Definamos al presidente de Ecuador don Rafa Correa: Admira a Néstor y a Cristina Kirchner.

Importante aclaración para poner en contexto su opinión acerca de que el discurso de la señora en la Cumbre de Río fue un “punto de inflexión”.  Tal vez fue el momento en que el talk show volcó de manera definitiva, pero no es a eso a lo que se refería alguien que tiene tales objetos de admiración. El gran aporte de la señora, según el Rafa, fue poner “en claro que discutíamos la violación del derecho internacional y de la soberanía de ecuador”. Parece que hasta que no habló ella, como mujer (a no confundir esto por favor) el tema estaba turbio, pero ella aporto unos argumentos, unos gráficos, invocó a Hegel, le agregó una pizca de Kelsen y ante semejante andanada de demostraciones lo que no estaba muy claro, se “ex-clareció”.

Lo que tiene este grupo de presidentes bolivarianos es que tienen una enorme capacidad de darse manija entre si que es directamente proporcional a lo ridículos que son. Cada uno le dice al otro que es inteligente, revolucionario, bolivariano. Son un verdadero sindicato que sirve para convertir un papelón de una retórica bélica sin fundamento suficiente, seguida de un darse la mano como chicos que pelean por la pelota y otra desactivación no menos repentina y hueca del conflicto. El lugar para que exiban sus adulaciones no se los da Página 12, ni Telam, ni Telesur, sino portal bolivariano Infobae.com.

Categories:

17 Responses

  1. El discurso de la presidenta fue pobre y, en mi concepto, lamentable. Pudo haber sido lo que supone Correa, pero no lo fue por la falta hasta de coraje para imputarle a Uribe su supuesta violación. Todo fue light.

    Además hay algo sobre lo que ayer reflexioné y quiero que lo analicemos. ¿Cómo se entiende que el gobierno argentino considere que Colombia cometió una violación a la soberanía de Eucador por introducirse 170 metros en su territorio y a la vez consienta que el juez Baltasar Garzón y otros que andan por ahi, violen toda nuestra soberanía territorial juzgando a supuestos delincuentes argentinos cuyos eventuales delitos se habrían cometido aquí?

    ¿O es que el avasallamiento de la soberanía se tipifica según la ideología de violador?

  2. Correcto, se tipifica según la ideología del violador. Si el violador es de derecha, liberal, centro o conservador, es avasallamiento.
    Si el violador es de izquierda, socialista, comunista o progresista, es legítima defensa. No es muy difícil de entender.

  3. derecha o izquierda, realmente ese es el problema?, creo que el problema es los delincuentes que nos hacen tomar partido por ellos, mientras nos matamos discutiendo entre nosotros por el socialismo o la libre empresa, ellos embolsan dinero en sus cuentas bancarias de suiza, o me van a decir que fidel no tiene dinero en el extrangero?
    Comprendamos que los “politicos latinos” son un cartel, una mafia organizada, una organizacion que se pone de acuerdo para realizar acciones desleales.

  4. Ricardo:
    Lo que ocurre es que si no hay penetración física no hay violación, ¡Caramba ! Ud no lee los fallos de los jueces progre argentinos.

  5. José: Supongo que lo de “mosqueteros” no tiene nada que ver con Athos, Portos, Aramis y D’Artagnan sino más bien con la afición a la “mosqueta” ¿no?

  6. He escuchado que en los primeros momentos del conflicto,

    habló Correa con Uribe desde una postura amigable y conciliadora,

    pero parece que horas después recibió el
    llamado de Chávez,
    e hizo un brutal viraje hacia posturas agresivas y victimizándose por la “invasión”.

  7. Coincido en que la cumbre de Río fue un punto de inflexión

    (pero no por la intervención de la señora)

    sino el fin de las aspiraciones de “legitimación” de las FARC.

  8. Una mas de la zigzagueante trayectoria K de eludir los costos políticos:

    Condenar a Colombia por la intrusión, pero reclamar la liberación de Betancourt.

    para “quedar bien” con todos, sacarse la foto con los presidentes, y exhibir el “modelito” pagado por los contribuyentes argentinos.

  9. En Miss Simpatía, Sandra Bullock era una agente de policía que tenía que infiltrarse en un concurso de belleza para descubrir no sé qué cosa. Las candidatas a reina eran estereotipos de mujeres unineuronales, rubias taradas de pueblitos sureños norteamericanos de ésos en los que el día más interesante del año es Halloween. Chicas bobas pero sin maldad. Y sin ni un poco de morbo propiamente dicho. El morbo norteamericano, para el gran público, es la estupidez.

    Cuando tenían que hablar frente al micrófono y demostrar que no eran sólo pedazos de hembras, sino también corazones palpitantes y mentes despiertas, las candidatas coincidían en un punto: a la hora de contarle al jurado “con qué soñaban”, todas decían: “Con la paz mundial”.

    El morbo norteamericano, decía, para el gran público, es la estupidez. Pero en privado, entre pocos, entre líneas, en el fondo, en el patio trasero, en rigor, a juzgar por los hechos, creo, el morbo norteamericano es tremendo. No hay, y nunca hubo límites cuando, en diferentes oportunidades históricas, Estados Unidos se sintió amenazado o atraído por algo. El morbo norteamericano para manipular la realidad y convertirla en un discurso para débiles mentales es tremendo. Como es tremenda, y apabullante, la docilidad de sus agentes multiplicadores locales.

    Las ideas desplegadas en la cumbre por el presidente Uribe siguieron esa línea políticamente patriarcal, típica de la política exterior norteamericana, de “reservarse el derecho”, cuando no tiene ningún derecho. Sostener tímida pero indudablemente la idea de “ir a buscar al terrorismo donde estén los terroristas” es morbosamente estúpida, pero por estupideces es que han muerto millones de personas muchas veces. Por estupideces se han desatado guerras y se han instalado odios ancestrales. Esa política ya dio incontables muestras de que encubre otros móviles. Violar el espacio aéreo de otro país escudándose en que aquel a quien se buscaba asesinar era “un terrorista tenebroso” explica básicamente que la casa se reserva el derecho a calificar a la gente como “asesinable”, al espacio aéreo del país vecino como “violable” y las recomendaciones de los grupos y cumbres de países como “obviables”.

    Si Uribe suscribe como un buen hijo de Bush toda la idea, él, como Bush, lo diga o no, se reserva el derecho de hacer lo incorrecto y después pedir disculpas. Eso es en sí mismo una amenaza, como Estados Unidos es también una amenaza.

    “La paz mundial”, como repetían las aspirantes norteamericanas a reinas, no es absolutamente nada. Las rubias taradas repetían eso como quien dice soy buena, mirá qué culo que tengo. Eso dice Bush. Soy bueno, qué pena ese temita de los rehenes en Colombia, ¿era Colombia?, qué pena que lo esté por solucionar un populista, en fin, y bueno, que Uribe se pase de la raya, ja ja, la raya, y que se maten entre ellos.

    La paz mundial no es nada. Es apenas un bocadillo de circunstancia tan banal que puede ser repetido por aspirantes a reinas de belleza sin nada en la cabeza. Si no se tiene nada en la cabeza, bien, puede uno ponerse a hablar sobre lo lindo que sería que en el mundo reine la paz. Pero la paz regional es lo único importante en estos días. La paz regional no está en la agenda norteamericana.

    La paz latinoamericana, para los latinoamericanos, debería ser lo único importante en estos días. Y fue un alivio escuchar al abanico de presidentes de esta nueva América latina, que salvo Colombia, no está ya acechada por organizaciones guerrilleras y se debate en procesos democráticos que buscan darse fuerzas recíprocas. Para la paz hay equipo. Puede haber laderos sueltos, pero en América latina hoy no hay vicios carnales. Hay política.

  10. Es cierto Nelson… si no fuera por esa manía de enfrentar al totalitarismo, hoy estaríamos disfrutando la pax nazi (exactamente mil años de paz) o comunista (eterna y próspera, si no fuera por Bush y Uribe).

  11. Y el argumento de este comentario se basa en qué hechos? En la película “Miss Simpatía”?
    Puedo acotar que también es “morbosamente estúpido” el socialismo en todas sus expresiones, basado en la película “V for Vendetta”.
    Faltó poner que a los norte americanos los manejan los judíos y ya estamos en sintonía con los amigos de Hugo.

  12. Consentir y facilitar que en el territorio de tu país se asienten campamentos de terroristas y narcos construye la paz?

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: