El no control de precios de Moreno

Decía hace tiempo nuestro ex-president, actual Regente Nacional, don Néstor Kirchner que no hay control de precios en argieland. Quién diga lo contario es de derecha, atenta contra los derechos humanos, trabaja para Estados Unidos… o es Secretario de Comercio como Willy Moreno.

Novedad ninguna en la economía pingüina. Copian y nada más:

Hitler canalizó el profundo resentimiento de los alemanes contra las potencias aliadas y sus gobiernos considerados liberales y por ello débiles, así favoreció la paranoia del ahorrista que había perdido sus capitales, dispuestos entonces a creer en conspiraciones y dotados de un fuerte antisemitismo (la idea de culpar a los financistas y comerciantes – muchos de ellos de origen judío – acusándolos de haberse enriquecido durante la inflación) con un marcado sentimiento nacionalista y militarista que venía de la formación tardía del Estado nacional… La subordinación total a los objetivos políticos implicaba que los actores económicos debían seguir las indicaciones y órdenes del Estado en la asignación de recursos. Se trataba de una economía administrada. No era socialista en el sentido marxista, porque no estatizaba la propiedad de los medios de producción, pero el estado se reservaba las decisiones fundamentales sobre la asignación de recursos

Roberto Cortés Conde

Historia económica Mundial

El militarismo nuestro fue reemplazado por el montonerismo, que cumple el mismo rol en la macumba oficial.

14 thoughts on “El no control de precios de Moreno

  • February 29, 2008 at 11:04 am
    Permalink

    Es el nacional-socialismo económico argentino del siglo XXI.

    Reply
  • February 29, 2008 at 11:21 am
    Permalink

    Con la política de control de precios los cortes populares se irán degradando paulatinamente,

    pronto veremos en las pizarras de las carnicerías:

    Cuerno, pezuña, cola, garrón, hocico, oreja, upite, quijada, etc.

    Reply
  • February 29, 2008 at 11:36 am
    Permalink

    Cuando desaparece la expectativa del lucro por obra y gracia de un patotero,

    se extingue la fuerza motriz de la producción eficiente.

    Y esta gavilla de chorros ignorantes no son capaces de advertir cuando cruzarán ese umbral.

    Reply
  • February 29, 2008 at 1:19 pm
    Permalink

    Ahora entiendo por que la perra se hace llamar “Hegeliana” Me parece que sabía lo que decía, el lumpen que la votó no.

    TN

    Reply
  • February 29, 2008 at 2:46 pm
    Permalink

    Es la definición del Fascismo, colectivismo con medios de producción en manos de privados pero controlados por el Estado.

    Reply
  • February 29, 2008 at 4:50 pm
    Permalink

    Por algo Armando Ribas en una artículo los llamaba montonazis.

    Reply
  • February 29, 2008 at 5:46 pm
    Permalink

    Ver España Sefarad. Mismo caso cientos de años atrás con los nativos y luego los árabes contra los judíos. Obra de César Vidal.

    Reply
  • February 29, 2008 at 10:18 pm
    Permalink

    Todo lo que veo hacer a este hombre contradice lo que he leído en los libros de economía, cualquiera sea la escuela o el autor. Hasta los economistas más partidarios de la intervención estatal en la economía, aceptan que la regulación de precios distorsiona el mercado, que la intervención del estado en la economía disminuye el rendimiento de esta, y que la rentabilidad es el factor clave que impulsa o induce la inversión de capital a las áreas más rentables.
    Una de las primeras enseñanzas que se adquieren en la carrera de economía es que los precios regulados impiden el equilibrio de oferta y demanda. En 4 milenios los controles de precios han terminado siempre en fracaso. Nada en la historia de la humanidad ha tenido más fracasos que los sistemas de control de precios. Los precios son una señal, dan una información que debe ser atendida en vez de ignorada. Una variación del precio de un producto o de todos como es el caso actual, indica que se debe tomar una decisión económica racional. El aumento de un precio indica que se debe producir más y al consumidor consumir menos, pero cuando todos los precios suben, el problema está en otro lado, está en quien administra la moneda, no en las empresas.
    Cuando en un mercado hay muchos productores de un mismo producto, nadie tiene poder para imponer un precio. Solamente los monopolios gozan de ese privilegio, pero sólo por un tiempo, hasta que los consumidores encuentran sustitutos próximos al producto del monopolista, para reemplazarlo o aparece una competencia indirecta de otro producto.
    Los oligopolios tienen un poder parcial para determinar los precios de sus productos, pero esto depende también del poder de colusión que tengan los diferentes oligopolistas entre si, y dependen de que estén todos de acuerdo y mantengan su palabra, porque si uno sólo traiciona el acuerdo todo los demás quedan en desventaja. En un mercado de competencia perfecta o casi perfecta nadie tiene poder para determinar el precio, ni por el lado de la oferta ni por el lado de la demanda. Esto parece que el gobierno no lo tiene en cuenta o lo ignora.
    Cuando Kirchner dice que están cobrando precios abusivos, está faltando a la verdad. Si un empresario o comerciantes que tiene una pequeña porción del mercado, eleva sus precios al público queda en desventaja respecto de los otros empresarios o comerciantes que no suban el precio. Un acuerdo colusorio entre muchos empresarios o comerciantes es imposible, porque estos acuerdos sólo son posibles entre un reducido número de miembros. La libre competencia facilita la relación precio-cantidad o precio-calidad.
    Las empresas aumentan sus precios porque sus costos están aumentando en la misma proporción. Los precios aumentan por dos factores: porque un aumento de la demanda, o por un aumento en los costos de producción. La economía argentina tiene los dos factores empujando los precios hacia arriba, (que en realidad debería decirse que se está desvalorizando el dinero en lugar de aumento de precios): un aumento por la expansión del gasto público y otro por los aumentos de los costos de producción, tales como: salarios, impuestos, leyes sociales, retenciones; otros costos indirectos o de costos de oportunidad se generan por la intervención del estado en las empresas como regulación de precios, inmovilización de activos, o disposiciones legales para la producción de bienes y servicios (como decretos, o resoluciones de organismos específicos de gobierno) que generan costos extras a las empresas. Hemos visto que últimamente estos últimos factores han estado creciendo mucho, por ejemplo: hay más demandas de aumentos de sueldo en todos los sectores, y una creciente regulación estatal, que producen costos extras a las empresas.
    El causante de la inflación es el gasto público, el gasto público es el gasto de funcionamiento del estado. Donde el gobierno tiene que poner un control, un tope es donde no lo pone ni tiene intención de ponerlo: el gasto que el mismo realiza, esto es lo que se debe regular y limitar, en lugar de ponerle topes a los gastos de los particulares que tienen derecho a gastarse todo el dinero que se han ganado con su trabajo y como les de la gana.

    http://adiosalestado.blogspot.com/2007/09/4000-aos-de-contro-de-precios.html

    Reply
  • February 29, 2008 at 10:54 pm
    Permalink

    Para decir que los empresarios ponen precios abusivos es necesario que quien lo dice no sostenga aranceles aduanreos abusivos, sino cómo se explica que en Canadá pueda existir a la venta zapatillas de excelente calidad made in China a 10 dólares? El primer abusador creo que es el estado que nos estafa todos los días. Cuando les explique a unos canadienses que en diciembre del año pasado hubo gente en mi empresa que cobró negativo, es decir le quedó debiendo a la empresa, por la modificación del impuesto a las ganancias, no lo podían creer. Y cuando les dije sobre el impuesto a los bienes personales, que con un departamentito y un auto ya se paga como si fuera rico (aunque creo que nadie lo debería pagar), yq ue hay que declarar cuantos televisores tiene uno, etc. Les parecio increible, ni hablar que ellos lo que sería el IVA es 13%. Por eso estos K-raduras antes de hablar de empresarios abusivos deberían empezar por casa con los políticos abusivos y sus impuestos abusivos, y su justicia bananera que falla para donde sopla el viento (o hacia donde vuela el sobre).

    Reply
  • February 29, 2008 at 11:32 pm
    Permalink

    Pablito..tu 1| comentario me hizo morir de risa. muy bueno!

    Reply
  • March 1, 2008 at 2:43 am
    Permalink

    estamos perdiendo el poder de asombro, eso asusta

    Reply

Leave a Reply