Nerón

Cuando estuve en Cuba en el 2004 comprobé el extremo de lo que es un proceso de negación. Cuanto más autoritarismo hay, la negación aumenta porque es una forma de preservación.

Los turistas veían el espectáculo de la calle Obispo pintada y bien mantenida y un par de lugares más, en medio de una ciudad que parecía que hubiera sido objeto de un bombardeo. La ceguera era completa. Se los oía hablar de lo pintoresca que era la capital cubana.

Entre nosotros hay varios temas en los cuales “creer” implica vivir en paz y los principios inquisidores están intactos aunque las brujas no sean quemadas en una hoguera por ahora. El favorito la Guerra Sucia. Su recuerdo es un festival de sumisiones y adaptaciones que permiten adquirir a cualquier idiota un cierto status rebelde y bien pensante. Para estas posiciones fundamentalistas todos los hechos confirman las creencias. No se trata de meros dogmas sobre doctrinas, sino dogmas sobre buenos y malos. El que no es Batman es el Pingüino, el que no es Caperucita es el Lobo. Y todos los hechos confirman que los otros son el lobo y los propios Caperucita.Como se trata de posturas y no de ideas, mientras agraden piensan que se están defendiendo. El gran aporte del liberalismo a la historia de la humanidad es el entender que los “buenos motivos” del poder son siempre el problema y no la solución.

Me fui por las ramas. Otro militar  imputado en causas de derechos humanos muerto para Carlotto significa que los están matando los militares para que no hablen (¡después de treinta años!).

Cuando desaparece López, eso indica que los militares lo hacen desaparecer para que no diga lo que sabe, aunque ya lo haya dicho. Y cuando mueren militares esto también confirma que ella es buena y los otros malos. Es culpa de los mismos.

¿Elementos para sustentar eso? Ninguno, sólo el propio peso del dogma sostenido y el temor de todos a estar fuera de sus admoniciones.

En ese marco de ceguera Carlotto queda al descubierto en su arbitrariedad y el poco aprecio por los derechos humanos (¿no debí decir esto no?; hay, que cagada, ya lo dije). Quiere que todos los hijos de militares de cierta edad sean puestos a su disposición para escudriñarlos y buscar en ellos el mal. Ahí tiene que estar la prueba de que el golpe del 76 fue para llevarse niños, en algún bolsillo de uno de esos jóvenes. Ya lo había hecho la bruja de Hansel y Grettel. Después vino la dictadura a completar su tarea. Parece que hacerle mal al malo no es nunca un atentado contra los derechos de nadie. Lo malo es hacerle mal al bueno. ¿Quién es el bueno? ¿Qué es un hijo de un militar no robado? ¡Un malo en potencia! ¡Revisémoslo!¿Y el hijo supuesto de un desaparecido en poder de otro? ¡Un bueno, buenísimo! Salvo que no le interese un pito el proceso de purificación, en cuyo caso también lo revisamos a él que pasa a ser un malo, malísimo; nos llevamos su ropa interior ayudados por jueces que eran malos pero ya son buenos porque están con nosotros.

Me pregunto si esos padres que tendrían que entregar información sobre sus hijos estarán dispuestos a hacerlo. Porque supongo que invocar cosas como “el honor militar” para entregar a un hijo a la inquisción no encaja. Si los militares no pueden defender a sus hijos, nunca podrían defendernos a nosotros. Aunque ya no se si lo merecemos.

¿Y los hijos de Ernestina Herrera de Noble? No son hijos de militares, pero de ellos Carlotto no habla, no quiere hablar, ni deja que se hable. Ninguna negación es perfecta. No hace falta, ella también es de las que van a Cuba a abrazarse con los que matan, persiguen y torturan por amor a la humanidad.

10 thoughts on “Nerón

  • February 26, 2008 at 12:16 pm
    Permalink

    Te sugiero la lectura de “EL HOLOCAUSTO BAJO LA LUPA”, de Jürgen Graf, pues te ayudará a comprender hasta que grado de exageración puede llegar una mentira colectiva (similar a la de nuestros “treinta mil” desaparecidos).

    Por cierto, el autor no niega los enormes padecimientos padecidos por muchos judíos (y no judíos) durante la segunda guerra mundial, pero en una obra breve e impresionante, demuestra (insisto, demuestra) que la leyenda del holocausto es sencillamente falsa, y muchos hechos ciertos han sido exagerados y deformados hasta límites increibles.

    Sólo por poner algunos ejemplos, apunta la obra que ni la cantidad “oficial” (6.000.000) de judíos muertos durante el conflicto es cierta (con muchísimo viento a favor, pueden haber llegado a 1.000.000), ni es cierto que la famosa “solución final” decidida por Alemania en 1943 haya consistido en la “eliminación” de los judíos, ni muchísimo menos es cierto que haya existido una sóla cámara de gas destinada a matar judíos.

    Sin embargo, cualquiera que ponga en duda tales “verdades indiscutibles”, se arriesga a penas de prisión en muchos países (comenzando por Alemania), e incluso muchas personas que comparten la visión de Graf, no se atreven a decirlo públicamente, pues temen ser acusados inmediatamente de “nazis”, y otras imbecilidades semejantes.

    Al parecer, nada nuevo hay bajo el sol.

    Ramiro (*)

    (*) obviamente no es mi verdadero nombre, pues no soy tan valiente como Jürgen Graf, y de nada me serviría explicar que no tengo absolutamente nada contra los judíos, ni comparto el deseo ahmadinejano de “borrar” a Israel del mapa, ni nada por el estilo.

    Reply
  • February 26, 2008 at 1:06 pm
    Permalink

    Lo bueno de estas prácticas de manipulación,

    es que cuando no vienen acompañadas de la satisfacción de expectativas de una vida material mejor para la gente..

    se agotan………

    y comienzan los planteos como está pasando ahora en Cuba.

    50 años de revolución……… y no les alcanza para comer a los cubanos.

    Y ya no se creen el cuentito del imperialismo…

    porque junto con las remesas de dólares que les llegan de sus parientes exiliados,

    les llegan también las señales de que la mítica Revolución ….fracasó.

    Reply
  • February 26, 2008 at 1:15 pm
    Permalink

    Las verdades indiscutibles son un verdadero problema, sobre todo cuando aquellos que las quieren refutar son tratados como el mismísimo demonio.

    Reply
  • February 26, 2008 at 2:21 pm
    Permalink

    En este momento estoy en Canadá, y cada vez que salgo de Argentina me pasa lo mismo, siento como nosotros estamos inmersos en un microclima con un agenda autoimpuesta como el caso de Cuba. Lo que dice Armando Rivas, sobre la riqueza y el bienestar, que no dependen de la etnia ni el lenguaje sino que solo depende del sistema en que se vive, es una verdad enorme. Acá la gente es igual que en Argentina, lo distinto es el sistema, un poco más socialista o un poco menos, pero el respeto a la propiedad privada, las leyes, y los contratos, es el principio de la solución. Luego hay que liberar a la gente para que produzca a su máxima capacidad.

    Reply
  • February 26, 2008 at 2:21 pm
    Permalink

    Comparto la reflexión. Aprovecho para expresar el impacto que me produjo la orden judicial de allanar el domicilio de la joven perseguida por las abuelas para sustraerle bombachas del placcard (hay que decirlo así para que suene con realismo), buscando alguna evidencia química de su identidad genética. ¿Y esto cómo se llama? ¿Derecho a qué? ¿Cuál es el derecho que atiende?

    Madres y abuelas saturan con el amarillismo mediático. Pretenden sacar jugo de una cáscara. Se volvieron extemporáneas y vetustas, porque jamás se proyectaron en el tema derechos humanos en su más amplia concepción (y extensión).

    El país se encuentra inmerso en mil problemas políticos, económicos y sociales mucho más urgentes (y mucho más desatendidos) que los de 30 años atrás. HOY, el reclamo social radica en soluciones concretas de problemas graves que no figuran en la agenda de los paladines de los DDHH. Mientras el gobierno y ciertas agrupaciones agotan con sus proclamas, día a día se acrecienta el número de víctimas del descuido y la inseguridad. ¿Cuándo empezarán a trabajar los funcionarios de los 3 Poderes?

    Cuando un familiar tuyo no vuelve a casa, inmediatamente pensás que pudo haber sido secuestrado. Cualquiera puede sufrir un asalto y ser torturado. En lugar de picana, aplican plancha caliente, simulación de fusilamiento, violación, golpes o muerte. ¿No se parece esto al “relato” de los 70?. Entonces, ¿por qué no se le da tratamiento de “derecho humano”?. Porque es, como decís, la identidad del “bueno” y del “malo” preconcebida, bajo el impulso de unos pocos que marcan la cancha del “derecho a…”. Pasa por “bueno” el chorro y asesino, porque es producto de la exclusión social, por “malo” el que pretende parar con la violencia, y le queda a la víctima el rol de “estúpido” (todavía no encontré la palabra que bien lo defina).

    Y de estos derechos humanos, (y muchos otros más, en la larga lista de desatendidos) ¿quién habla?

    Reply
  • February 26, 2008 at 3:21 pm
    Permalink

    En èste mundo, los hijos de puta, los vagos, los sin-visiòn, sin-metas pragmàticas, sin realismo, sin capacidad, siempre fueron los que cargados de resentimiento y odio hecharon culpas al mundo por estar contra ellos, conspirar contra ellos.
    Por supuesto, valièndose de cualquier mètodo, excusa sin vergüenza alguna y con LA MENTIRA como mètodo.
    Argentina es un semillero de èsta caterva, la guerra sucia les vino como anillo al dedo.
    Los que laburan, imaginan, crean, avanzan para que èste mundo sea mejor utilizan la energìa para tales fines y nò para sojuzgar, imponer, mentir sin pausa.
    No se trata màs que de eso.
    Acaso lo que acà Josè expone sobre el calentamiento global y “los demonios industrialistas-capitalistas” que contaminan nuestro planeta no es el mismo tema, aprovechado por los inùtiles que sòlo saben criticar?
    Cuàles son sus logros històricos? Nada, salvo frustraciones,fracasos a todo nivel.
    Todo èsto les nace del odio y que mejor botòn de muestra que nuestro psicòtico al poder?
    Siempre digo que a las cavernas no volveremos, no se involuciona aunque lo parezca, aunque asì lo quisieran (para los otros), esta clase de gente como Carlotto, Bonafini, etc.etc.etc.
    La Historia no los tiene en cuenta, se los lleva puestos. No cuentan.

    Reply
  • February 26, 2008 at 3:22 pm
    Permalink

    Uno de los objetivos no explicitados de estas manipulaciones,

    y los circos mediáticos continuados de venganza por la represión de los 70,

    consiste en instalar sutilmente la culpa en aquellos que fueron espectadores pasivos de aquellos años,

    con el fin de inhibir la posible reacción de hartazgo por esta revisión selectiva del pasado.

    Reply
  • February 26, 2008 at 5:51 pm
    Permalink

    Es tal cual dice Pablito, estos circos más que hacer justicia y buscar la verdad treinta años después; buscan instalar la culpa en la sociedad. Es el “nos estaban matando y vos no hiciste nada, lo pasaste bien y te callaste”.
    Quien les dio bien en el clavo y al que no pueden acusar de “oligarca” es al actor Diego Capusotto cuando dijo KIRCHNERISMO ES MENEMISMO CON DERECHOS HUMANOS.

    Necesitan saciar sus ansias de venganza, eso de lo que siempre se enorgullecieron de no tomar por mano propia. Bastó que viniera un gobierno que les diera el lugar que nunca antes habían tenido para que saltaran al ruedo más embravecidas que nunca. En parte está bien, antes se hacían las chicas buenas, las amorosas, las que nunca serían capaces de nada malo, iban a recitales de Victor Heredia, cantaban y hablaban con voz aterciopelada recordando a sus familiares.
    Ahora defecan en la Catedral, gritan consignas de odio, visitan Cuba diciendo que ojalá sus hijos hubiesen logrado “eso” para Argentina (eso sí, ellas en un 5 estrellas con todos los lujos), defienden a las FARC y a cuanta bosta anda suelta por el mundo haciendo daño a la humanidad.
    Recuerdo que en 1984 se pusieron a aullar y llorar como magdalenas cuando Melchor Posse (ex intendente de San Isidro) les gritó “¿por qué no se dejan de joder, viejas locas?”
    Si antes la opinión pública tenía dudas, ahora saben de qué lado están y el odio venenoso que las moviliza, además de una angurria económica que parece no tener fin.
    Por suerte todas ya tienen más de 75 años, algún día no muy lejano por ley de la vida se irán de este mundo y puede que entonces se acabe también este circo de hipocresías.

    Reply
  • February 26, 2008 at 7:48 pm
    Permalink

    Cielo C. lamento contradecirte. Este circo como lo llamas no se termina con la muerte de estas señoras por dos razones muy importantes. La primera, han sembrado odio entre jovenes que no vivieron esa epoca y no tienen la menor idea de lo que realmente paso. Les han recitado la misma historieta durante años hasta que los convencieron que la verdad es la que dicen ellas y la segunda, atras de todo este asunto hay un gran negocio, donde entra y se mueve mucha guita.

    Reply
  • February 26, 2008 at 7:55 pm
    Permalink

    Es cierto lo que dice Crhristian, la gente es igual en todos lados, lo que diferencia a las sociedades es el respeto por las leyes.

    Reply

Leave a Reply