Prostitución por desesperación, la mejor defensa para la lavagninzación

Lavagna juntó a sus “dirigentes” en su chacra de Máximo Paz para explicarles su nuevo amor kirchnerista. Nada de reconciliación porque nunca se peleó, se trató sólo de “diferencias políticas” Y todos sabemos que las diferencias políticas no se pueden anteponer cuando de política argentina se trata, lo importante son los negocios, los cargos que se pueden obtener.

Los que los critican no entienden que feo que es para un peronista “quedarse afuera”. Ellos te lo dicen. La peor opción es no tener ningún cargo. Uno de los lavagnizados más entusiastas lo define así en La Nación:

“Seremos una minoría, pero con este acuerdo estamos dentro del partido. Eso es lo que único que importa; si estás fuera, no existís. Nosotros estábamos «en la lona» después de las últimas elecciones. Estábamos muertos. Ahora vamos a formar parte de las decisiones partidarias. El acuerdo puede generar polémica en la gente, pero eso dura 10 días. Lo importante es el mediano y largo plazo”

Ahora existen. Como las chicas de la zona roja, ellos te explican que era ésto o nada.

Me gustaría ver si en esa categoría se van a quedar algunos de los invitados como Abel Posse. Por ahí tengo el reportaje que le hice en la radio en el que decía de todo de don Kirchner de Fernández, menos bonito.

A don presidente de hecho no le llegan las críticas. Nadie espera nada más de él que la apertura de la billetera pública para cooptar muñecos. Pero hombre, de recurrir a las putas ¿no podría usted hacer un poco de honor al buen gusto?

26 thoughts on “Prostitución por desesperación, la mejor defensa para la lavagninzación

  • February 6, 2008 at 11:00 am
    Permalink

    Las chicas de la zona roja tienen dignidad, los peronistas nunca la han tenido. Este post de José y sobre todo la declaración de ese lavagnista que vengo a leer justo el dia posterior a las elecciones primarias en Estados Unidos deja bien en claro la diferencia entre países.
    Cada día que pasa quiero más a la democracia y a la república de los Estados Unidos. Ése es el claro ejemplo a seguir. Ayer me quedé hasta pasada la medianoche viendo las primarias porque era por lejos lo más entretenido para ver.
    Al menos agredezco que puedo ver algo sobre como se pone en práctica la libertad en un país en serio.

    Reply
  • February 6, 2008 at 11:15 am
    Permalink

    Lavagna nunca dejó de ser lo que era: peronista. Somos nosotros lo que no entendemos nada. Es un “movimiento” basado en conveniencias, propias desde ya. Empezaron repartiendo y eso es lo que los une. No hay ideas, es una ideología a la carta (elegí a gusto) como dice Asís, están unidos por una billetera y son hábiles en el arte de estrujarla para sacar siempre algo mas. Y mucho populismo barato: pan y circo, para evitar que alguien tenga el reflejo peligroso de recordar y razonar. ¿Tenemos que asombrarnos de los “lavagnazos” periódicos o de nosotros que nos quedamos mirando?

    Reply
  • February 6, 2008 at 11:25 am
    Permalink

    Me parece que Lavagna fue. Así como Borocotó no aparece nunca más públicamente haciendo nada. O Cobos, por ejemplo. La habilidad de K es degradarlos, desactivarlos y reducirlos a nada.

    Reply
  • February 6, 2008 at 11:27 am
    Permalink

    Yo tengo la lectura de que a Lavagna lo necesitan por el tema de resolver la deuda con el Club de Paris. No es casualidad que se haya producido el desembarco de Lavagna 24 horas después de la entrevista de Cristina con el embajador norteamericano; le pidieron señales claras. Por algo el embajador dijo que proximamente vendrán varias visitas importantes de su país a la Argentina.
    La situación de default no se puede mantener eternamente y Lousteau no tiene presencia ni experiencia de negociación con acreedores internacionales, Lavagna sí.
    Mas allá de que su grupo “sea una minoría” lo necesitan a él para monitorear esas lides ¿a quien van a mandar a hablar con el FMI y el Club de Paris? ¿a Lousteau, a Moreno con sus matones, a Redrado que está con voto de silencio?
    Seguramente le propusieron algo grande (Pampuro fue uno de los gestores del encuentro Lavagna-Kirchner) para él y para los otros algun reparto de cargos menores que les asegure “estar adentro”. Digamos que Lavagna sería la “madame” y sus seguidores “las chicas”.

    Reply
  • February 6, 2008 at 11:52 am
    Permalink

    Estoy de acuerdo con Cielo, es lo primero que pensé. Lavagna está para cumplir con alguna función, de lo contario no se justifica semejante giro con el freno de mano, “a lo Gaby”…

    Reply
  • February 6, 2008 at 11:54 am
    Permalink

    Quién se asombró de algo?

    Reply
  • February 6, 2008 at 11:59 am
    Permalink

    Delincuentes e incorregibles… Como siempre…

    En la Argentina ya no habrá para mí mayores de 12 años:

    1. Inocentes
    2. Ignorantes
    3. Víctimas

    Ya estoy harto de los eternos cornudos vocacionales contínuamente “traicionados” por sus dirigentes… ¡Basta para mi!

    Reply
  • February 6, 2008 at 3:55 pm
    Permalink

    La corporación política acude como moscas a a miel.

    Gracias a la “nueva cultura tributaria” la torta es cada vez mas grande.

    Todos los días se baten récords de “recaudación”

    El pillaje a los que producen.

    Reply
  • February 6, 2008 at 3:56 pm
    Permalink

    Estoy “practicamente” en todo de acuerdo con Cielo C. salvo en una cosa. Los americanos ya movieron un peon (aprobaron el placet del embajador argentino) y van a esperar un gesto de Argentina. El FMI va a intervenir en el asunto del Club de Paris, les guste o no les guste a los K, y si bien un Lavagna puede manejar mejor el tema que Lousteau, me parece que van a necesitar entregar la cabeza de alguien, para conformar al FMI, con relacion al INDEC y sus famosas estadisticas.

    Reply
  • February 6, 2008 at 4:10 pm
    Permalink

    Estimado José: Lo peor es llegar a la conclusión que no se puede pensar el futuro político argentino sin el peronismo, guste o no son la mayoría. Es como pensar en un campeonato nacional de futbol sin Boca.
    ¡¡Estoy un poco pesimista!! Disculpen.

    Reply
  • February 6, 2008 at 5:25 pm
    Permalink

    Ayer se murió una vecina de 85 años, que cuando yo era chico me decía: “yo me voy a morir, y no nos van a haber devuelto las Malvinas ni van a haber desaparecido los Peronistas”

    Y tenía razón. ¿Nosotros veremos el fin del PJ en el transcurso de nuestra vida?

    Reply
  • February 6, 2008 at 5:25 pm
    Permalink

    La realidad lastima, es cierto.

    Reply
  • February 6, 2008 at 5:57 pm
    Permalink

    Pretender que desaparezca el peronismo es una vana ilusión.

    Es como pretender que desaparezcan los parásitos en el reino vegetal y animal.

    Donde haya seres vivos de los que se puedan nutrir, habrá peronismo.

    Reply
  • February 6, 2008 at 6:01 pm
    Permalink

    A los parásitos se los combate, a los peronistas habría que hacerles lo mismo.

    Reply
  • February 6, 2008 at 6:06 pm
    Permalink

    No será que el problema somos los argentinos, además del peronismo.
    Porque, que yo recuerde, muchos clásicos acérrimos antiperonistas pasaron a serlo hasta hace unos años.
    El problema es el argentino, eso es lo que hay que cambiar, si se cambia eso, se termina el peronismo. Pero, ¿como lo hacemos?.

    Reply
  • February 6, 2008 at 6:09 pm
    Permalink

    Me olvidé de decir, ahora esos clásicos acérrimos antiperonistas volvieron a ser antiperonistas, pero cuando el queso tenía otro aroma no dudaron en cantar la marcha(hablo de los políticos antiperonistas, los peroidistas solo apoyaban). De derecha o de izquierda, los peronistas siempre fueron contrarios a los valores republicanos(recordemos la pésima reforma del 94 con el peronismo de “derecha”, aunque, eso sí, apoyada por el impresentable de Alfonsín).

    Reply
  • February 6, 2008 at 6:11 pm
    Permalink

    El parasitismo está presente en todas las sociedades,

    y el avance de la civilización ha permitido detectarlos y marginarlos dentro de ciertos límites razonables.

    En la Argentina esos limites han sido astutamente borrados por eso que se ha dado en llamar “La doctrina peronista”.

    Reply
  • February 6, 2008 at 6:12 pm
    Permalink

    Si me permiten, creo que hay una forma de cambiar el peronismo: infiltrarlos.
    Los no peronistas debieramos afiliarnos y participar de las decisiones partidarias.
    La pregunta a continuación es: ¿Quien se anima?
    Yo voy a confesar que no.
    ¿Que nos queda? AGUA Y AJO.

    Reply
  • February 6, 2008 at 6:19 pm
    Permalink

    Jorge Fernandez, me parece que tu idea ya la tuvo Lavagna cuando se metió en la UCR y ayudó un poco más a su desaparición (fomentada por los radicales, radicales K y demás)

    Y para desaparecer al peronismo hay que desmantelar su aparato sindical, hay que ponerle un freno a su brazo armado y violento, y recién ahí vamos a poder a poder hablar, cuando se acaben los patoteros.

    Reply
  • February 6, 2008 at 6:22 pm
    Permalink

    El problema es ¿afiliarnos a qué?.
    Lo que a mi me molesta es que muchos “liberales” argentos se enamoraron del peronismo con Menem pensando que el país avanzaba hacia el liberalismo. Liberalismo las pelotas!, en el 94 con la Reforma constitucional el país paso de tener una constitución liberal a una constitución socialista.
    Los que más tienen que cambiar no son los populistas, ellos no van a cambiar, los que tendrían que cambiar son los “liberales” que piensan que el liberalismo es un mero plan económico y se conforman con el aceitado monetarismo chicaguense mientras no les interesa para nada el cuidado del gasto público(Armando Ribas en más de un artículo aclaró esto).
    Mientras en el país no haya gente que entienda que el liberalismo no es un plan económico sino una concepción antropológica y ética, la situación no cambiará. Los “liberales chicaguistas” pasan a ser peronistas sin inconvenientes cuando estos aplican un prográma económico “liberal”, sin saber un pito lo que es el liberalismo.

    Reply
  • February 7, 2008 at 6:26 am
    Permalink

    COMPETENCIA
    Esperar que el mundo cambie es una pretensión vana, pero el mundo cambia cuando cambia cada uno de nosotros…

    ¡Esa es la revolución liberal!

    Saber (conocimiento)
    Saber hacer (habilidad)
    Saber ser (actitud, ética)
    Estos tres son los requisitos de la competencia, de la eficacia en la consecución de metas…

    Es una revolución individual que irradia entusiasmo… Y el entusiasmo es contagioso… No hay quien la pueda parar…

    No te des por vencido, ni aún vencido, decía Almafuerte. No pretendas que sea “el otro” el que cambie… ¡Cambiá vos!… ¡Encontrá dentro tuyo la fuerza!… ¡Está ahí!

    ¿Ya te entraron ganas de empezar la tarea?…. ¡Eso es!

    Ahora sólo… ¡No aflojes!…

    Reply
  • February 7, 2008 at 12:54 pm
    Permalink

    Y bueno, estamos en Argentina. ¿Qué otra cosa podía esperarse?

    Reply
  • February 7, 2008 at 5:22 pm
    Permalink

    Lavagna nunca fue una opción opositora , su único objetivo (del cual se prendia lo que queda del radikakismo) era kontrlar toda o parte de la kaja. Es decir lo unico que pretendia era participar del botin.

    Oposición en argenta no existe, todos hablan de seguir con las mismas politicas, los mismos metodos, los mismos sistemas, los mismos incentivos , etc.etc. pero que lo van a hacer honestamente, como si fuera un problema de personajes y no de sistemas nadie habla de un cambio real de sistema todos van por deponer al tirano pero nadie de abolir la tirania (bahh solo un personaje habla de un cambio en serio y que no es precisamente RLM)

    Reply
  • February 7, 2008 at 7:07 pm
    Permalink

    ¿Y quién es ese personaje Leandro?. Yo todavía no lo encontré.

    Reply
  • February 8, 2008 at 8:53 pm
    Permalink

    “Los peronistas no son ni buenos ni malos, son incorregibles”. J.L. Borges

    Reply

Leave a Reply