Señora, yo soy un pésimo Presidente.

    Y a Al Gore lo han hecho parecer un grandísimo imbécil (no es tan difícil, pero al menos lo han dicho); y a Clinton lo han presetado como a un mujeriego hediondo, cuando le dice a Marge, mientras bailan con los eco-terroristas.

    “Cuando vayas a Washington, tengo una cabañita allá donde paso casi todo el tiempo…”

    Por supuesto que no son las críticas de South Park (Si The Simpsons son los Rolling Stones, South Park son los Sex Pistols de la política), pero es pareja la crítica a demócratas y republicanos.

    Reply
  • April 13, 2008 at 9:06 pm
    Permalink

    Recién leo el blog y realmente José, éste párrafo es de antología, espara copiar, guardar y releer de vez en cuando.

    Reply
  • April 13, 2008 at 9:54 pm
    Permalink

    Si, es verdad FZeroX, incluso hay un capítulo que defiende la tenencia responsable de armas.

    Lisa al igual que otros personajes es otro estereotipo, en su caso de una nerd con pocos amigos. Lisa podría identificarse como una líberal (con tilde), es vegetariana, muchas veces con aires de superada, atea total y bastante anti-religiosa pero la serie no presenta necesariamente esto como algo positivo. De hecho varias veces la presentan como bastante intolerante, pesada y tediosa.

    Reply
  • August 18, 2008 at 7:47 am
    Permalink

    Los Simpsons es una serie demócrata de izquierdas, se puede ver como pone a los republicanos como ricos y poderosos que lo controlan todo, como en el capítulo del congresista Krusty, en el que aparece en la TV en un debate contra un demócrata y el presentador ignora al demócrata y le habla a Krusty como congresista, sin serlo.

    Aunque también ha hecho críticas a algunos demócratas, pero en mucha menor medida que con los republicanos.

    Si me baso SÓLO en la serie, yo diría que los republicanos es un partido político sectáreo, oscuro, poderoso, corrupto, cristiano y de ultraderecha; que es lo que creo que nos quiere hacer ver Matt Groening

    Reply
  • August 29, 2008 at 4:08 pm
    Permalink

    El artículo “La Prensa que he vivido” de Enrique Maceira, publicado por la Academia Nacional de Periodismo de la Argentina justifica la condena de todos los represores argentinos, porque en este trabajo “periodístico”, Enrique Maceira revela el odio hacia los derechos humanos y su amor por la represión y los represores, al igual que su adhesión a todas las dictaduras. De igual manera pensaban y piensan los represores. Recuerden una frase de los represores: “La letra con sangre entra”. Siempre difundieron su odio hacia el pueblo y hoy se quejan porque se recuerde el pasado y se ponen en víctimas. Los conceptos de Enrique José Maceira justifican las condenas a los militares. Un personaje siniestro, de una bajeza moral inimaginable, que se enriqueció a costa de todos las entidades que administró y fundió. Pero no deja de ser lamentable que la Academia Nacional de Periodismo haya publicado semejante barbaridad, esto da cuenta del poco valor de esta academia.
    Ver: http://www.academiaperiodismo.org.ar/publicaciones/ANP_Maceira.pdf

    Reply

Leave a Reply