Si hay consumidor hay proveedor

De la mano de don Anibal Fernández, ministro de justicia del kirchnerismo (unifico crieterios) o kirchnerato (raro que nadie ha bautizado a este cambalache así, se acabaron los valientes) vamos hacia un debate falso. Su proyecto de despenalización del consumo no resuelve nada más que poner la responsabilidad sobre la drogadicción fuera de su lugar y en consecuencia potenciar todos los problemas.

La creencia es que el consumidor de drogas existe por culpa del comerciante de drogas (traficante le dicen porque tiene otra carga emotiva, pero quiere decir lo mismo). No me voy a meter en esta discusión porque es larga y ya dijimos bastante en el blog, pero despenalizar el consumo de drogas implica despenalizar la provisión. Si no se puede castigar a alguien por lo que consume porque eso afecta su libertad personal ¿por qué se persigue a quienes responden a la demanda?

Es fácil decir que el consumidor es víctima del proveedor. Se lo afirma y listo. Pero no pasa de la categoría de dogma. Si no se empieza por considerar responsable del consumo de drogas al consumidor (lo que no implica castigarlo sino dejarlo en paz con lo que hace) no cambia nada.

88 thoughts on “Si hay consumidor hay proveedor

  • March 16, 2008 at 9:59 pm
    Permalink

    El tema, como lo ha explicado el Ministro, no parece tener congruencia. Si el vendedor (traficante, distribuidor o comerciante, como más nos guste) comete delito al vender, el mismo no podría consumarse si no hubiera comprador (consumidor, o lo que sea). Es decir, que se trata de una compleja figura delictiva donde, para tipificarse, son necesarias las dos partes. Igual que en el cohecho. Pensemos, si a alguien se le diera por despenalizar al que recibe la coima y dejar punible sólo al que la ofrece. Me parece que todo no pasa de ser otra de las posturas progresistas que nos estan llevando al desastre total.

    Reply
  • March 16, 2008 at 10:06 pm
    Permalink

    Yo tengo este pensamiento, al cual tiene como base el sistema de salud y el sistema judicial para no ser mas extensos.
    Desde mi punto de vista, una sustancia se prohíbe, no para arruinar o proteger el negocio de otros, sino para proteger al individuo de eso que se prohíbe, para ser mas claro, esta prohibido cruzar en rojo una calle por que además de matarnos nosotros, podemos crear una catástrofe mayor.
    A todo lo antes formulado, yo le agregaría en el caso de las drogas prohibidas, que impacta la cantidad de prestaciones directamente al sistema publico de salud, muy pocos casos van al sistema privado, sin contar todo problema de designar curador a un responsable, mas un sin numero de tramites judiciales para poder internar a un individuo drogadicto, esto se agrava cuando un individuo roba, mata, viola entre otras calamidades, para proveer su medio de placer.
    Como conclusión a lo expresado, pienso que no solo hay que castigar, sino que en forma severa, ya que siendo ciudadano de un estado que paga sus impuestos, me veo perjudicado cuando no tiene remedio para ir a un hospital publico y esperar en la guardia mientras atienden a un drogadicto entre 5 personas ya que no quiere que lo atiendan o cuando me asalta/secuestra/mata un pibito para poder comprar un paco.
    En pocas palabras, no soy abogado, fiscal o juez, solo soy un ciudadano que no solo me roban a mi directamente, sino por medio de mis impuestos mal usados, y quiero que termine.

    Reply
  • March 16, 2008 at 11:16 pm
    Permalink

    Skynet: ¿y el 90% de la gente que usa drogas y no comete ningún delito por que la vas a poner en la misma bolsa? además el estado no está para proteger al indivisuo de si mismo, ese es un concepto totalitario, por otro lado ¿que pasa con las miles de personas que caen en el sistema de salud pública por problemas de tabaquismo o alcoholismo? también te gastan los impuestos para curarse de males provocados por vicios ¿y el boludo que por vivir morfando hamburguesas le da un infarto? en todo caso habría que reconsiderar el tema de la “salud pública” que según mi vision libertaria no debería existir. Por último se debería considerar como agravante el uso de sustancias para cometer delitos y no un atenuante como sucede ahora.

    Reply
  • March 16, 2008 at 11:34 pm
    Permalink

    Otra vez el debate sobre las drogas. Hay que reconocerle a nuestro maravilloso ministro de INjusticia Aníbal, un gran sentido de la oportunidad. Mejor hablar de drogas (de eso Aníbal sabe bastante), así la gente no rompe las pelotas con la sensación de inflación, Morenito discutiendo con el guacho de los rulos y otras maravillas de este gobierno sensacional. Escribo esto mientras escucho un ardoroso debate en el programa de Mariano (a) el oblicuo, como lo bautizó mi padre. Leo tu post José. Yo creo en la libertad individual. Pero la palabra LIBERTAD sola no me dice nada y, puede insinuarme desde lo sublime a lo más abyecto.
    Voy al tema. Todos estos debates masturbatorios entre gente que no sabe un soberano carajo sobre lo que le pasa a un drogadicto hablan de la libertad de drogarse.
    O hablan de que si el drogadicto es libre de consumir también sería libre el comerciante de vender. Siempre hay alguien que vende porque alguien compra. Pero, y esto la mayoría no lo entiende ni lo entenderá, el drogadicto NO ES libre. Su impulso no se basa en una libre elección. Está compelido por una enfermedad que lo lleva a matarse, a veces lentamente, a veces rápidamente. Y el resultado es siempre el mismo: cárcel, hospital, o la bolsa negra de la morgue. Y la asepsia intelectual de muchos como Martín ante este tema termina abruptamente cuando a alguno le toca ir a la morgue a reconocer a alguien querido. Sé muy bien de lo que hablo porque vengo de ahí.
    Definitivamente, en lo único que acuerdo con vos Martín, es que ya nos hemos puteado bastante con este tema. En todo lo demás, es muy cómodo hablar de afuera. Así cualquiera. De este tema la inmensa mayoria no sabe una mierda.
    De la antigua Roma viene el término addictus, eso significaba justamente la pérdida de libertad, adicto=esclavo. Y basta de hacerme el Mariano G.
    abrazos

    Reply
  • March 17, 2008 at 12:25 am
    Permalink

    Es infinitamente más digno para el disidente farmacológico ser tratado como un criminal que como un enfermito irresponsable.

    Evelynmunda: ¿cómo sabés quién habla “desde afuera”?; ¿y quién te autorizó a hablar en nombre de todos “los de adentro”?

    Skynet: en un contexto de libre mercado se robaría tanto para conseguir drogas como para conseguir tomates.

    Reply
  • March 17, 2008 at 3:00 am
    Permalink

    José: Estoy completamente de acuerdo con vos en el post. Pero disiento en algo. A pesar de la incompleta propuesta de Aníbal. Yo creo que la no persecución penal del consumidor, es un avance por eso apoyo al gobierno en esta. Obviamente no es lo que yo más querría, pero entre el estado actual de cosas y lo que se propone. Creo que lo ultimo, insisto, es un avance.
    El que habló de drogadictos es un esclavo… Y sí, pero ayer mismo salió en El Gran Diario Argentina, que alrededor del 90% de consumidores de drogas no son adictos. Entonces como te pondrías a castigar? Te para un cana y te pregunta: ¨Ud es adicto o es consumidor no adicto?¨ En fin, sería absurdo.

    Como dijo el fallecido filósofo punk rocker nacional Ricky Espinosa:
    Si yo soy así, no es por culpa de la droga
    Si yo soy así, no es por culpa del alcohol

    Reply
  • March 17, 2008 at 5:35 am
    Permalink

    Evelynmunda:
    1. Si la libertad va desde lo más sublime a lo más abyecto, no es cierto que no te dice nada. Te dice todo. El problema es que al no aceptar que lo más abyecto es desde tu punto de vista, siguiendo tus palabras “sin saber un carajo” de la vida de los demás, tu desprecio por la libertad te convierte en peligroso por autoritario. No crees en la libertad individual, si crees en lo anterior.
    2. No saber un carajo, es algo que habría que demostrar. Pero es una pérdida de tiempo. Si gastara un segundo en ver si vos sos el que no sabe un carajo, estaría dejando de discutir el problema. Pero cómo dicen Mariana y Marcelo no se qué es lo que te da cartel para poner a todos en la ignorancia, a vos del lado de la luz y con representación para hablar en nombre de todos los iluminados. Si es alguna relación cercana con el asunto, entonces te diría, con la misma arbitrariedad, que eso te nubla la vista.
    3. Que el drogadicto no es libre es otro dogma. Conocés algún tratamiento que no se sustente en su propia voluntad? El problema es que justamente quienes quieren sacarlo de su conducta quieren eliminar su libertad para que viva como ellos quieren. Pero nada da resultado hasta que los adictos deciden salir. Hay gente que consume drogas y no es adicta. Muchos de los que toman pastillas para dormir. Otros toman sedantes. En estos casos se trata de drogas “autorizadas”, pero otros consumen drogas no autorizadas sin ser adictos. Me sería muy facil tratar de enferma a la gente que solo tiene reacciones con el tema de las drogas por todo el miedo y los fantasmas que les han plantado o por sus propios traumas personales. De hecho es el atajo que se han creado los puritanos de la vida ajena, los que creen que están en este mundo para cuidar que los otros no caigan en pecado o en cosas horribles de las que no saben un carajo. Y que también quieren cuidar al mundo de gente como nosotros que decimos que cada uno haga lo que quiera y se banque las consecuencias.
    4. Que me entretengo con el tema para no hablar de otros, es otro dogma. Como verás hay más de tres años acumulados de cosas dichas por mi en este blog, con nombre y apellido. La gente de la que hablo sabe dónde vivo y tiene suficiente información sobre mi y este post es también contra el gobierno.
    5. Acepto sugerencias, pero nadie me dice de qué escribir y de qué no.
    6. Sobre el punto acerca de la enfermedad del consumidor de drogas la cosa nació así. El consumidor de drogas un día abusa, desde nuestro punto de vista sin saber un carajo. Se pasa de raya, su vida se arruina. ¿Por qué lo hace? No sabemos un carajo al respecto más allá de que encuentra un placer del que no puede prescindir. Llamemoslé a todo eso que sabemos que está mal, que no es bueno para él, que lo destruye “adicción”, es decir, enfermedad. Una vez que hemos puesto esa clasificación a jugar, cada vez que veamos alguien con la misma conducta diremos algo más. No solo que la clasificamos como enferma adicta, sino que establecemos que la “enfermedad adicción” es la causa del problema. Ahora no es libre.
    Eso no es ciencia, es brujería.
    7. Nada de lo dicho antes implica que alguien no pueda terminar en las morgue por las drogas. Y nada de lo dicho por los prohicionistas tampoco implica, a los hechos me remito, que la misma gente pueda terminar en la morgue por las drogas.
    8. El tema del post es otro. A lo que lleva perseguir el comercio y liberar por completo de responsabilidad al consumidor, poniéndolo de manera definitiva en el lugar de enfermo (inclusive al que la prueba por primera vez) es una forma de potenciar más el abuso de las drogas.

    Reply
  • March 17, 2008 at 9:37 am
    Permalink

    Martin Benegas: aun no conozco nadie que me asalte para comer una hamburguesa, y mas allá de daño que hacen a si mismos, el cigarrillo esta prohibido en lugares públicos por el daño potencial hacia los demás, el ejemplo del semáforo es el mas claro, nadie lo toma como delito hasta que mueren 20 personas.
    Por otra parte no estoy de acuerdo con la idea libertaria al %100, desde el principio que nos encontramos en el marco de una sociedad, esta misma genera algún tipo de corte de las libertades individuales para mantener una convivencia social, pero es como trazar una línea en el agua, soy conciente de ello, por ese mismo punto existen posiciones encontradas.
    Por otro lado el comercio de drogas, si pasara a ser controlado por el estado, en el caso argentino, permítanme dudar de que se lleve con buenas intenciones.

    Reply
  • March 17, 2008 at 10:18 am
    Permalink

    José, agregale una “externalidad” al hecho de perseguir la oferta y liberar la demanda. Es de presumir que la demanda aumentará y como la oferta está constituída, en este marco de ilegalidad, por bandas mafiosas de narcos, estas bandas verán incrementado su negocio. ¿Serán socios?

    Reply
  • March 17, 2008 at 10:36 am
    Permalink

    Me gusta la denominación Kirchnerato. Yo la uso y también uso la de gobierno katraska.
    Veo en el gobierno una tendencia a quedarse con las ganancias de todo (por ejemplo las del campo) y privatizar los problemas: despenalizar el consumo de drogas porque decidieron no intervenir de ninguna manera, desentenderse del tema de las muertes en las rutas, porque decidieron no invertir en autopistas ni pagar el costo de controlar efectivamente el tráfico, el mensaje es que la gente se mata porque es imprudente.
    Creo que el punto no es discutir si estamos o no de acuerdo con la posición libertaria, creo que hay que ver si estamos o no de acuerdo en que nos tomen por idiotas.

    Reply
  • March 17, 2008 at 11:01 am
    Permalink

    Skynet:

    Decís que no conocés a nadie que asalte a otro para comerse una hamburguesa. Yo tampoco conozco a nadie que asalte a otro para conseguir un kilo de azúcar. Si la cocaína fuese de venta libre como lo era varias decadas atrás en nuestro país costaría entre dos y cuatro veces un kilo de azúcar y la comprarías en la farmacia. No habría necesida de delito alguno para conseguirla.

    Pero este no es el caso frecuente; delinquir para comprar droga.
    Te informo lo que hace un adicto para conseguir droga, si es que no cuenta con medios económicos para ello : Se hace “dealer”. Esto es; el último comercializador de la cadena. Luego de haber tenido que tratar diariamente con la mafia debido a la prohibición encuentra la salida más práctica. Se convierte en distribuidor minorista.
    El muchacho empieza entonces su carrera en el hampa.

    Qué tal?
    Y todo gracias a tu prohibición.

    Reply
  • March 17, 2008 at 11:53 am
    Permalink

    grecia: Muy instructivo el link, muchas gracias por la molestia.

    Luis Alberto: ya que eres gustoso de los ejemplos, la caída de la Dinastía Qing en 1911 en china, fue a raíz de las dos guerras del opio, bueno para muchos dicen que si, pero en realidad fue el libre acceso al opio lo que termino con la caída de la dinastía, todo chino tenia acceso a una mínima “dosis”, se llego a lo mas bajo, pero le abrió las puertas de par en par a la revolución socialista.
    Es sabido que para tener un estado socialista, primero hay que derribar todas las instituciones incluyendo familia, además, son los ejemplos de Fidel en muchos de sus discursos donde compara el libertinaje liberal, con un puñado de drogadictos.
    A mi me es suficiente comparación, además antes de despenalizar las drogas, creo que hay muchos de suma importancia para discutir antes.

    Reply
  • March 17, 2008 at 12:04 pm
    Permalink

    El tema de este post no era la drogadicción sino como José lo planteó;la incoherencia entre la descriminalización del consumo y la criminalización del tráfico (producción y comercio de drogas)

    Como el tema ha derivado hacia la prohibición nuevamente, me permito agregar aquí algunas consideraciones, ya que pienso que el tema no quedó agotado en las anteriores discusiones por arduas y largas que hayan sido.

    Cuando digo que la droga fue en el pasado de venta libre muchos escépticamente lo dudan y siguen ignorando el tema totalmente.

    Aquí aporto un testimonio de esa época, sorprendente para muchos.
    Muchas veces la canción popular puede pintar con pinceladas certeras tanto una época como un momento o vivencia, sobre todo si el autor tiene poder de síntesis para expresarse.
    Se trata del tango “Te acordás hermano” luego llamado “Tiempos Viejos” de Canaro y Romero. Fue compuesto en 1925

    Aquí aparece uno de los típicos temas del tango y otro de la literatura universal; el paso del tiempo y la idealización del pasado.
    Sobre esos motivos se desarrolla la letra.

    Y nótese cual era la realidad. La droga era de venta libre. No existía toda esa mitología que trajo el prohibicionismo.

    Era un asunto vulgar y banal. Aparece en el tercer verso y el protagonista la considera tan secundaria que la compara y asimila a la gomina y pasa al asunto del tango; la hombría de los muchachos de antaño.
    Esos sí que eran hombres! Nada que ver con estos fifís actuales,que usan coca morfina y gomina…

    TIEMPOS VIEJOS

    ¡Te acordás, hermano, que tiempos aquellos!
    Eran otros hombres, más hombres los nuestros,
    no se conocían coca, ni morfina,
    los muchachos de antes no usaban gomina.
    ¡Te acordás, hermano, que tiempos aquellos!
    Veinticinco abriles que no volverán,
    Veinticinco abriles, volver a tenerlos…
    ¡Si cuando me acuerdo me pongo a llorar!

    ¿Donde están los muchachos de entonces?
    Barra antigua de ayer, ¿dónde están?
    Yo y vos solos quedamos, hermano,
    yo y vos solos para recordar…
    ¿Te acordás, las mujeres aquellas
    minas fieles de gran corazón,
    que en los bailes de Laura, peleaban
    cada cual defendiendo su amor?

    ¿Te acordás, hermano, la rubia Mireya?
    que quité en lo de Hansen al guapo Rivera?
    Casi me suicido una noche por ella
    y hoy es una pobre mendiga harapienta.
    ¿Te acordás, hermano, lo linda que era?
    Se formaba rueda pa’ verla bailar.
    Cuando por la calle, hoy la veo tan vieja
    doy vuelta a la cara, y me pongo a llorar.

    Lo puse porque me parece un testimonio muy interesante y muy completo sobre el tema.
    (Y también porque como decía un viejo amigo: un tanguito siempre reconforta.)

    Reply
  • March 17, 2008 at 12:05 pm
    Permalink

    En realidad hay que saber diferenciar bien los términos. No existe el libertinaje liberal, libertinaje es una forma de autoritarismo, que consiste en hacer lo que se me canta fuera de la ley porque nadie me va a sancionar.
    La libertad se alcanza respetando las leyes, pero esas leyes deben ser respetuosas de la libertad, sino son en vano.

    Reply
  • March 17, 2008 at 12:13 pm
    Permalink

    Muy cierto Miguel.

    Reply
  • March 17, 2008 at 12:30 pm
    Permalink

    Skynet osea que según tu punto de vista si se legalizara la droga “todo el mundo” se drogaría, se acabaría “la familia” y caeríamos en una decadencia inaudita? ya nos pasó! hace 60 años que nos vienen bombenado por atrás y con plena prohibición!
    Evelyn: no podes hablar de mi “asepsia” intelectual si no me conocés, te aseguro que no soy aséptico ni intelectualmente ni en ningún otro sentido ser cura o monje no es lo mío, coincido con José y con M y M en que basado en tu experincia personal y puramente subjetiva te sentís con derecho a delimitar quienes son “los iluminados que saben del tema” y “los que hablan sin saber un carajo”. Yo he probado algunas substancias, eso no me da derecho a hablar en nombre de “todos” los que las han probado si te puedo decir que no me parecieron nada del otro mundo pero eso es una apreciación mía y no pretendo imponersela a los demás.

    Reply
  • March 17, 2008 at 12:39 pm
    Permalink

    Martín Benegas: creo entender tu punto, pero no lo comparto, ya que por la misma afirmación, las personas que transitan en contra mano, o las que cruzan un paso a nivel con las barreras bajas se las tendría que penalizar por un simple simbolismo social de alto que atenta contra mi libertad de transito?.
    Por que conozco gente que a cruzado y no ha realizado daño alguno.
    Creo que el problema es la palabra prohibir, se la toma como malo…
    Por otra parte, ¿el consumir drogas o no consumirlas, da o quita autoridad para hablar del tema?, por que si es así, me quedo callado.

    Reply
  • March 17, 2008 at 12:49 pm
    Permalink

    Cruzar las barreras bajas o pasar un semáforo en rojo representa un peligro cierto para la vida de terceros, el consumo de drogas puede representar un riesgo para la salud del que la consume solamente, ahora si el que consume drogas comete un delito y afecta a un tercero no es un problema de las drogas sinó del delincuente, ¿porqué vamos a meter a todos los drogadictos en la mimsa bolsa? Por último me parece que nadie necesita tener ninguna “autoridad” para hablar de nada, ese es un concepto fachista.

    Reply
  • March 17, 2008 at 1:38 pm
    Permalink

    Martín Benegas: Mil disculpas, no fue mi intención de acusarte de fachista, tal vez tengas razón, no hay que meter en la misma bolsa a todos los drogadictos, como tampoco a todos los que cruzan una luz del semáforo en rojo.
    Haciendo un ejercicio mental, me imagino a mi hijo pidiendo dinero para ir a comprar sus anfetaminas o porro a la farmacia, con la droga despenalizada, y no me gusta, tal vez sea un tipo de cromañon (ups, otra mala palabra) o un padre castrador y autoritario que no me doy cuenta.

    Reply
  • March 17, 2008 at 1:43 pm
    Permalink

    Y que preferís que tu hijo te robe plata para ir a comprarle a un porro o anfetaminas al dealer de la esquina porque la droga está prohibida con riesgo de que lo caguen a tiros?

    Reply
  • March 17, 2008 at 2:15 pm
    Permalink

    Entonces creo entender que debemos venderle también a un menor de edad no importa la edad con tal de no cometer un delito ( en este caso el robo).
    Si es así, entonces dejemos que los burdeles sean gratuitos así no existen mas violaciones.
    Despenalizar un delito para que no exista otro peor, la verdad no pensé, eso es por tener la mente cerrada.

    PD: Ni droga ni que me robe, creo que esta de mas decirlo.

    Reply
  • March 17, 2008 at 4:55 pm
    Permalink

    Skinet:

    El primer argumento que ofrecés del semáforo en rojo no es válido. Ahí no se trata de proteger a nadie contra si mismo sino de hacer respetar un ordenamiento que hace posible un tránsito fluido. Es simplemente una convención que todos respetamos. Cuando pasan los vehículos desde A no pueden pasar los vehículos desde B . Cuando cruzan los peatones, no pueden tener vía libre los vehículos por esa calzada y viceversa. Es sencillamente un ordenamiento que todos observamos y el incumplimiento imprevisto de alguien podría ocasionar desgracias. Por eso hay sanciones debidas a esa imprudencia.
    Como podrás ver; nada que ver. Lo que se trata de proteger es a terceros frente a la inconducta de alguien

    El segundo argumento es muy flojo. Ya veremos por qué. Lo primero que te pediría si sos consecuente con la prohibición que defendés es que bregues por la prohibición al consumo de alcohol porque es una de las peores adicciones, sino la peor, y `por lejos la más extendida . De acuerdo a tus argumentos deberíamos volver a la Ley Seca.
    Los servicios públicos de salud a los que hacés se referencia se recargan con las innumerables enfermedades y trastornos debidos al alcoholismo : Cirrosis, delirium tremens, várices esofágicas, etc, etc. (Ni hablar de trastornos como el síndrome de Korsakoff o la demencia alcohólica que necesitan largas o indefinidas internaciones psiquiatricas.)

    La carga de atención que podrían significar los trastornos debidos al consumo de estupefacientes es ínfima al lado de la debida a la de las afecciones causadas por alcoholismo. Y esto es debido no solo a lo grave y dilatado de estas enfermedades que cito, sino a que el predominio del alcoholismo frente a otras adicciones es abrumador.

    Y no creo que la prohibición al consumo de alcohol produjese resultados más felices que la prohibición actual al consumo de estupefacientes.

    En cuanto a la daño institucional que tanto temés me parece muy válido ese miedo . Y en ese sentido pienso que no hay nada mas corrosivo y deletéreo que la prohibición a la droga que ha originado el nacimiento de una mafia (los carteles ) y que ha permitido la corrupción de los ambitos políticos, tribunales judicial, aduaneros y policiales hasta un grado nunca visto anteriormente.
    Es grave no haber aprendido las lecciones que nos dejó la Ley Seca en EEUU en lo que hace a las mafias y corrupción de las autoridades.

    Y lo de intentar proteger a alguien contra si mismo no me parece propio de alguien que cree en la LIBERTAD.

    Reply
  • March 17, 2008 at 6:12 pm
    Permalink

    Luis Alberto: entiendo y estoy de acuerdo con la reflexión de José, pero no estoy de acuerdo en usar la libertad para lo que consideramos válido nosotros. Doy a la palabra LIBERTAD una importancia muchísimo mas profunda. Porque la debe acompañar la razón. Me muevo entre personas, no entre seres no pensantes.

    1.-Un tango como el que leí, pertenece a un
    mundo diferente. Los límites se respetaban, el sentido de familia era mas fuerte, la contención a traves de reglas y conductas no puede compararse con lo observado en nuestro tiempo. Consumir droga era una suerte de snobismo. Había quienes usaban mescalina para escribir, como Huxley. Pero convengamos que era un universo contenido. Hoy se consigue droga en cualquier esquina, los niños de 12 ya fantasean con los efectos. Y las combinaciones de químicos han contribuído a que la destrucción sea mayor. NO NEGUEMOS LA REALIDAD.
    2.- Las drogas, en general las duras destruyen por mas que se intente minimizar la cuestión. Hoy existen resonancias que marcan cuanto espesor del lóbulo frontal afecta el paco, por ejemplo, que los pobres compran por pocos pesos. Eso no se recupera.
    3.- Que un individuo consuma o no, es algo que me resulta indiferente. Pero consideremos que los efectos adictivos, la obnubilación y violencia que generan las pagamos todos. NO ES UNA CUESTION INDIVIDUAL.
    4.- El alcohol es otro problema importante, que genera muchísimos transtornos a la sociedad, pero el consumo de algunas sustancias tiene una adicción mucho mas rápida y difícil de controlar que el alcohol. Cuando se generan los problemas físicos descritos es porque han pasado algunos años de alcoholismo. Con pocos días de paco ya están atrapados.
    5.- Legalizar el comercio, producción y venta no asegura nada. Vencido ese escalón, muchos otros ingresarán al status de consumidores porque comprarla es legal. Estará al alcance de todos y tendremos muchos poderosos que vivirán de la destrucción de cerebros. Y convivirán con innumerables negocios clandestinos.

    Cuando pasamos por la experiencia de hijos adolescentes, entendemos la importancia de lo que discutimos. Sacarlos de algunos territorios se vuelve una tarea infame, larga, desalentadora. Y utilizar el recurso de educarlo para que no consuma, no sirve. NO SIRVE. Que me lo cuente el que ha jugado a ser libre y se ha quedado atrapado por el espanto.

    Reply
  • March 17, 2008 at 7:07 pm
    Permalink

    Gracias por tu comentario Grecia. Y de paso, pido disculpas a la concurrencia por haberme ido un poco al carajo con mi último comentario. Sucede que por ser alguien atrapado por el espanto, como dice Grecia (Hoy ya no), a veces reacciono ante opiniones distintas a las mías en ese tema y pierdo perspectiva y me pongo en un lugar de mierda.
    abrazos

    Reply
  • March 17, 2008 at 7:54 pm
    Permalink

    grecia: creo que el tema da para largo, creo que entiendo el ultimo párrafo.

    Evelynmunda: las experiencias seguramente nos marcan, no somos ajenos a esos, pero cada uno de una forma diferente, mis marcas de vida me hacen pensar que no es bueno legalizar el consumo, pensamos y reaccionamos distinto por ser individuos.

    Reply
  • March 17, 2008 at 9:12 pm
    Permalink

    José,
    Estás muy en lo cierto cuando decís:
    “Su proyecto de despenalización del consumo no resuelve nada más que poner la responsabilidad sobre la drogadicción fuera de su lugar y en consecuencia potenciar todos los problemas.”
    En efecto, potencia todos los problemas porque acaba incentivando el consumo de droga liberando de responsabilidad al “adicto” y, además, obligando a los demás a costear la atención médica para recuperar al drogadicto.
    Saludos,
    Pablo

    Reply
  • March 17, 2008 at 9:15 pm
    Permalink

    Grecia :

    1) Decís:

    “Doy a la palabra LIBERTAD una importancia muchísimo mas profunda. Porque la debe acompañar la razón. Me muevo entre personas, no entre seres no pensantes.”

    Esas afirmaciones son contradictorias. Decís que te movés entre seres pensantes y les impones una decisión tuya (la prohibición) negándoles la capacidad de elegir por sí mismos de acuerdo a su propio pensamiento. Confiás poco en los seres pensantes.

    Pero vamos al meollo de la cuestión.
    No se le pueden poner condiciones previas a la libertad, puesto que ésta desaparece. La LIBERTAD nos guste o no nos guste supone también la posibilidad de actuar mal. De lo contrario no podemos ya hablar de libertad porque la plena posibilidad de elegir no se nos da.

    2)Con respecto al “paco” o mas precisamente la llamada “pasta base” te diré que se trata un producto intermedio del proceso de obtención del concentrado de cocaína, sumamente impuro ya que le falta el proceso de refinación por lavado, cosa que lo hace muy tóxico. Además en nuestro país se lo vende bastante adulterado y termina siendo una sustancia muy dañina.

    Si la droga fuera libre los bajos precios de la misma no justificarían tal producto ya que por poco precio se puede obtener un producto de máxima pureza.
    Si este producto siniestro existe es gracias a la prohibición que ustedes tan entusiastamente apoyan.

    3)Decís también:

    “Pero consideremos que los efectos adictivos, la obnubilación y violencia que generan las pagamos todos. NO ES UNA CUESTION INDIVIDUAL “

    ¿Te parece que el alcohol no produce estos efectos?
    ¿Por qué no lo prohibimos de una vez?

    Reply
  • March 17, 2008 at 9:17 pm
    Permalink

    Como diría Cristina Evelynmunda, don´t worry!

    Reply
  • March 17, 2008 at 11:36 pm
    Permalink

    Creo que el hombre en su evolución ha ido perdiendo libertades. Eso no lo condena sino que le ha permitido subsistir y crecer en su dimensión humana.
    Decís que soy contradictoria porque “impongo” una prohibición a seres pensantes: ¿qué clase de sociedad me imponen a mi en todo caso? Hablame de un solo caso de libertad absoluta y me quedo sin argumentos. Pero todo se basa en contratos y reglas que defienden una sociedad equilibrada.
    ¿Creés que la cocaína pura que se podría conseguir gracias al sistema que defendés no es nociva? ¿creés que la evolución al servicio de las adicciones no encontrará otras variantes mas y mas interesantes para que los negocios sean atractivos? No olvidemos la heroína, crack y drogas sintéticas “evolucionadas”. Un gran negocio al fin, que no desaparecerá, cambiará de manos y hasta
    podrá usar hábiles campañas de marketing.
    El alcohol siempre existió, pero el grado de violencia COMPROBADO que producen algunos químicos no se compara con el alcohol que también es una lacra.
    Y no olvidar: vivimos en una sociedad que no acepta reglas ni límites.

    Reply
  • March 18, 2008 at 6:08 am
    Permalink

    ¿Porqué será que los ataques a la libertad nunca son frontales? Quizás porque hasta el más liberticida estima sus propias libertades, y las quiere inviolables.

    Grecia: en este caso la violencia es condicionada por leyes, no por químicos. ¿Pero acaso importa?; ahora va quedando más clara tu postura:
    -Somos libres cuando actuamos de acuerdo a tu concepto “muchísimo más profundo” de la libertad.
    -La libertad no es para cualquiera, y menos aún si cualquiera es contemporáneo.
    -Son libres los que piensan (como vos), el resto somos esclavos en tinieblas.

    Luis Alberto: sin duda, los lectores dispuestos a examinar libremente los argumentos agradecen tu paciente trabajo. Las locuras populares son particularmente refractarias a las razones, y la “guerra contra las drogas” no es una excepción. Como la Santa Inquisición, se extinguirá gradual y silenciosamente… pero acelera un poco ese inevitable proceso quien se atreve a desafiar la creencia en las brujas de hoy. Al menos eso nos gusta pensar.

    Reply
  • March 18, 2008 at 8:45 am
    Permalink

    Uso las palabras como lo hace cualquiera. Si hablan de drogas e implicancias, sabemos que puede ser considerada desde distintos puntos de vista. No creo que haya conceptos estáticos que tengan una sola dirección: la que estimo yo. Y si estoy discutiendo de este tema es porque siempre estoy dispuesta a entender mejor y revisar mis ideas. No somos dueños de la verdad, ni yo, ni Uds.
    Les recomiendo esta entrevista a alguien que trabaja en eso, que ha escrito muchos libros y que puede resultar mas instructivo que yo.
    http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0202/articulo.php?art=3550&ed=0202

    Creo que hablar de brujas e inquisición, suena impactante, pero parten del hecho de considerar que Uds si tienen la verdad. Es casi lo mismo que se me reprocha.

    Reply
  • March 18, 2008 at 8:47 am
    Permalink

    Mariana y Marcelo, “¿Porqué será que los ataques a la libertad nunca son frontales? Quizás porque hasta el más liberticida estima sus propias libertades, y las quiere inviolables”. Esa es una muy buena frase.

    Reply
  • March 18, 2008 at 9:26 am
    Permalink

    Acá hay una confusión. Creemos estar defendiendo la libertad unos y otros y en el fondo estamos defendiendo posiciones. Es lo que piensan unos y lo que piensan los otros. Poner el término LIBERTAD y creernos sus depositarios no ayuda. Es un concepto determinante, absoluto porque nadie por acá incluída muá, se atreve a discutirla. Estamos intercambiando puntos de vista. ¿Quiénes seremos mas libres?, no lo sabemos.

    Reply
  • March 18, 2008 at 10:33 am
    Permalink

    komo decia un tal Lenin, “la libertad es un bien tan precioso que es necesario racionarla”.
    enjoy

    Reply
  • March 18, 2008 at 10:58 am
    Permalink

    El tema con la droga es que afecta la voluntad, de modo que una persona atrapada en la adicción no es más libre. No está decidiendo momento a momento seguir con su adicción. Ya no puede decidir nada.
    Y el paco como producto, es como el sueño del vendedor, si te inducen a probarlo una vez, dándote información falsa (que no pasa nada), ya te tienen.
    Por lo tanto la combinación adolescentes más paco (donde un adolescente tiene la inseguridad propia, con la presión del grupo) es complicada.
    Por otro lado el hecho de que la droga sea ilegal, también hace que no se controle la calidad del producto, que tenga vidrio molido y no se que otras cosas les ponen.
    Realmente no sé qué se debería hacer.

    Reply
  • March 18, 2008 at 12:13 pm
    Permalink

    Escucho siempre tantas cosas sobre los problemas de la libertad. En todos los casos provienen de gente que no parece tener esos problemas.

    Reply
  • March 18, 2008 at 12:21 pm
    Permalink

    Descubrí la nota que escribió el domingo en Perfil y estuve de acuerdo. Vos lo conocés mejor por lo que veo.
    Pero no es casualidad que en el mundo este tema tenga controversias. Nadie la tiene clara.

    Reply
  • March 18, 2008 at 12:23 pm
    Permalink

    Eso que decís abajo no lo entiendo bien.

    Reply
  • March 18, 2008 at 12:54 pm
    Permalink

    leí el link ke mencionaste arriba José. Tal cual. Tengo varios amigos y la hija de mi mejor amiga “victimas” de las andanzas de Kalina El diller vende mierda pero no lo niega. Los Kalina venden peor mierda porque te dicen que te van a salvar de la droga pero poniendo estaba la gansa, y lo peor es que no te salvan. Eso sí, en los medios son “expertos”. Ke askooooooo

    Reply
  • March 18, 2008 at 12:58 pm
    Permalink

    “inseguridad” del adolescente “presión del grupo” enteleqiuas inventadas para justificar cualquier barabaridad, uno es dueño de decir no si no le gusta algo, yo fui adolescente y ni el grupo ni nadie me hizo hacer algo que yo no quería.

    Reply
  • March 18, 2008 at 1:04 pm
    Permalink

    Como no me acuerdo quien habia dicho en la anterior discusion sobre las drogas hay que partir de una regla que es que LA solución no existe.

    Reply
  • March 18, 2008 at 1:06 pm
    Permalink

    Bueno, admito mi falta de información confiable. Espero que lo lean M&M.
    Soy falible. Me equivoco. No se. Ignoro. Desconozco.

    Reply
  • March 18, 2008 at 1:10 pm
    Permalink

    Yo no busco una solución, solo quiero que el estado deje de controlar la vida privada de la gente.

    Reply
  • March 18, 2008 at 1:14 pm
    Permalink

    Es por eso que no debe resolverse con un acto de autoridad Rodrigo.

    Reply
  • March 18, 2008 at 1:14 pm
    Permalink

    Martín, en todo caso sos un ejemplo. Admiro tu fuerza y decisión.
    Pero no es la regla, tenés que admitir que en general hay cosas que cuestan mucho. No todos tienen esa capacidad de discernimiento, sobre todo en la adolescencia.

    Reply
  • March 18, 2008 at 1:41 pm
    Permalink

    no entiendo la discusión de si el adicto pierde o no su libertad. Suponiendo que sea asi, que cuando empieza a drogarse genera tal dependencia que pierde la capacidad de discernir y razonar (no creo que sea asi, pero es lo que algunos sostienen). El punto es que hay un momento donde esta persona fue libre y donde decidió voluntariamente drogarse (tendrá sus razones, o no), fue libre antes de decidir perder su libertad. Pueden argumentar que esta persona no es conciente que las drogas generan dependencia y le quitan su libertad, pero eso es justificativo para prohibirlas? Si tuviera que exigirle algo al Estado, seria que informe a la gente las consecuencias que puede llegar generar el consumo de drogas (supuesta falta de libertad), pero jamás le exigiría que las prohíba, como tampoco exigiría que prohíban la electricidad porque muchísima gente no debe saber que si metes los dedos en un enchufe te podes electrocutar…
    El caso de los menores es distinto ya que estos pueden no ser 100% concientes a la hora de decidir drogarse y que pierdan una gran parte de su capacidad de razonar antes de que la misma se desarrolle. Pero como casi todo lo que incumbe a menores, la responsabilidad de solucionar este problema es de los padres y NO del Estado

    Reply
  • March 18, 2008 at 2:04 pm
    Permalink

    El punto que introduce Cochi es importante. La cuestión es también que la “enfermedad” y “falta de libertad” del adicto es un dogma irrefutable o una conclusión.

    Veamos que distintas se juzgan dos situaciones. El que abusa de drogas corre el riesgo de morir y de hacerse mucho daño, etc. Nadie considera que eso lo hace por placer, por evadir sus problemas, por olvidar lo que no es capaz de enfrentar o simplemente por diversión. De manera que hace una opción racional, no la que haríamos nosotros tal vez, pero elije.

    Situación dos. Alguien decide hacerse corredor de motos. Deporte de altísimo riesgo. Puede morir y matar a otros participantes. Inclusive puede matar a gente del público como ya ha ocurrido. Se los podría tratar de enfermos. Llamar a “correr en motos” enfermedad (adicción alas motos o motolitis) y explicar que cuando la gente corre carreras en moto no sabe lo que hace, está psicótica, se quiere matar y lo hace POR padecer una enfermedad que se llama motilitis.

    Si no se reconoce el placer y la libertad del que elige algo tan ridículo, tan “irracional” como correr carreras en una moto se parecería mucho a la locura.

    Por favor ahorremos el ejemplo de qué pasa si el tipo corre las carreras en la calle porque todos sabemos que no tiene relación con lo que digo.

    Reply

Leave a Reply